libero

Lunes, 5 de enero de 2004

DE VUELTA DE SUS VACACIONES EN MIAMI

Leonardo Astrada comienza a trabajar en River con el calendario en contra

El flamante entrenador mantendrá hoy su primera reunión con el Consejo de Fútbol para analizar el tema de los refuerzos. Como al presidente Aguilar ya le salió un candidato opositor, y no todos los directivos lo ven con buenos ojos, el técnico no arranca cómodo.

 Por Adrián De Benedictis

Como el deshilachado 2003 ya va quedando en el olvido, River intenta reaccionar rápidamente en los primeros días del nuevo año. Para ello, el club apuntará la mira hacia el trofeo tan deseado: la Copa Libertadores. Pero el torneo continental no sólo definirá el futuro deportivo de la institución sino que también puede determinar el porvenir político de la entidad. Una nueva frustración en el plano internacional le complicaría demasiado el camino al presidente José María Aguilar, que ya comenzó a mirar con cierta inquietud las elecciones del año próximo. En ese sentido, el nombramiento de Leonardo Astrada para hacerse cargo del plantel puede disparar distintas reacciones.
La decisión de que el ex volante central inicie su carrera como director técnico llegó luego de que el candidato preferido del máximo dirigente, Daniel Passarella, no lograra acordar su regreso por una diferencia económica. De esa manera, el debut de Astrada contará con la exigencia que significa obtener aquel prestigioso certamen. Y más allá de que fue el jugador que más títulos (12) obtuvo en el club, un rápido traspié en su nueva función desembocaría en un inconveniente grave para la dirigencia.
Astrada comenzará a trabajar esta semana con ese respaldo que le dieron tantos campeonatos, pero un sector de la Comisión Directiva aceptó “bajo protesta” su designación, a partir de su inexperiencia en cargo. Si bien Astrada mantiene un gran respeto de parte de los hinchas, el sector grueso de la hinchada conocido como “Los Borrachos del Tablón” tiene a Ramón Díaz como al verdadero estratega para prevalecer a nivel mundial. Precisamente, Díaz fue el conductor del conjunto campeón de América en 1996, que luego perdió ante la Juventus en la Copa Intercontinental.
Pero el riojano también se convirtió en la carta fundamental del gran opositor que tendrá Aguilar en las próximas elecciones, Rodolfo Cuiña. El empresario ya comenzó a desandar su campaña en la intimidad de la institución, y cuenta con el valor agregado que significa tener a Díaz para el puesto de entrenador. Encima, el inolvidable año que tuvo Boca continúa presente, y otra nueva estrella del eterno rival sería casi terrible para la conducción actual.
El ex jugador mantendrá hoy su primera reunión con el Consejo de Fútbol para definir los refuerzos que desea incorporar. En primer lugar, la prioridad será para el sector defensivo, y entre los nombres se encuentran Fabricio Fuentes (Guingamp de Francia), Cristian Alvarez (Lanús), y Paulo Ferrari (Central). De acuerdo con las ventas que se produzcan llegaría algún delantero. A pesar de su alta cotización, cinco millones de euros, Ernesto Farías es el más deseado, aunque también es pretendido por varios clubes, inclusive de Europa. Otro puesto donde también podría haber novedades es el de arquero, a partir de las bajas producciones de Costanzo y Lux. Entre los que podrían emigrar se encuentran Guillermo Pereyra, Claudio y Darío Husain.

Compartir: 

Twitter
 

Leonardo Astrada, el nuevo tecnico de River, arranca esta semana.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.