EL PAIS › UNA ENCUESTA REVELA ALTO APOYO PARA
LOS CASOS DE VIOLACION O RIESGO MATERNO

Cifras para una polémica sobre el aborto

Más del 70 por ciento está a favor de la intervención en casos de violación, feto inviable o peligro para la salud de la madre. La muestra se conoce tras el debate en el Gobierno en torno del tema. Legisladoras de distintos partidos anunciaron que impulsarán la discusión parlamentaria el año próximo.

 Por Mariana Carbajal

Siete de cada diez argentinos consideran que debería permitirse el aborto si la mujer fue violada y casi ocho de cada diez, si el feto es inviable. Así lo revela una encuesta de la consultora Analía del Franco a la que tuvo acceso exclusivo Página/12. A los encuestados se les preguntó si votarían al candidato de sus preferencias aun si propusiera que una mujer pueda abortar de manera gratuita: casi la mitad respondió afirmativamente. El estudio se conoce en el marco de la polémica que se produjo en el seno del Gobierno luego de las declaraciones del ministro de Salud, quien planteó que si la interrupción voluntaria del embarazo se despenalizara “probablemente mejorarían los tratamientos” y bajaría la mortalidad materna. El presidente Néstor Kirchner buscó cerrar la discusión al manifestarse en contra de esa posibilidad. Ayer, un grupo de legisladoras de distintos bloques –entre ellas, Vilma Ibarra, Juliana Marino, Margarita Stolbizer y Diana Conti– anunció su compromiso de impulsar el año próximo el debate en el Congreso sobre la despenalización del aborto. El Arzobispado de Buenos Aires, en tanto, adelantó su oposición, incluso, a que se abra la discusión parlamentaria.
El relevamiento indagó otras cuestiones vinculadas con la sexualidad y encontró que:
- Nueve de cada diez encuestados consideran que “si un marido obliga a su mujer a tener relaciones sexuales aunque ella no tenga ganas es una forma de violencia sexual”.
- Casi siete de cada diez opinan que las mujeres son víctimas de agresión sexual porque “predomina una cultura machista”.
El nivel de acuerdo con la despenalización en los casos de violación de la mujer y cuando el feto no es viable que muestra la encuesta de Analogías es levemente superior al medido tres años atrás en un estudio similar realizado por Mori. De 67,9 por ciento y 57,1 por ciento en 2001 se pasó en 2004 a 70 y 76,3 por ciento, respectivamente, a nivel nacional. Pero si se toman en cuenta sólo las mediciones del Gran Buenos Aires y la Capital Federal, los porcentajes se incrementan aún más, hasta llegar casi al 80 por ciento en las dos variables. En cambio, expresaron estar en desacuerdo con que se practique en casos de embarazos incompatible con la vida, el 15 por ciento a nivel nacional y el 10 por ciento en el área metropolitana. Y en los casos de violación, el 23 por ciento del país y el 12 por ciento del conurbano y la ciudad de Buenos Aires.
La encuesta muestra también que el apoyo a la práctica del aborto desciende abruptamente cuando la decisión para interrumpir el embarazo se fundamenta en problemas económicos o simplemente se trata de una gestación no deseada: en esos casos, alrededor del 24 por ciento respondieron estar de acuerdo. No obstante, Analía del Franco reveló que en los grupos focales en los que trataron el tema es mayor el porcentaje que justifica el aborto cuando la familia no tienen las condiciones económicas adecuadas. “En los estudios cualitativos surge claramente que todavía hay vergüenza social para decir que se está a favor del aborto en esos casos”, señaló la directora de la investigación.
El estudio de opinión fue encargado por el Instituto Social y Político de la Mujer que dirige la ex diputada María José Lubertino y la Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos. Fue realizado entre el 28 de agosto y el 2 de septiembre, sobre una muestra representativa de 1200 personas de 16 a 55 años residentes en localidades de más de 20 mil habitantes.
A los encuestados, además, se les hizo la siguiente pregunta: “Pensando en un candidato al que esté más o menos decidido a votar, ¿lo votaría si propone que una mujer pueda hacerse un aborto de manera gratuita?: el 47 por ciento respondió afirmativamente. Si en cambio el candidato de sus preferencias propusiera que el aborto esté penado por ley, mantendría su voto el 34,5 por ciento. En general, las posiciones más favorables a la despenalización se observaron en el área metropolitana y en mayor proporción entre mujeres que varones.
El Código Penal considera “no punible” el aborto sólo en casos de violación de una mujer idiota o demente, o cuando peligra la vida o la salud de la madre. Desde hace ya varios años, legisladores de distintas fuerzas han presentado proyectos para despenalizarlo en distintas situaciones, pero ninguno ha llegado a debatirse ni siquiera en las comisiones por la fuerte presión que ejerce la Iglesia en contra del tema. Ayer, el vocero del Arzobispado de Buenos Aires, Guillermo Marcó, aseguró que el debate parlamentario “no se puede dar” porque el Pacto de San José de Costa Rica, con rango constitucional, defiende la vida desde la concepción. “Si hay respeto por la ley no debería discutirse. El aborto es un homicidio”, afirmó Marcó, consultado por Página/12. El viernes, el presidente Kirchner también expresó su tajante oposición, luego de que el ministro Ginés González García planteara que “probablemente mejorarían los tratamientos” si se despenalizara. Desde entonces, González García no volvió a abrir la boca al respecto, y a través de sus voceros informó que no volverá a hacerlo (al menos, por un largo tiempo).
En el Congreso, el debate incipiente de los últimos días movilizó a varias legisladoras, impulsoras de la despenalización en casos concretos como violación o embarazos incompatibles con la vida. “Vamos a armar el año próximo un interbloque de legisladores a favor del aborto para abrir el debate y evitar que los proyectos se duerman y pierdan estado parlamentario como ha venido ocurriendo hasta ahora”, señaló la kirchnerista Juliana Marino, que en las últimas horas avanzó en conversaciones con las senadoras Vilma Ibarra (Frente Grande) y Diana Conti (Fepaso). Otras que serían de la partida son la diputada radical Margarita Stolbizer y la socialista María Elena Barbagelata, también autoras de iniciativas que proponen la despenalización en todos los casos de violación. Y también Luis Zamora, de Autodeterminación y Libertad, que plantea la legalización total e incluso impulsa una consulta popular vinculante. “Este debate debe darlo el Parlamento y particularmente las mujeres. Vamos a trabajar para incluirlo en la agenda política del año próximo. Las encuestas están mostrando que hay amplio consenso en la opinión pública”, indicó Ibarra en declaraciones a Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.