EL PAíS

Bielsa presentó en la ONU su plan para la estabilización de Haití

Es una de las prioridades de Bielsa en el mes que presidirá el Consejo de Seguridad de la ONU. Uno de los puntos de su “plan integral de ayuda” para Haití es que los organismos internacionales y los países brinden la ayuda que comprometieron.

Desde que asumió la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el canciller Rafael Bielsa fijó entre sus prioridades reforzar el trabajo por la estabilización política e institucional de Haití. Ayer, en Nueva York, el ministro aprovechó el estratégico lugar que ocupará hasta fines de enero para llevar el debate al seno de ese cuerpo, donde quedaron plasmadas las líneas centrales de un “plan integral de ayuda” para la isla, que conduzca a una salida electoral antes de fin de año y termine con los focos de violencia que todavía se registran. Para ello, Bielsa destacó en nombre del Consejo la necesidad de que las instituciones internacionales y los países que se comprometieron a brindar asistencia financiera agilicen el desembolso de los fondos prometidos.
Haití fue el tema central de la agenda de Bielsa desde la mañana. Bien temprano, el canciller mantuvo un desayuno de trabajo con sus pares de Brasil, Ceslo Amorim, y de Chile, Ignacio Walker, junto al representante especial de la ONU en la isla, el chileno Juan Gabriel Valdés, quien está al frente de la Misión de Estabilización que el organismo dispuso tras la salida del poder de Jean Bertrand Aristide en febrero de 2004.
El encuentro se realizó en las oficinas de la delegación argentina ante la ONU, en el piso 25 del edificio ubicado en First Avenue y 44 Street. Allí Valdés trazó un cuadro de situación sobre los aspectos militar, político, institucional y económico en Haití. En ese foro quedó delineada la resolución final que el Consejo emitió por la tarde, luego de ser aprobada por el resto de los representantes.
“Este debate tiene el objetivo de buscar soluciones realistas y perdurables”, señaló desde el primer momento Bielsa. Luego el canciller reafirmó el compromiso del Consejo de Seguridad con la misión de estabilización en Haití que cuenta con más de 3000 hombres, y destacó el papel central de los cuerpos de paz latinoamericanos en ese trabajo.
Precisamente, el rol de los cuerpos de paz fue uno de los ejes de debate. Todos los oradores coincidieron en que se trata del terreno sobre el que más se ha avanzado, aunque nadie se animó a afirmar que todo esté resuelto, ya que aún existen importantes focos de conflicto. Según las evaluaciones, la presencia de tropas sigue siendo fundamental, pero “no parece ser necesario que el número de hombres en la zona se incremente”. De todos modos, en su declaración final el Consejo instó a los gobiernos que aportaron personal a la misión a que completen los envíos demorados.
Otro de los puntos fuertes de discusión durante la jornada –que contó con la presencia del secretario de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, Roger Noriega– fue la necesidad de fortalecer institucionalmente la situación en la isla, para allanar el camino hacia una salida electoral antes de fin de año. Según explicaron voceros de Cancillería a Página/12 desde Nueva York, “esto no es sólo un debate formal, sino que la legitimidad de un nuevo gobierno es lo único que puede ayudar a reestablecer reglas de juego comerciales entre Haití y la región, y permitir que la gente que sufrió migraciones pueda regresar a sus hogares para restablecer las economías regionales”.
En ese sentido, en su declaración final el Consejo llamó al “gobierno de transición a adoptar medidas con miras a emprender un proceso de diálogo y reconciliación nacional, y a todos los actores sociales a renunciar a la violencia”. Para que esos deseos no queden en letra muerta, se resolvió al mismo tiempo que las actuales autoridades establezcan “sin demora una comisión de desarme, desmovilización y reintegración que se ocupe de todos los grupos armados, en especial de los antiguos miembros del ejército”.
Para cerrar su discurso, Bielsa dedicó varios párrafos a un punto axiomático en el camino de la recuperación haitiana: que agilicen los desembolsos de fondos las instituciones financieras (como el BID y el Banco Mundial) y los países que se comprometieron a brindar ayuda económica durante la Conferencia de Donantes que se celebró en julio de 2004. El canciller –quien visitará Haití el próximo viernes, no comopresidente del Consejo sino como ministro argentino– pidió que esos gestos “se traduzcan en acciones concretas”.

Informe: Alfredo Ves Losada

Compartir: 

Twitter
 

El embajador en la ONU, César Mayoral, el canciller Rafael Bielsa y el asesor Aníbal Gutiérrez.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.