EL PAíS › SIGUEN LOS CRUCES ENTRE SANDRA ARROYO SALGADO Y MAXIMILIANO RUSCONI

Otro round del enfrentamiento

La ex esposa de Alberto Nisman dijo que ella no pidió “la suspensión del estudio pericial” de la computadora y los otros dispositivos del fiscal fallecido. Rusconi la había acusado de “obstaculizar el trabajo investigativo”.

 Por Irina Hauser

El peritaje tecnológico que dispuso la fiscal Viviana Fein el 5 de febrero para analizar los teléfonos y computadoras de Alberto Nisman sigue generando revuelo y ningún resultado. El tema mantiene encendido un enfrentamiento entre Sandra Arroyo Salgado y al abogado Maximiliano Rusconi, defensor de Diego Lagomarsino. La ex esposa del fiscal fallecido dijo ayer que “jamás” pidió “la suspensión del estudio pericial”, sino que requirió que se “garantice la confidencialidad de la información” y que se restrinja el acceso a las “comunicaciones electrónicas de carácter privado”. Rusconi la había acusado de “obstaculizar el trabajo investigativo” e interrumpirlo en un momento clave: cuando los peritos vieron que la netbook de Nisman tenía navegaciones por la web el domingo 18 de enero cerca de las ocho de la mañana, una posible contradicción con la data de la muerte que los forenses de la querella ubican el día anterior, en horas en que lo visitó Lagomarsino. Arroyo Salgado no discute la conexión pero dice que nada determinó hasta ahora que haya sido “local”, como afirmó el defensor del joven técnico dueño del arma de la que salió el disparo mortal.

La ex esposa de Nisman hizo un planteo para cambiar la modalidad del estudio tecnológico que ya había sido acordada junto con una lista de puntos a peritar sobre todos los equipos informáticos de Nisman que pudieran contener información. La presentación de Arroyo fue el 4 de marzo a las 9.10, especificó ayer, justo un rato antes de que comenzara el peritaje, a las 11. Le pidió a la jueza Fabiana Palmaghini que el material no quedara a la vista de los peritos, lo equiparó con correspondencia privada, y dijo que el juzgado debía preservar aquello que pudiera afectar la intimidad y no aportara a la causa. La jueza hizo lugar bajo la advertencia de que causaría una demora. La resolución –relataría después Rusconi– llegó a la reunión de peritos un rato después del hallazgo de la conexión a Internet del domingo, lo que a la vez habría motivado que el perito de la querella abandonara el lugar por un rato. Los peritos no pudieron seguir trabajando y quedaron impedidos de visualizar el material. Al día siguiente, Arroyo Salgado presentó públicamente las principales conclusiones de sus peritos de parte, orientadas a instalar la teoría de que a Nisman lo mataron y que eso ocurrió el sábado 17, no el domingo 18 como señala la autopsia oficial.

Rusconi dijo entonces que Arroyo Salgado “solicitaba, de un modo exótico, una suspensión de los trabajos periciales” y lograba “quitar la pericia del escenario procesal o, por lo menos, dilatarla lo máximo posible”. Pidió revocarlo, sin suerte, por “inapropiado y extemporáneo” y por tratar de “obstaculizar”. También dijo que estaba probado que el acceso a la computadora de Nisman “había sido local”, desde su departamento. A estas cuestiones responde Arroyo Salgado cuando dice que ella no pidió la “suspensión” del peritaje y que “hasta la fecha no se han hecho trabajos para determinar si dicho movimiento fue realizado en forma local o remota”. Es “falso” que esté confirmada la conexión local, lo que introduce la variable de que alguien pudo manejarla a la distancia.

Por decisión de Palmaghini, el peritaje tecnológico volvió a estar casi como al inicio. Después de que se filtraran algunas fotos de Nisman en compañía de mujeres, denunció a la División Apoyo Tecnológico de la Policía Federal (ver aparte), que coordinaba el trabajo, y puso al frente a la Policía Metropolitana, que ayer se llevó las cajas con los aparatos y –todo indica– volverá a hacer una copia “espejo” del contenido, con los peritos de parte presentes, sin ver lo que hay. Con eso, Palma-ghini hará finalmente una selección de contenido tal como pidió Arroyo Salgado.

Compartir: 

Twitter
 

Sandra Arroyo Salgado salió otra vez al cruce de Rusconi.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.