EL PAIS › EXPECTATIVA POR LA CANDIDATURA A LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

¿Hoy o mañana? ¿Hombre o mujer?

Las versiones indicaban que el anuncio sería hoy, pero el jefe de Gabinete dijo anoche que el plazo vence recién mañana por la mañana. Sigue el misterio y hasta es posible que el nuevo Supremo sea un hombre y no, como se sobreentendió, una mujer.

¿Hombre o mujer? ¿Hoy o mañana? Los dos interrogantes –de lo más básico que pueda imaginarse– persistían anoche respecto de la designación del nuevo candidato del Gobierno para integrar la Corte Suprema, en este caso en lugar del desplazado Eduardo Moliné O’Connor. El presidente Néstor Kirchner volvió anoche junto al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, desde la Costa Atlántica para ocuparse de la designación. Las versiones más difundidas indicaban que la revelación sería hoy y que la elección recaería en una mujer, por lo que es probable también que sea mañana y el elegido un hombre. El Presidente se volvió muy afecto a las sorpresas.
En un primer momento, Fernández adelantó que el nombramiento se haría hoy. Después, pese a tan tímida primicia, se arrepintió y aclaró que el plazo establecido en el decreto 222 según los cálculos oficiales expira el martes por la mañana. “Juro que no sé nada. Sé que no me creen pero es verdad”, aseguraba ayer el jefe de Gabinete que pasó unos días de descanso en Cariló. Desde allí se iba a Chapadmalal para encontrarse con el Presidente y volver a Buenos Aires.
Como trámite previo a la candidatura de Carmen Argibay, el Gobierno analizó el currículum de varias juristas. De ahí que se insista en que la elección de Kirchner recaerá en una de esas otras mujeres preseleccionadas. Esa lista –ya ajada de tanto repaso– la integran:
- Ana María Figueroa: especialista en derecho público, catedrática de la Universidad de Rosario y miembro de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). Es autora del libro Teoría General de los Derechos Humanos y su candidatura fue apoyada por el juez español Baltasar Garzón durante su última visita a la Argentina. En contra: su perfil progresista es muy parecido al de Eugenio Zaffaroni, la primera designación de Kirchner.
- Aída Kemelmajer de Carlucci: civilista, integra el Supremo Tribunal de Justicia de Mendoza. Jurista de prestigio, su nombre suena desde hace tiempo para la Corte, aunque ella misma dijo que no le interesaba el puesto. Contra: su marido pertenece a un estudio jurídico muy importante, lo que abre la posibilidad de conflicto de intereses, algo que el Gobierno se propuso evitar.
- Hilda Kogan: es especialista en derecho laboral y miembro de la Corte de la provincia de Buenos Aires. Se la vincula a la línea radical bonaerense que lidera Federico Storani y reúne la doble condición de ser la candidata favorita tanto de Eduardo Duhalde como de Raúl Alfonsín. Contra: Kirchner viene manteniendo una relación tirante con la dirigencia de la provincia y cerca de él sostenían que su nombramiento puede ser visto como una devolución de favores.
- Elena Highton de Nolasco: también civilista, integra la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de Capital. Según se comentaba en la Rosada, Kirchner conversó con ella el mismo día en que habló con Argibay para hacerle el ofrecimiento. Contra: representa una línea conservadora del derecho, contraria a los nombramientos previos del Gobierno. Aunque hay quienes piensan que Kirchner, justamente, la postularía para no aparecer enfrentado ante los sectores de centro y de derecha.
- Alicia Ruiz: experta en derecho laboral, forma parte del Tribunal Superior porteño. Contra: un funcionario cercano al Presidente destacaba ayer que casi todos los integrantes de la Corte –incluyendo los dos nombrados por este gobierno– pertenecían a la Capital Federal. Y que la intención de Kirchner sería darle un carácter más federal al Tribunal.
Esas son las principales cinco candidatas, en caso de que el Presidente decidan nombrar otra jurista. En caso de llegar a la Corte, Carmen Argibay se convertirá en la primera mujer en hacerlo durante un gobierno democrático. Una segunda mujer sería casi revolucionario.
¿Será hombre?
Pero no habría que descartar por completo la posibilidad de que el nuevo candidato sea un hombre. En ese caso hay que revisar los antecedentes. Enocasión del nombramiento de Zaffaroni, el Presidente había evaluado la posibilidad de designar a un abogado vinculado al peronismo. En aquel momento, se privilegió ofrecer una señal de independencia de cara a la nueva Justicia que se quería formar. Puede que ahora ya considere satisfecho ese requisito y Kirchner vuelva a su idea original.
En ese caso, Esteban Righi es el favorito de Kirchner y su entorno. Militantes en los ‘70, los amigos de Kirchner siempre recuerdan el histórico discurso de Righi en el Departamento Central de Policía cuando fue ministro del Interior del breve gobierno de Héctor Cámpora. Righi es profesor en la misma cátedra de derecho penal que Zaffaroni, y Alberto Fernández es su profesor adjunto. Justamente, el problema de Righi es que también es penalista, como Zaffaroni y Argibay.
Eterno candidato, el nombre de Héctor Masnatta también se barajó en su momento. El inconveniente con Masnatta es su elevada edad, diferente a los sesentones que hasta ahora nominó Kirchner. El propio Masnatta ya no quiere ni que se lo mencione como posible integrante de la Corte.
Si descartamos, entonces, estos dos, en la tómbola de nombres crecen las posibilidades del decano de Derecho de la UBA, Atilio Alterini, y del abogado Luis Lozano. Ya como independiente, también en las opciones previas a Zaffaroni, se analizó la candidatura del constitucionalista Daniel Sabsay.
Si bien no está el nombre, con sus dos candidatos anteriores al menos el Gobierno dejó en claro el tipo de Justicia que pretende. Tanto Zaffaroni como Argibay están enrolados en una línea de jueces garantistas, respetuosos de los derechos individuales. Ambos, además, tienen un compromiso con la defensa de los derechos humanos. En lo poco que quisieron adelantar con respecto a su tarea en la Corte, se manifestaron a favor de la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final. Otra característica de los nombramientos fue que eligió juristas alejados de los grandes estudios jurídicos y de los más poderosos grupos económicos. Como para tenerlo en cuenta.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández y Beliz anunciando la candidatura de Carmen Argibay a la Corte Suprema.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared