EL PAIS › LA OLA KIRCHNERISTA NO ALCANZO PARA DESPLAZAR A LOS RADICALES

El PJ se quedó con las ganas en Mendoza

Mendoza se convirtió en el único de los cinco principales distritos electorales del país que no coronó al candidato del PJ o del presidente Kirchner. Confirmando la buena racha de los oficialismos locales, los mendocinos se volcaron por la continuidad radical.

 Por Fernando Cibeira

Ayer el Gobierno no tuvo un día transversal, más bien le resultó atravesado. Los resultados electorales confirmaron que los altos niveles de imagen que muestra el presidente Néstor Kirchner no siempre resultan suficientes para que ganen sus candidatos en cualquier parte del país, sobre todo por el peso que están mostrando los oficialismos de cada distrito, casi imposibles de desbancar. El principal traspié electoral lo tuvo en Mendoza, la última provincia grande que quedaba por definirse y en la que el justicialismo aspiraba a retomar el poder. Al cierre de esta edición, el radical Julio Cobos resultaba electo gobernador, al superar por estrecho margen al peronista Guillermo Amstutz. En La Pampa, el gobernador menemista Rubén Marín pudo consagrar a un sucesor, Carlos Verna, mientras que el kirchnerista Néstor Ahuad quedó relegado al tercer lugar.
Kirchner había apuntalado las posibilidades de Amstutz al viajar a la localidad de Malargüe. En la semana previa a las elecciones, su esposa, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, pasó un día agitado en la provincia saltando de acto en acto. La apuesta por nacionalizar la elección tuvo una buena respuesta. El empujón del gobierno nacional sirvió para colocar a la fórmula Amstutz-Félix Pesce al frente de algunas encuestas, lo que hizo ilusionar al justicialismo con la posibilidad de reconquistar Mendoza. Luego de tres gestiones consecutivas del PJ, en 1999 el radical Roberto Iglesias cambió la historia al conseguir la gobernación con el sello de la Alianza.
Ante la avanzada de la Casa Rosada, Iglesias buscó limitar el comicio a lo provincial. En el último tramo de la campaña el gobernador apostó fuerte por la fórmula que conformaron Cobos y uno de sus ministros, Juan Carlos Jaliff. Iglesias planteó la elección como un plebiscito a su gestión, de buena imagen, y reforzó esa opción al presentarse como cabeza de la lista de diputados nacionales.
Dentro de una campaña de tono moderado y con discursos muy parecidos, la incursión de Kirchner y de Iglesias sirvió para sumarle voltaje.
El discurso radical giró en torno a la “herencia recibida” de manos de los justicialistas. Iglesias machacó con que en los doce años en que el PJ gobernó Mendoza –con José Bordón, Arturo Lafalla y Rodolfo Gabrielli– contó con muchos recursos, porque pidió préstamos y privatizó empresas provinciales, y que eso no se notó en obras. Y que en los últimos cuatro años su gestión a duras penas había conseguido ordenar la administración. Por eso, votar al justicialismo era “volver para atrás”.
Como se viene repitiendo a lo largo del cronograma electoral del 2003, los oficialismos son los que tienen las de ganar, ya sea porque utilizan los recursos del Estado para conseguir las simpatías del electorado o porque efectivamente la gente cree que realizaron buenas gestiones. Hasta ahora, sólo en Tierra del Fuego y en San Juan la gobernación cambió de manos pese a la encarnizada pelea que se registró en otros distritos.
Lento recuento
Al cierre de esta edición, con 1090 mesas escrutadas (41,23 por ciento del total) Cobos se imponía por el 42,8 por ciento de los votos contra el 37 por ciento que cosechaba Amstutz. Para la victoria de Cobos resultaba fundamental el aporte de los casi 12 puntos que le daban las boletas del Partido Federal y de Recrear que también lo llevaron como candidato. Al gobernador Iglesias se lo vincula con los sectores más conservadores dentro del radicalismo y mantiene una buena relación con el ex ministro Ricardo López Murphy.
La prueba de que este aporte era decisivo se notaba en que –a diferencia de lo que sucedía en la compulsa para gobernador y vice– la UCR y el PJ luchaban cabeza a cabeza para la elección de senadores y diputados nacionales, mientras que el justicialismo se imponía en la franja para legisladores provinciales.
Con poco más de un millón de empadronados, en Mendoza se elegían gobernador y vice, 3 senadores y 5 diputados nacionales, 19 senadores y 24 diputados provinciales y 18 intendentes.
El escrutinio era lentísimo. A la medianoche, recién se llevaba contabilizado el 30 por ciento de las mesas pero el clima de los búnkers funcionaba como termómetro. Al campamento radical cada vez llegaba más gente y desbordaba alegría, mientras que en la sede del PJ pocos salían a dar la cara. La UCR tenía preparado un escenario en el kilómetro cero provincial, en Peatonal y San Martín, desde donde dirigirían sus mensajes Iglesias y Cobos.
A las 0.30, Amstutz salió a reconocer su derrota. “Llamé a Cobos para felicitarlo”, contó. La comunicación desató el festejo en la sede del radicalismo.
En la particular lucha por el tercer puesto, el candidato del Partido Demócrata, Marcos Niven, se imponía al rebelde Gustavo Gutiérrez. El Partido Demócrata expulsó a Gutiérrez de sus filas luego de que aceptara ir como compañero de la fórmula presidencial de Elisa Carrió. Ayer, Gutiérrez se presentó al frente de las boletas del ARI. Con todo, la polarización devaluó bastante la pulseada. Niven obtenía el 8,5 por ciento de los votos mientras que Gutiérrez cosechaba el 4,2 por ciento.
La otra apuesta fallida del Gobierno fue en la elección en La Pampa. La Rosada había depositado alguna esperanza transversal en el ex gobernador Néstor Ahuad, quien armó un Frente para la Victoria provincial, pero le fue mal y quedó tercero. Aquí también sufrió del mal del oficialismo y poco pudo hacer ante la aceitada estructura electoral del menemista Rubén Marín, tres veces consecutivas gobernador, que por amplio margen logró consagrar como su sucesor a Carlos Verna. Con todo, ambos se preocuparon en aclarar que acompañarán al gobierno nacional.

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador electo Julio César Cobos (en el centro) festeja junto con Roberto Iglesias (a la derecha).
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared