libero

Lunes, 13 de octubre de 2003

JUGO UN RATO EL ACTOR PRINCIPAL DE BOCA

Esta vez Tevez actuó como extra

 Por Juan José Panno

Hasta ayer, en este campeonato Boca había ganado cinco partidos con Tevez (ciento por ciento de los puntos) y había empatado dos sin él (33 por ciento). Ayer, Boca le hizo dos goles a Atlético Rafaela con Tevez en el banco y no marcó ningún gol más desde que el crack ingresó a los 21 minutos del segundo tiempo. No es malo para Boca, para la autoestima de los jugadores, que haya ganado por fin un partido del campeonato sin la presencia de su jugador estrella. Es más, también es bueno para el propio Tevez porque se le quita la presión que implica el hecho de que se lo considere el salvador del equipo.
Recuperado de la lesión que lo marginó en las últimas fechas, pero falto de fútbol por el mismo parate, Tevez fue al banco en el partido de ayer. Bianchi lo sentó a su diestra después de barajar las distintas posibilidades: ponerlo de entrada, asegurar el partido y sacarlo; ponerlo en el segundo tiempo si el partido venía chivo, como salvador; ponerlo en el segundo tiempo si el resultado estaba asegurado para que agarre fútbol; no ponerlo directamente para esperar su plena recuperación física. El DT optó por sacar a Iarley cuando el partido estaba 1 a 0 y mientras Tevez esperaba la orden del árbitro, a un costado, se produjeron dos clarísimas situaciones de gol. Una en el arco de Abbondanzieri, que no fue gol de pura casualidad y otra en el arco de Comizzo que sí terminó en la red. Si se hubiera concretado la primera, Tevez tendría que haber entrado con la obligación de arreglar todo, pero nada de eso pasó y, por el contrario, entró con la tranquilidad de saber que el partido estaba prácticamente liquidado. Faltaban casi 25 minutos cuando se metió en el rectángulo de juego dispuesto a aprovechar ese tiempo al máximo. En su primera intervención capitalizó una bobada de Bovaglio y se fue derechito al gol desde la mitad de la cancha, sacándole buena ventaja a su marcador y ya en el área enganchó y quedó fenómeno para dársela a Villarreal, pero se la jugó solo y pateó desviado. Morfón y egoísta, como delantero neto que ahora se siente. En la jugada siguiente llegó en tándem con Clemente Rodríguez a gran velocidad y lo dejó solo al peladito porque la pelota le picó mal. Y enseguida se quedó sin ángulo para definir después de pisar bien la pelota en el área. Su presencia naturalmente no pasó inadvertida porque ya se sabe que es un jugador diferente y porque la pelota le llegó seguido, ya que Rafaela, jugado desesperadamente para descontar, abría huecos en su defensa. Tevez no marcó ni dio pases de gol, pero inquietó con su sola presencia a la línea de fondo visitante y a Comizzo.
Físicamente se lo vio recuperado de la lesión que le impidió participar de los partidos que disputó Boca contra Lanús y Talleres, y seguramente jugará desde el arranque pasado mañana, en el postergado ante Banfield. Boca lo va a necesitar mucho más que ayer.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.