EL PAíS

Kirchner afirmó que no pagará hasta que no le garanticen la aprobación

En otra salida al conurbano el Presidente dijo que no ordenará el desembolso para el FMI antes de que sean aprobadas las metas. Y pidió a todos los argentinos unidad en defensa de la causa nacional.

Lo primero que Néstor Kirchner hizo al aterrizar en La Matanza fue volver sobre la conflictiva negociación de la deuda. Y lo hizo para asegurar que la Argentina no pagará con sus reservas el próximo vencimiento de 3100 millones de dólares “si previamente no está el aviso del directorio del FMI sobre la aprobación”. Pero ya en el acto programado en Gregorio de Laferrère, el Presidente llamó a la “unidad y la tolerancia”, en un elíptico mensaje hacia los grupos piqueteros duros que están instalados en el Ministerio de Trabajo.
La alusión a la deuda fue breve. Al llegar al aeroclub de la localidad de San Justo, Kirchner aseguró que el Gobierno “mantendrá lo que siempre ha hecho históricamente” de pagar con sus reservas previa garantía de los organismos internacionales de que desembolsará el dinero al país. Y reiteró que le resulta “infantil y casi ingenuo” pensar que sus dichos pueden lesionar las negociaciones con el FMI.
A pesar de las presiones internas, y las inhibiciones, en el Gobierno quieren dejar en claro que no harán concesiones. O sea, que no se modificará la propuesta de quita del 75 por ciento de la deuda. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, ya expresó que de otra manera se condenará a varias generaciones de argentinos.
Tanto Kirchner como Fernández vienen enfriando la idea de realizar un acto de apoyo al Presidente en su negociación con el FMI. Pero el tema sigue instalado entre operadores allegados al Presidente y fue reinstalado con fuerza ayer por Felipe Solá, quien acompañó al mandatario en su acto. “Es necesario mostrar una unidad lo más firme posible”, aseguró el gobernador bonaerense (ver aparte).
No fue el primero ni tampoco parece que será el último. Ayer mismo hubo apoyos de toda índole. La Cámara baja de la Legislatura de Mendoza lo hizo a través de un despacho, lo mismo la de San Juan. A ellos se sumaron la Coordinadora Interempresarial Argentina (Coinar) y también el titular de la CGT oficial, Rodolfo Daer.
Quizás envalentonado por ese respaldo, el Presidente siguió ayer la línea de la “causa nacional” e hizo insistentes menciones a la unidad de todos los argentinos para enfrentar los embates externos. Un cartel que acompañó su acto bonaerense pareció complementar la cruzada. “La quita de 75 por ciento de la deuda externa privada es nuestra causa nacional”, rezaba.
Con esa misma prédica buscó recomponer el frente interno. “No nos enfrentemos entre los argentinos. Yo pongo todo mi esfuerzo para hacer un nuevo país. Quiero ser un presidente de todos”, aseguró Kirchner, acompañado por Luis D’Elía y Carlos Alderete, los líderes piqueteros más dialoguistas.
Sin nombrarlos, Kirchner aprovechó el acto, en el barrio María Elena, para enviar un mensaje a los piqueteros instalados en la cartera laboral, liderados por Raúl Castells. “A todos aquellos que no están aquí, a todas las organizaciones sociales, piensen como piensen, tengan la idea política que tengan, lo que me interesa es que estemos por una construcción de una Argentina para todos”, afirmó.
En su discurso, el jefe del Estado también advirtió que “el gran combate y la gran lucha de todas las organizaciones sociales es la solidaridad para generar trabajo, justicia y dignidad”. “No nos enfrentemos entre los argentinos”, exhortó Kirchner, quien convocó “a todos” y consideró que “todos tenemos que ser tolerantes”.
Paso seguido, anunció que “dentro de 15 días”, en la Casa de Gobierno, se firmará un acuerdo para la construcción de la primera etapa de una red de agua corriente que beneficiará a 330 mil personas del populoso partido de La Matanza, el más poblado.
No fue la primera buena noticia. Su hermana, la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, destinó 250 mil pesos, en el marco del Plan Manos a la Obra, para 10 proyectos productivos, ayuda a escuelas y salas de primeros auxilios, 22 máquinas de coser y un equipo de productos de primera necesidad para 60 familias.
Los proyectos, según informaron en Desarrollo Social, son carpinterías, fábricas de escobas, panaderías, fábrica de remeras y manteles, entre otros. Además, se anunció la entrega de una ambulancia equipada, por un valor de 65 mil pesos.
Por su parte, la titular del Banco Nación, Felisa Micelli, también entregó un subsidio. En este caso de 10 mil pesos, y destinado a la compra de útiles escolares, zapatillas y guardapolvos para los habitantes carenciados de la zona.

Compartir: 

Twitter
 

Kirchner habla ante varios miles de personas movilizadas por la Corriente Clasista y Combativa.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.