EL PAíS › LO QUE SE JUEGA HOY CON LA ELECCION PRESIDENCIAL EN URUGUAY

Hoy sí que todo puede cambiar al fin

La banda de sonido en Montevideo es “cambia, todo cambia”. Es que todo indica que el voto de casi dos millones y medio de uruguayos puede terminar hoy con el monopolio de casi dos siglos de blancos y colorados, con un triunfo del Frente Amplio. Hay clima de anticipación y de fiesta.

 Por Luis Bruschtein

Página/12
en Uruguay
Desde Montevideo

Un total de 2.487.816 uruguayos eligen hoy al presidente de este país en lo que puede significar el fin del monopolio político de 200 años de los dos partidos históricos, blancos y colorados. Todas las encuestas adelantaron que el médico Tabaré Vázquez, candidato del izquierdista Frente Amplio, ganará en la primera vuelta con más de la mitad del total de votos. Pese a esta coincidencia de las encuestas, el margen de no más de dos o tres puntos por encima del 50 por ciento que le otorgan mantiene el suspenso sobre el resultado final.
Como si en Argentina hubieran persistido unitarios y federales hasta llegar al siglo XXI, el Partido Nacional (blanco) y el Colorado fueron fundados poco después de la independencia uruguaya, se enfrentaron en una dura guerra civil y se mantuvieron alternándose en el gobierno, con una longevidad que no se repite en ningún otro país de América latina. Hasta hoy, en que una coalición izquierdista está a punto de obtener más votos que las dos fuerzas históricas juntas.
En las calles de Montevideo quedaron ayer algunas mesas aisladas de propaganda política a pesar de la veda y algunos vehículos siguieron transitando con banderas partidarias, la mayoría de ellos con la tricolor, azul, blanco y rojo, del Frente Amplio. También permanecen los carteles de vía pública y de tanto en tanto pasa una camioneta con la voz de Mercedes Sosa a todo volumen cantando “Cambia, todo cambia...”, que a veces es reemplazada por canciones de Zitarrosa. Pero han desaparecido los actos, las caravanas y los spots radiales y televisivos.
Como hoy se vota también en el plebiscito para otorgar al Estado la administración del agua potable, los frenteamplistas y los blancos, que están a favor de esa medida, criticaron ayer al gobierno porque publicó la carta de una empresa española que maneja el agua del departamento de Maldonado, donde anunció que se retiraría del país si, como se presume, el plebiscito aprueba esa reforma constitucional.
La empresa de capitales españoles Uragua informó en esa carta que la modificación de la Constitución provoca “ipso facto” la ilicitud de su permanencia. De ser así, el gobierno de Jorge Batlle tendría que hacerse cargo del abastecimiento del agua potable en Maldonado, ya que la asunción del presidente que resulte electo hoy será recién el primero de marzo del año próximo.
También se produjeron denuncias por nuevos nombramientos y destinos en la Cancillería uruguaya un día antes de la elección, en lo que parece ser un intento de la administración colorada por dejar mejor ubicada a su gente. Esta situación promete que el largo período de transición, desde hoy hasta marzo, deparará novedades, ya que el partido que se retira, el Colorado, ha sido prácticamente el dueño del Estado y al que las encuestas le auguran la peor performance hoy, con no más de diez u once por ciento de los votos. Este partido, que históricamente ocupó el espacio de la socialdemocracia y que introdujo muchos de los beneficios sociales, en los últimos años se fue deslizando hacia posiciones conservadoras y neoliberales y en la campaña electoral se caracterizó por intentar atraer los votos más derechistas, pese a que su candidato, Guillermo Stirling, no era un político enrolado en estas posiciones.
Ayer seguían llegando uruguayos desde el exterior y entre ellos el grupo de ciclistas frenteamplistas que salió desde Chile y atravesó Argentina a pedal. Lo paradójico es que uno de estos votantes deportivos es primo de Stirling, un arquitecto de 59 años, que estuvo preso durante la dictadura uruguaya y luego se exilió en Suecia y reside en Chile como funcionario de una ONG. “Elegimos esta forma de viajar, igual que los que vienen caminando desde Brasil, para marcar de una manera diferente este cambio que se avecina en la historia de nuestro país”, afirmó Roberto Stirling.“Espero hacer un asadito con él –agregó sobre su primo– para darle un abrazo y festejar su regreso a la escribanía y que la política en la familia me la deje a mí.”
El comicio empieza hoy a las siete de la mañana y cierra a las siete de la noche. Las encuestadoras sólo podrán dar a conocer los resultados de boca de urna a partir de las 20 y todos los candidatos pidieron a sus simpatizantes que no salgan a festejar hasta que las cifras estén claras. Como los números son tan ajustados, el resultado oficial difícilmente se sepa hasta la mañana del lunes.
Figuran ocho candidatos presidenciales en competencia y los tres principales son Vázquez, del Frente Amplio; Stirling, de los colorados, y Jorge Larrañaga, de los blancos, a quien pronostican alrededor del 30 por ciento de los votos. Para obtener un cargo de senador son necesarios 74 mil votos, en tanto que el curul de diputado se alcanza con unos 24 mil votos. Si bien hay ocho candidatos a presidente, hay 37 listas al Senado y 505 listas para la Cámara de Diputados, distribuidas entre todos los lemas y sublemas a veces de los mismos partidos. Por esta característica, la campaña se ha convertido en una ensalada de números que sólo entienden los uruguayos.
Según informó el Comando de la Jefatura de Policía de Montevideo, habrá 500 agentes de Investigaciones vigilando que no ocurran desmanes en los festejos. Aunque la campaña ha sido bastante pacífica si se la compara con otras regiones, la policía asignó a cada una de las tres fuerzas políticas mayoritarias un área céntrica donde podrán festejar. Montevideo no es muy grande y estas áreas apenas están separadas por unas pocas cuadras, pero la intención es que no se crucen las columnas de manifestantes el domingo a la noche.
El comando del Frente Amplio se encuentra en el hotel ex Presidente, sobre la 18 de Julio, a pocos metros de la avenida Libertador, donde realizó su masivo acto de cierre. Esta avenida le fue asignada para los festejos. Frente al ex hotel, que está en reparaciones, se montaba ayer un escenario con gran cantidad de altavoces desde donde los dirigentes le hablarán al público.
En general, los uruguayos tienen alto nivel de politización y de formación ciudadana, son respetuosos de los semáforos y de las reglas de juego democrático. Pero la veda parece ser su punto débil, ya que durante toda la tarde de ayer se mantuvieron los bocinazos y las marchas partidarias. Y redoblaron a medida que iba anocheciendo. Todo anunciaba que la gente estaba dispuesta a comenzar los festejos frente al comando frenteamplista, aun antes de comenzar a votar.

Compartir: 

Twitter
 

Los uruguayos decidieron ignorar la veda electoral y el país sigue embanderado con la tricolor frentamplista.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.