EL PAIS › LLEGO EL PRESIDENTE DE COREA DEL SUR, ROH MOO-HYUN

Con 30 millones en la manga

En su primer mensaje, el presidente de Corea del Sur anunció
la apertura de una línea de créditos por 30 millones de dólares.
Es el primer préstamo que recibe la Argentina luego del default.

En su primer día de visita, el presidente de Corea del Sur, Roh Moo-Hyun, confirmó que su país otorgará una línea de crédito por 30 millones de dólares a la Argentina que servirá para agilizar el intercambio comercial bilateral. “Corea busca cooperar con los países miembros del Mercosur”, explicó Moo-Hyun en una recepción que brindó por la tarde a los representantes de la comunidad coreana en el país. Aunque la cifra no es descollante, en el gobierno argentino esperaban la noticia con ansiedad dado que es el primer préstamo que llega luego del default. Mañana, luego de la reunión con el presidente Néstor Kirchner, el anuncio será oficial.
“Nosotros también hemos sufrido varias crisis por el ‘efecto tequila’ y el ‘efecto arroz’, pero nos hemos recuperado y me alegra mucho que la Argentina haya mejorado su situación económica porque en el futuro ambos países podremos cooperar en materia comercial”, sostuvo Moo-Hyun ante los 150 dirigentes de la comunidad coreana que participaron del encuentro realizado en el Hotel Sheraton, la única actividad prevista para ayer, su primer día en Buenos Aires.
El presidente de Corea del Sur explicó que el préstamo por 30 millones de dólares ya fue acordado entre el Banco Coreano de Importación y Exportación y el Banco Nación, y que esos fondos se destinarán a importar productos de su país. Un rato antes, el presidente de la asociación coreana en la Argentina –una comunidad que cuenta con unos 30 mil integrantes–, Lee Youg Soo, le había pedido a Moo-Hyun que invirtiera en la Argentina dado que es “un país muy rico en recursos naturales, especialmente minerales y pesqueros”.
Moo-Hyun llegó al país dos días antes que el presidente de China, Hu Jintao, de quien se espera que anuncie la llegada de una corriente millonaria de inversiones. Entre el crédito –aunque pequeño– de uno y las inversiones del otro, en el gobierno argentino esperan que se modifique el horizonte económico por uno nuevo de menor aislamiento internacional.
El presidente de Corea del Sur llegó a Ezeiza minutos después de las 11, junto a su mujer, Kwon Yang-Sook, y a un centenar de empresarios de compañías líderes como Samsung, LG, Hyundai y Daewo, deseosos de cerrar buenos negocios por estas pampas. El encargado de recibirlos fue el jefe de gabinete de Cancillería, Eduardo Valdés. Pasaron revista a los efectivos del Regimiento Patricios, de la Armada y de la Fuerza Aérea que formaron para la recepción y luego escucharon a una banda de música coreana que tocó una canción típica como bienvenida, dándole un poco de color a la mañana desapasible.
Moo-Hyun, de 58 años, es un abogado y ex juez que comenzó su trayectoria política a través de la defensa de los derechos humanos en la época que Corea del Sur vivía bajo una dictadura militar. Sufrió la cárcel y, al poco tiempo, consiguió su primera banca en el Parlamento desde donde siguió su huella ascendente. Curiosamente, en un país que mantiene una alianza histórica con Estados Unidos, Moo-Hyun basó buena parte de su campaña a la presidencia con un discurso antinorteamericano. Fue un acierto: eso le permitió llegar al poder pese a no formar parte de ninguno de los partidos tradicionales.
Hoy, Moo-Hyun será homenajeado en un almuerzo organizado por la Cámara Argentina de Comercio y el embajador de Corea en Buenos Aires, Choe Yang-Boo. El encuentro servirá como cierre de la Reunión de los Comités Mixtos de Cooperación Económica a través de los que se relacionan las empresas argentinas y las coreanas. El comercio bilateral ha tenido sus vaivenes. Las importaciones procedentes de Corea del Sur tuvieron un pico de 646 millones de dólares en 1998 pero cayeron a 69 millones en 2002. En tanto, las exportaciones argentinas crecieron hasta alcanzar 479 millones de dólares durante el año pasado (ver página 9).
El plato fuerte de la visita será el encuentro que Moo-Hyun mantendrá mañana a las 10.30 con el presidente Kirchner en la Casa Rosada. Además del anuncio oficial de la apertura de la línea de créditos, allí firmarán convenios de cooperación en materia económica, cultural y educativa.
Luego, la agenda del presidente surcoreano continuará con una reunión con el jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, rendición de honores al General San Martín y concluirá por la noche con una cena en el Palacio San Martín con los principales funcionarios del gobierno nacional.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente de Corea del Sur, Roh Moo-Hyun, junto al jefe de gabinete de Cancillería, Eduardo Valdés.
“Corea busca cooperar con los países miembros del Mercosur”, explicó el mandatario al anunciar los créditos.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.