EL PAíS › RADIO PASILLO

Misceláneas

Blumberg y el Papa. Ginés con caipirinha. Caram, un radical que recuperó la voz. De Kunkel para Duhalde. Aunque no lo veamos, Barttfeld siempre está. Un gabinete sin riverplatenses. Cuando el kirchnerismo dice que Duhalde es Menem. La soledad de Cristina.

 Por Diego Schurman

Todos los caminos
conducen a Roma
Intenta restaurar su peso público. Ya se lo vio en marchas, cumbres con funcionarios nacionales y organizaciones no gubernamentales. Si hasta viajó a Miami para interiorizarse sobre el tema de la seguridad. Pero Juan Carlos Blumberg no se detiene y planea una audiencia con el papa Juan Pablo II. La gestión la está realizando el ex funcionario duhaldista Hugo Toledo, que fue ministro de Obras Públicas de Eduardo Duhalde en Buenos Aires, a través del vicecanciller adjunto en el Vaticano, Leonardo Sandri. Y prometen concretarla para el 30 de junio.

---

Autobombo
Se salía de sus anchas. En medio de las versiones que lo ponen en el centro de las internas sanitarias, el ministro de Salud, Ginés González García, hizo trascender la decisión de su par brasileño, Humberto Costa, de adoptar la política de medicamentos argentina. “El resultado que nos ha mostrado Ginés González García de la aplicación de la ley que obliga a prescribir los medicamentos según su nombre genérico muestra que ha sido un factor importante en el abaratamiento de los costos de medicamentos”, dijo Costa. Y Ginés chocho. En rigor, Brasil tiene una política de genéricos desde la gestión de Fernando Henrique Cardoso, muy respetada en el área social incluso por el Partido de los Trabajadores de Luiz Inácio Lula da Silva.

---

Una aparición radical
Tras casi un año de silencio, Cristian Caram, el ex candidato radical a jefe de Gobierno porteño, volvió al redil. Y lo hizo para hacer un “contrapeso al omnipresente justicialismo” y “contener al gobierno nacional de las tentaciones autoritarias y hegemónicas”. Desde su Fundación para el Equilibrio Democrático, Caram, que mantiene buenas relaciones con Enrique Nosiglia, no dudó en cuestionar a Néstor Kirchner y considerar que no es un “país serio”, como el PJ propuso en la campaña, “aquel que persigue a la principal dirigente de la oposición, Lilita Carrió”.

---

Como en la popular
Bostero hasta las entrañas, Carlos Kunkel y su hijo disfrutaron en su casa de Florencio Varela el triunfo clásico contra River. Y evidentemente, el entusiasmo le soltó la lengua. A tal punto que el subsecretario general de la Presidencia se refirió a la ruptura de la sociedad entre el Gobierno y Eduardo Duhalde en estos términos. “La confianza es como la virginidad: sólo se pierde una vez y no hay vuelta atrás.”

---

Ruidos poco
diplomáticos
Si bien Federico Barttfeld ya fue desplazado de la Cancillería, su nombre todavía resuena. Y no precisamente por obras de bien. Alberto Daniel Kan vincula a este ex funcionario ligado a la logia P-2 con el calvario que debió atravesar durante los dos años de gestión como jefe de Misión en Filipinas. Barttfeld habría respaldado al agregado administrativo en la embajada de ese país, Ernesto Aldo Trufó. Se trata del hijo de un diplomático retirado que –según señaló Kan– está “afectado por un serio problema de alcoholismo”. Esta pelea política habría decidido a Barttfeld a suspender los giros de sueldos al exterior, dejando a Kan y su familia sin dinero, en un conflicto que se inició hace años y que aún hoy no ha sido solucionado.

---

Gabinete feliz
La clasificación de Boca para la final de la Copa Libertadores hizo descubrir facetas impensadas entre los miembros del gabinete kirchnerista. Por ejemplo, se supo que el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, puede perder su bajo perfil y cargar a viva voz a los hinchas de River. Que el ministro de Planificación, Julio De Vido, un bostero inclaudicable, puede reír un día entero. Que el secretario privado de Kirchner, Daniel Muñoz, habla. Sí, habla de Boca. Que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, fana xeneize full time, es capaz de consolar a un hincha riverplatense con un abrazo, y que el vocero presidencial, Miguel Núñez, no tiene prurito y se suma a las gastadas a pesar de su militancia racinguista.

---

Más claro echale agua
“El menemismo hoy es Sobisch, que expresa a las petroleras; el menemismo es Macri, es López Murphy y puede llegar a ser Duhalde si el proceso político que vivimos con el presidente Néstor Kirchner se interrumpe o es boicoteado por las presiones corporativas y por las formas de hacer política que tanto daño le hicieron a la Argentina.” La frase escuchada en el programa Graves y Agudos, de Radio Cooperativa, pertenece a Edgardo Depetri, quien además de secretario de organización de la CTA y principal referente del Frente Transversal, Nacional y Popular, es un asiduo concurrente al despacho de Néstor Kirchner. ¿Se entiende?

---
La primera
trabajadora
En la Casa Rosada la guerra contra el duhaldismo está declarada. Y se da en todos los frentes, incluso a la hora de sumar puntos por horas trabajadas. Por eso en el Gobierno no dudaron en difundir que el último viernes, a las 20.30, el sistema computarizado del Senado ofrecía un dato irrefutable: registraba como única legisladora presente en el edificio a Cristina Fernández de Kirchner. El resto, evidentemente, ya había comenzado a disfrutar del fin de semana largo.

* Colaboraron: Eduardo Tagliaferro, Martín Piqué.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.