EL PAIS › SE NEGARON A DECLARAR REPRESORES ACUSADOS DE SECUESTROS Y TORTURAS

La dilación como estrategia

En el juicio por los delitos de lesa humanidad que sufrieron Patricia Roisinblit y José Pérez Rojo en la Regional de Inteligencia de Buenos Aires, los acusados Omar Graffigna, Luis Trillo y Francisco Gómez pidieron más tiempo para declarar.

Omar Graffigna, Luis Trillo y Francisco Gómez habían informado al Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 5 de San Martín que declararían. Lo habían dicho dos semanas atrás y ratificado el lunes pasado. Pero ayer se negaron. “Se necesita un poco más de tiempo para preparar la declaración”, coincidieron las defensas de los tres acusados por los secuestros y las torturas que sufrieron Patricia Roisinblit y José Pérez Rojo en la Regional de Inteligencia de Buenos Aires durante el terrorismo de Estado. El juez Alfredo Ruiz Paz, que preside el tribunal que los juzga desde mayo pasado, no tomó bien el volantazo, que los hijos de la pareja que permanece desaparecida, Guillermo y Mariana, coincidieron en calificar de “dilatoria”. Los tres acusados deberán ampliar su declaración indagatoria el lunes 11 de julio “sin peros”, advirtió el juez.

“¿Los acusados van a declarar? ¿Quién lo hará primero?”, consultó Ruiz Paz en la mañana de ayer luego de oír al último testigo presencial del debate oral que comenzó el 2 de mayo pasado. Los abogados Sergio Díaz Dallaglio, que representa a Gómez, el apropiador de Guillermo; y Guillermo Miari, voz de Trillo y Graffigna, que eran respectivamente subjefe de la RIBA y jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea al momento de los hechos, se miraron en silencio. Y luego hablaron: “Mi defendido solicita se fije una nueva audiencia, señor presidente”, deslizó Díaz Dallaglio. “¿Y eso por qué? Sabían que hoy era el día de la ampliación de su declaración indagatoria”, preguntó Ruiz Paz. “Necesitamos más tiempo para prepararla, podrá declarar cuando se exhiba el video de la declaración de Ossés”, respondió el defensor con un fundamento al que se montó su colega: “Graffigna también declarará en esa audiencia”, aclaró Miari. Se refirieron a un fragmento del testimonio que el brigadier mayor retirado Miguel Angel Ossés, quien se desempeñó como jefe del Comando de Operaciones Aéreas, ofreció como testigo en un juicio de lesa humanidad en el que era consultado por la RIBA. El presidente del tribunal se enojó: “¿No tuvieron tiempo suficiente de prepararse? Hace dos semanas que sabían que debían declarar hoy”.

Tras un cuarto intermedio, accedió a posponer para el 11 de julio las indagatorias de los tres acusados, pero ordenó que la reproducción del testimonio de Ossés, que habían solicitado la defensa de Trillo y Graffigna, así como también la Fiscalía, sucediera ayer. La audiencia de julio solo será dedicada a escuchar lo que los acusados de secuestrar y torturar a los padres de Mariana y Guillermo tengan para decir.

“Me dio la sensación de que no lo hacen más que para dilatar la cuestión”, evaluó al cierre de la audiencia de ayer Mariana Pérez Roisinblit, quien era una beba de 15 meses cuando una patota irrumpió en la casa en donde vivía con sus padres y se la llevó junto con su madre. “Me acuerdo perfectamente del día en que comunicaron que iban a declarar. Entonces ya el tribunal les había dicho que lo harían hoy. Lo agendé”, aportó. Su hermano Guillermo –nacido en la ESMA, apropiado por Gómez y su ex esposa, y que recuperó su identidad en 2004– coincidió con el análisis. “Ellos solicitaron declarar. Estaban notificados de que debían hacerlo hoy (por ayer). Que ahora vengan con que no están preparados no tiene ningún sentido más que demorar el hecho”, añadió.

Previo al ida y vuelta con los acusados, el tribunal oral escuchó el testimonio del comodoro Hugo Schaub, director de Inteligencia de la Fuerza Aérea. Su relato fue solicitado por la querella de Guillermo y Abuelas de Plaza de Mayo, a cargo de los abogados Alan Iud y Pablo Lachener, respecto del informe que elaboró para la causa a propósito del funcionamiento de la RIBA. La importancia del testimonio radicó en algunas definiciones sobre las tareas desempeñadas allí por los acusados, sobre todo Gómez: su estrategia defensiva insiste en presentarlo como un “cocinero, jardinero, sin formación alguna, un ignorante”.

Ayer Schaub informó que los integrantes de la RIBA podían cumplir cualquier función en calidad de tareas “adicionales”, incluso aquellas que implicaran “actividades riesgosas”, como acciones en la calle. Según su legajo, Gómez cobró varios plus por “actividades riesgosas”. “Hay mucho material para sacar allí. El informe que había presentado Schaub era bastante subjetivo, volcado a deslindar a los acusados en relación a las tareas que desempeñaron”, evaluó Guillermo.

Compartir: 

Twitter
 

Gómez, Trillo y Graffigna habían confirmado que iban a hablar ayer.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared