EL PAíS

Cuando el “cambio” es un subsidio de 45 mil pesos

Peleas y pasadas de factura dentro del macrismo luego de la revelación de Página/12 sobre el subsidio que dio la Legislatura a una fundación ligada a Macri.

 Por Santiago Rodríguez

Aunque lo disimularon hacia afuera, la semana que pasó no fue de las mejores puertas adentro del macrismo. Es que la revelación de Página/12 de que el legislador Rodrigo Herrera Bravo –un hombre de confianza de Mauricio Macri– impulsó la entrega de un subsidio de 45 mil pesos para la Fundación E-Ciudad, cuyo consejo directivo está integrado por dirigentes de Compromiso para el Cambio y asesores suyos, profundizó los cruces entre los dos sectores macristas que coexisten en la Legislatura. Herrera Bravo no se salvó ni siquiera de los reproches de aquellos con quienes comparte el bloque Frente Compromiso para el Cambio, y la titular de esa bancada, Gabriela Michetti, presentó junto a un grupo de colegas un proyecto para acotar la discrecionalidad de los legisladores a la hora de repartir dinero a organizaciones sociales.
Macri habló con Herrera Bravo del subsidio que pidió que la Legislatura aprobara a favor de la Fundación E-Ciudad el mismo domingo pasado en que este diario reveló el caso. Justo ese día el empresario había convocado a su tropa a una cena en su quinta Los Abrojos de San Miguel con el propósito de despedir el año y el caso fue motivo de comentarios en las diversas mesas que se dispusieron para la ocasión.
Los corrillos resultaron inevitables por el tenor de lo que quedó al descubierto: entre los directivos de la Fundación E-Ciudad figuran personas a las que habitualmente se puede ubicar en la sede central de Compromiso para el Cambio, ex candidatos de las listas de Macri y otros que, incluso, cumplen funciones en el propio despacho de Herrera Bravo. Por ejemplo, el tesorero de la entidad es Germán Maldonado, quien no sólo integró la boleta de legisladores macristas, sino que además es miembro de la Junta Electoral del partido del empresario y en los hechos se está desempeñando actualmente como apoderado. También su presidente, Carlos Walter, revista en las filas macristas y en su caso trabaja en el área económica de la Fundación Creer y Crecer, además de ser asesor del propio Herrera Bravo. En la página web del legislador también aparece mencionado entre sus asesores Julián Kopecek, vicepresidente de la Fundación ECiudad.
Si bien Macri le ratificó la confianza, también le dejó claro a Herrera Bravo que su actitud será otra si vuelve a protagonizar un hecho de esas características. En el entorno del empresario contaron que su mensaje fue: “Un error lo comete cualquiera. Somos un equipo y vamos a remar juntos para salir de ésta, pero no voy a tolerar otra cosa de éstas”. En su sermón, Macri también le recordó al legislador lo difícil que le resulta mantener a salvo su imagen y que actitudes como la suya le hacen aún más difícil esa tarea.
Herrera Bravo también recibió reproches de sus colegas legisladores. Lo que cayó peor entre sus pares fueron los argumentos que esgrimió en diálogo con Página/12 para justificar la entrega del subsidio de 45 mil pesos a la Fundación E-Ciudad. “Yo presenté el pedido; el subsidio lo otorgó la Legislatura”, fue lo que respondió para diluir su responsabilidad. Así involucró a todos los demás miembros de la Legislatura cuando el fundamento de aquellos que avalaron la concesión de subsidios frente a las críticas de quienes se opusieron fue que la “palabra” de cada legislador era suficiente garantía de transparencia para que el resto aprobara sus pedidos.
Desde Juntos por Buenos Aires aprovecharon también la oportunidad en el marco de la puja que mantienen con el Frente Compromiso para el Cambio, el otro grupo macrista de la Legislatura en el que se alinea Herrera Bravo. “Al final –ironizaron–, la nueva política resultó ser peor que la vieja.” Hay que recordar que en el segundo de los bloques conviven la mayoría de los legisladores que arrancaron en la política de la mano de Macri y siempre se presentaron como lo “nuevo” frente a los otros, quienes en términos generales tienen mayor trayectoria y se aliaron con el empresario en las últimas elecciones.
Herrera Bravo no se salvó siquiera de las críticas dentro de su propia bancada. Entre las cosas más suaves que le dijeron fue que “en política no sólo hay que ser, sino también parecer” y que lo suyo en nada ayuda a “devolverle la confianza a la gente”.
Michetti activó un proyecto con la firma de varios de sus pares para transparentar la entrega de subsidios por parte de la Legislatura. La iniciativa de la titular del bloque al que pertenece Herrera Bravo establece que las solicitudes que los legisladores hagan para favorecer a organizaciones sociales deben ser publicadas noventa días antes de su aprobación en dos diarios de circulación local y nacional.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri ratificó su confianza en Rodrigo Herrera Bravo, el legislador que pidió el subsidio.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.