EL PAIS › EL CONGRESO CONVIRTIO EN LEY EL FERIADO DEL 24 DE MARZO EN REPUDIO AL GOLPE

Un día que no se podrá olvidar Nunca Más

Pasada la medianoche, la Cámara de Diputados le dio sanción definitiva al proyecto del Gobierno que convirtió el 24 de marzo en feriado como “Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”. El ARI se abstuvo y el resto de la oposición votó en contra.

 Por Adriana Meyer

A partir de este año, el 24 de marzo será recordado como el día del inicio del genocidio perpetrado por la dictadura militar a partir de 1976. Con los ecos de la confusión inicial y la polémica por la oposición de un sector de los organismos de derechos humanos, la Cámara de Diputados convirtió en ley la implementación del feriado nacional para esa jornada, medida impulsada por el Gobierno que estará lista para ser puesta en práctica el viernes próximo, cuando se cumplan 30 años del último golpe de Estado. Pasada la medianoche, y con 84 ausentes en sus bancas, la norma obtuvo 123 votos a favor y 36 en contra. El radicalismo se opuso, junto a los juecistas, al PRO y al socialismo, mientras que el ARI se abstuvo. “Este proyecto es una herramienta del presente por el cumplimiento de los 30 años, y una señal clara para las nuevas generaciones que apunta a consolidar el ‘nunca más’ porque la memoria es un acto colectivo que se consolida cotidianamente”, argumentó el diputado kirchnerista Remo Carlotto.

Este legislador señaló que el golpe “marcó un punto de inflexión en la historia argentina, y trajo desaparición, persecusión, secuestro, tortura y muerte, adulteración de identidad y la búsqueda incesante de los familiares. Y destacó que la “reinvindicación de la memoria” no está en contradicción con la “búsqueda y demanda de justicia”, en alusión al pedido del ARI para que sea tratada sobre tablas la nulidad de los indultos (ver recuadro). “Nadie cuestiona que el 1° de mayo es un día de lucha de los trabajadores y no un día festivo”, agregó a modo de respuesta anticipada a quienes iban a fundamentar en contra.

Tras aclarar que “este tema nos une y compartimos los fundamentos del proyecto” y resaltar los logros del primer gobierno democrático, el jefe de la bancada radical Fernando Chironi aseguró: “No se nos ocurre asociar el proyecto del Poder Ejecutivo a un día festivo, pero en nuestra cultura es un día que pasa al olvido de aquello por lo cual se instituye, y queremos que la memoria sea realmente activa”.

Más enfática en este sentido fue la cordobesa de Partido Nuevo, Norma Morandini. “Celebro que el Gobierno tenga una política de derechos humanos, porque es el Estado el que viola los derechos humanos, particulares delinquen. Por eso no dudo de la intención ni de los fundamentos (del proyecto), pero me voy a oponer a establecer un colorado en el almanaque en donde tendría que haber todavía negro de duelo”, dijo la legisladora de Luis Juez. Además de lamentarse por el “recinto casi vacío” que era su auditorio (de hecho muchos aprovecharon la hora de la cena), recordó que el golpe del ’76 se llamó Operación Aries porque el 24 de marzo nació el hijo menor del dictador Jorge Rafael Videla.

El ARI anticipó que al momento de votar sus diputados iban a abstenerse. Así lo expresó Emilio García Méndez y aseguró que el motivo de esta posición es la intención de esa fuerza de “no profundizar aún más los conflictos en los movimientos de derechos humanos”. El legislador cuestionó la forma en que la iniciativa del feriado fue consensuada con esos organismos, al calificarla de “atropellada y plebiscitaria”. Por su parte, el socialista Hermes Binner elogió la “ocupación de la ESMA” que hizo el Gobierno hace dos años.

A la medianoche, con la ausencia de casi un centenar de diputados (entre ellos Elisa Carrió y Mauricio Macri), se sucedían los discursos. La lopezmurphista Nora Guinzburg empezó revelando que su familia fue perseguida por su condición de judía, y acto seguido afirmó que “el golpe de 1930 fue el más grave” y que “no podemos decir que el 24 de marzo de 1976 se inició el terrorismo, es una verdad sesgada, el terrorismo de Estado empezó en 1973”. La diputada PRO no tuvo empacho en afirmar que “no hace falta que a los militares les echemos más culpas, y si no los hubiéramos apoyado esto no hubiera sucedido”. El ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos, el kirchnerista Hugo Perié, pidió la palabra para retrucarle. “Nosotros no apoyamos el golpe, lo sufrimos.” La menemista Alejandra Oviedo aprovechó para pedir a los peronistas que están en el Gobierno que hagan una “autocrítica” por su pasado en los ’70, pero afirmó que votaría a favor.

En los concurridos pasillos algunos recordaban que en Chile hubo un feriado que marcó el inicio de la dictadura, pero como festejo instaurado por Augusto Pinochet, y fue derogado en 2000. Otros se alegraban de la sanción por considerarla como una forma de fortalecer la memoria colectiva, especialmente la de algunos jóvenes que no saben qué pasó el 24 de marzo o lo confunden con la independencia de los Estados Unidos, tal como evidenciaron aspirantes a periodistas en un reciente cuestionario de cultura general.

Al cerrar el debate, el jefe del bloque K Agustín Rossi se sinceró: “Esperábamos más consenso”. Tras inscribir “este hecho en la misma senda que el Juicio a las Juntas del gobierno de Raúl Alfonsín”, el santafesino aseguró: “No cooptamos, no direccionamos a los organismos de derechos humanos, somos respetuosos de ellos, y nos pone orgullosos que Madres, Abuelas e Hijos no encuentren en este gobierno a un enemigo sino a un aliado, un lugar donde se los escucha”.

Compartir: 

Twitter
 

La senadora Cristina Fernández de Kirchner y el diputado Alberto Balestrini.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared