EL PAíS › REPORTAJE EXCLUSIVO AL RENUNCIADO PRESIDENTE DEL BANCO CENTRAL, MARIO BLEJER

“En Economía sería ineficiente como ministro”

El ex presidente del Banco Central, Mario Blejer, salió al cruce de aquellos que los impulsan como reemplazante de Lavagna. Explicó las diferencias con el ministro. Adelantó que el acuerdo con el FMI está muy cerca de firmarse. Estimó que quedarán menos bancos. Y pronosticó un “dólar muy alto pero estable”. Pignanelli es su reemplazante.

 Por Claudio Zlotnik

“Vamos hacia un tipo de cambio muy alto pero estable”, definió desde Washington en diálogo con Página/12 el renunciado presidente del Banco Central, Mario Blejer, luego del cierre de una jornada cambiaria bien movida. El dólar libre aumentó 11 centavos, a 3,85 pesos para la venta, y el Banco Central no tuvo otra alternativa que convalidar ese incremento, llevando el tipo de cambio oficial a 3,70. A la autoridad monetaria no le alcanzaron los 52,5 millones de dólares volcados al mercado para frenar la escalada. En una semana, el BCRA perdió 193 millones de dólares y, al jueves pasado, sus reservas quedaron en 9781 millones. Con las intervenciones del último viernes y de ayer, el stock estaría a punto de quebrar la marca de 9700 millones. La aceleración de la corrida torna todavía más relevante el resultado de las negociaciones con el FMI. En Washington, hacia donde hoy viaja Roberto Lavagna, el ministro pedirá que el organismo refinancie los vencimientos que la Argentina debe pagar entre este año y el 2003, por unos 18.000 millones de dólares. Justo antes de iniciar la ronda de negociaciones definitoria, Eduardo Duhalde designó al hasta ahora vice Aldo Pignanelli como nuevo presidente del Central. También nombró a Alberto Camarassa y a Jorge Alberto Levy como directores de la autoridad monetaria. Los cambios se produjeron no bien Mario Blejer oficializó su renuncia mediante una carta enviada al jefe de Estado (ver aparte). En diálogo con Página/12, Blejer responsabilizó a Lavagna de su partida. Descartó ser ministro de Economía aunque en algún momento se lo propongan. “No entiendo nada de tarifas de servicios públicos ni del sector real. De lo único que entiendo es de finanzas”, se autoexcluyó.
–¿Por qué sube el dólar?
–Existe una situación regional muy complicada, lo que desató una ola de devaluaciones en América latina. También existe incertidumbre y desconfianza en la Argentina por la grave situación financiera que atravesamos. En este contexto, toda la expectativa está puesta en las negociaciones con el FMI. Las chances de acordar con el Fondo Monetario son bastante altas.
–Pero ayer mejoró la situación en Brasil y Uruguay mientras que en la Argentina el dólar siguió subiendo.
–No se puede seguir el mercado cambiario en el día a día. El programa monetario prevé un dólar por debajo de 4 pesos, y ese objetivo depende del acuerdo con Washington. El pacto con el FMI es fundamental, es la clave para regenerar la confianza.
–¿Y si no hay acuerdo?
–El escenario más probable es que se firme. Dada la crisis regional, la actitud de los funcionarios del Fondo será de mayor cooperación con la Argentina. Es la sensación que tengo. Ellos le darán al Gobierno un reconocimiento por los esfuerzos que se hicieron en cumplir las precondiciones. Hasta los analistas más pesimistas coinciden en que el segundo semestre será mejor que el primero. La caída de la economía será menor ya que la ganancia por competitividad, dada la devaluación, empieza a rendir. El problema más grave que le queda por resolver a la Argentina es la cuestión financiera ya que nos encontramos en medio de la peor corrida bancaria de la historia. La parte fiscal se encuentra bajo control.
–El FMI presiona para que el Central deje de intervenir en el mercado cambiario. ¿Es posible cumplir sin que se dispare el dólar?
–Es necesario mantener un margen de intervención, pero no quiero hablar de la cantidad de reservas que debería volcarse al mercado. Es algo que surgirá de las negociaciones con el Fondo. Sería ilógico dejar de intervenir. Lo mejor es que el mercado se sienta amenazado por la capacidad de intervención del Banco Central.
–¿Cree posible el mantenimiento de la flotación cambiaria o la Argentina se encamina hacia una dolarización o un tipo de cambio fijo?
–Podemos quedarnos con la flotación. El problema es que la Argentina atraviesa por una grave crisis en su sistema financiero y de desconfianza en la moneda. Pero esto no signifique que vayamos a una dolarización. Con políticas coherentes, las cosas se irán normalizando. Me refiero, por ejemplo, a que no debe forzarse el cierre de bancos. Tampoco debemos olvidar que seguimos en default, atravesamos una severa crisis política y de desconfianza en el país. La normalización demandará tiempo. Pero no creo que terminemos en un anclaje de la paridad cambiaria ni en la dolarización. Vamos hacia un tipo de cambio muy alto pero estable.
–¿Por qué en su carta de renuncia mencionó la “debilidad” en la independencia del Banco Central?
–Esa debilidad es obvia. A Pedro Pou lo echaron el año pasado. No fue mi caso. Pero me tuve que ir debido a que –si bien Eduardo Duhalde reconoció mi independencia– el ministro Lavagna tiene una visión diferente. Piensa que en medio de la crisis debe darse una coordinación mayor entre el Ministerio de Economía y el Banco Central. Esta perspectiva no la acepté y por eso me fui.
–¿Qué pasó concretamente?
–Lavagna habló públicamente, en el Congreso, sobre la política de redescuentos que debería aplicar el Central y no debió hacerlo. Esa es injerencia pura de la autoridad monetaria. También reclamó que debía obligarse a los bancos extranjeros a traer fondos desde sus casas matrices cuando nosotros ya habíamos puesto en práctica una política en ese sentido. Estas intervenciones debilitaron la idea de que el Central es independiente. Y eso no lo pude aceptar.
–¿Cómo quedará el sistema financiero?
–En un contexto donde los depósitos cayeron a la sexta parte, y sin posibilidad de créditos, el sistema se achicará: quedarán menos bancos y sucursales. Habrá fusiones y absorciones. Pero éste no es el momento de acelerar fusiones o cerrar entidades. También deberá redefinirse el rol de la banca pública, que no debería ser comercial. Creo que los bancos extranjeros más grandes permanecerán, ya pagaron los costos de la crisis y buscan el momento de volver a hacer negocios. No esperen una salida masiva de bancos extranjeros. La idea de contratar seguros en el extranjero sobre los nuevos depósitos es buena, pero hay que saber que el crecimiento del sistema llevará mucho tiempo.
–Piensa que el Plan Bonos se encamina al fracaso. ¿Se viene un canje compulsivo de los depósitos?
–Si la gente no elige los bonos, el próximo año los bancos no tendrán inconvenientes de empezar a devolver los reprogramados. Desde el punto de vista económico, la clave es que se desincentive la posibilidad de hacer compras masivas de bienes con los bonos ya que aceleraría la salida de fondos del corralón, y nos acercaría a la hiperinflación. El plan de Lavagna va en el camino correcto.
–¿A qué se dedicará ahora?
–El Presidente me pidió que lo ayude a renegociar la deuda externa y haga contactos con las casas matrices de los bancos. Reencauzar las negociaciones con los acreedores es necesario, y en Economía ya iniciaron las conversaciones. Si Duhalde reafirma el ofrecimiento, aceptaré el encargo. Si no, me voy a dedicar a la docencia en Washington.
–Se lo mencionó como reemplazante de Lavagna, ¿aceptaría ser ministro de Economía?
–No tengo ningún interés. El mejor trabajo que pudiera tener sería de presidente del Banco Central. Lo fui, y ha sido una experiencia muy importante. En el ministerio de Economía sería ineficiente. No entiendo nada de tarifas de servicios públicos ni del sector real. De lo único que entiendo es de finanzas.
–Alguna vez mencionó que no quería ser el presidente del Central de una hiperinflación. ¿Se va porque estamos al borde de ese proceso?
–No. La probabilidad de una híper es muy baja.

Compartir: 

Twitter
 

Mario Blejer, ex del FMI y ahora ex BC: “El sistema se achicará: quedarán menos bancos y sucursales. Habrá fusiones y absorciones”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.