EL PAíS › DUHALDE DIJO QUE PODRIA HABER
MAS DE UN CANDIDATO EN PROVINCIA

Dama en el centro del tablero

Cristina Kirchner no quiso confirmar su postulación a senadora en la provincia de Buenos Aires. Desde Roma, Duhalde opinó que puede haber “más de un candidato” en provincia, pero él se eliminó de la competencia: “Hace años que repito que no seré candidato”.

 Por Martín Piqué

Los miles de kilómetros que separan a Roma de Buenos Aires se convirtieron ayer en una metáfora de la interna bonaerense. La relación entre Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde atraviesa su momento más frío, más cortante. La distancia no sólo es geográfica sino también, y especialmente, política. En Gobierno se volvió a hablar, esta vez más abiertamente, de la candidatura de la primera dama en la provincia de Buenos Aires. Página/12 lo había anticipado hace meses. Duhalde voló a Italia para el funeral de Juan Pablo II. Lo hizo un día después de que su mujer, Chiche, criticara al Presidente por no viajar al Vaticano. Duhalde continuó la guerra de posiciones desde la capital italiana. “Tengo la sensación de que va a haber más de un candidato”, dijo cuando lo consultaron por la posibilidad cada vez más cierta de que Cristina Kirchner salte la General Paz.
La propia senadora recurrió a la estrategia de guardar silencio, la misma que el Gobierno hasta ahora mantuvo a rajatabla para preservar a su candidata. “No puedo decir absolutamente nada”, dijo Cristina Kirchner en una visita al Palais de Glace. Casi al mismo tiempo, Duhalde hablaba de lo mismo a través de su celular satelital. “Hace años que vengo repitiendo que no voy a ser candidato”, aclaró desde Roma. Así desmintió el rumor que él mismo había dejado circular tras una reunión con sus escuderos más fieles: que no descartaba ser candidato a senador si eso garantizaba algún grado de unidad con el kirchnerismo.
En la Rosada saben que necesitan un triunfo contundente en la provincia si quieren “profundizar el rumbo”. Por eso precisan que la victoria sea asociada al apellido Kirchner. Todo ello los obliga a ubicar como candidata a la hoy senadora por Santa Cruz, una decisión tomada. Por si acaso, en Balcarce 50 midieron la intención de voto que cosecharía Duhalde. Según comentan en el Gobierno, los resultados lo colocan por debajo de la propia Chiche. En el despacho presidencial abundan las encuestas. El miércoles, Kirchner analizó un sondeo reciente de Ricardo Rouvier –que no suele ser contratado por el oficialismo– que dejó muy tranquilos a sus interlocutores habituales. En una eventual competencia femenina, Chiche aparece muy atrás de Cristina Kirchner.
Desde el duhaldismo, en tanto, la última reacción parece ser destacar las virtudes de que las dos esposas se presenten en listas separadas. “Sería posible que Cristina, que es una gran candidata, vaya por una línea del peronismo (por afuera) y Chiche por adentro del PJ. Entre las dos, el peronismo sacaría una gran cantidad de votos y de legisladores”, propuso el vicepresidente del Senado bonaerense, Antonio Arcuri. Amigo suyo desde hace años, el Tano Arcuri es uno de los dirigentes de más confianza del ex presidente. En ese rol, suele testear algunas ideas de Duhalde.
Cerca del Presidente no descartan que esa opción, finalmente, sea la elegida. Aunque preferirían, por supuesto, que Kirchner y Duhalde se pongan de acuerdo en una lista de consenso. La condición excluyente –y tal vez no la única– es que la encabece Cristina Kirchner. Pero en caso de que la hipótesis de guerra se haga realidad, los kirchneristas ya tienen preparado su ingeniería legal. Usarían el Partido de la Victoria, que está registrado en la provincia, para luego extenderse en un frente más amplio. Si se recurriera a esa vía, el Partido de la Victoria presentaría una lista única en las internas abiertas y simultáneas. Después se sumarían los demás sectores.
Pero esa hipótesis parece ser sólo un argumento para negociar con más fuerza. “Estos son fuegos de artificio, no son balas de plomo”, describía ayer un dirigente bonaerense que tiene diálogo con los dos rincones de la pelea. En esa línea, que prefiere un acuerdo con determinadas condiciones, el kirchnerismo no descarta ofrecer candidaturas claves a algunas figuras del duhaldismo. Uno de los nombrados es el secretario de Seguridad porteño, Juan José Alvarez, aunque despierta antipatías en los sectores progresistas. También se menciona al diputado duhaldista Jorge Villaverde, integrante de la Comisión de Defensa, cuyo mandato vence este año. En el caso de un acuerdo, Villaverde –defensor de la tesis de que “los militares tienen una función institucional y la política conduce”– podría secundar a Cristina Kirchner en la fórmula para senadores nacionales.
En la estrategia del Gobierno también hay una parte importante para Felipe Solá. El miércoles, el gobernador estuvo analizando con el secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zanini, la posibilidad de unificar las internas bonaerenses con la convocatoria a internas abiertas y simultáneas que hizo la Nación. Este fin de semana, el rol de Solá y el felipismo será proclamar la candidatura de Cristina Kirchner e iniciar el “operativo clamor”. Aunque el gabinete también tendrá su parte. El precursor fue ayer el ministro del Interior, Aníbal Fernández, quien dijo que “le encantaría” que fuera candidata.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner participó ayer de la entrega de los premios nacionales a la producción científica.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.