EL PAíS › LA CAUSA POR LAS IRREGULARIDADES EN LA INVESTIGACION DEL ATENTADO

Tiempo de definiciones sobre la AMIA

Amplió su indagatoria el ex juez Juan José Galeano. Insistió en que el pago a Telleldín fue legal, ordenado por el Poder Ejecutivo e instrumentado por la SIDE. Diez días para definir procesamientos.

 Por Raúl Kollmann

El juez Ariel Lijo decidirá dentro de los próximos diez días quién será procesado por las irregularidades cometidas durante la investigación del atentado contra la AMIA. El magistrado le tomó ayer la última ampliación de indagatoria a quien fuera el juez de la causa, Juan José Galeano, y éste insistió en que el pago de 400.000 fue legal, secreto, ordenado por el Poder Ejecutivo e instrumentado por la SIDE. El ex titular de la central de espías afirmó lo contrario en su indagatoria: “El juez Galeano pidió el dinero para destrabar la causa y se hizo lo que él solicitó, es decir se le entregó el dinero a Carlos Telleldín”. De todas maneras, el punto clave consistirá en la evaluación que haga Lijo sobre la verdadera razón del pago. En principio, los 400.000 dólares no se entregaron a cambio de información (que ya se conocía) ni de protección, sino para que Telleldín declarara contra los policías bonaerenses a los que se detuvo casi de inmediato. El Tribunal Oral sostuvo que aquello fue una maniobra destinada a entregar culpables truchos a la sociedad y de esa manera armar una pista falsa “al servicio de políticos inescrupulosos”.

Lijo debe definir la situación procesal de todos los que fueron llamados a indagatoria. Galeano, Anzorreguy, los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, dos ex jefes de la SIDE, Patricio Finnen y Alejandro Broussón, el ex titular de la DAIA Rubén Beraja, el armador de autos truchos Carlos Telleldín, su esposa Ana Boragni y el abogado Víctor Stinfale. El que tiene la imputación más grave en su contra es Galeano, porque no sólo está acusado –junto a Anzorreguy– de haber protagonizado el pago a Telleldín, sino que, además, está imputado por la privación ilegal de la libertad de al menos dos personas a las que detuvo por otros delitos y luego, a cambio de que declararan contra Ribelli, los sobreseyó.

Hay varias cuestiones que resultan decisivas en esta causa, tras la declaración de Galeano ante Lijo y los fiscales Carlos Cearras y Patricio Evers:

- ¿Quién ordenó el pago a Telleldín? El juez afirma que la SIDE y Anzorreguy asegura que fue Galeano.

- ¿Para qué se le pagó a Telleldín? Galeano dice que la información ya se tenía y que Telleldín había imputado a los policías varias veces, principalmente “en entrevistas realizadas por Román Lejtman y Raúl Kollmann en Página/12”. Sin embargo, en esos diálogos publicados por este diario nunca apareció el nombre del principal policía luego detenido, Juan José Ribelli, sino el de oficiales de otra brigada. La presunción es que un punto neurálgico del pago fue que, a cambio del dinero, Telleldín se comprometía a señalar la foto número 5, la del oficial Raúl Ibarra, como uno de los hombres que se llevó la camioneta que después estalló en la AMIA. Ibarra era un hombre de Ribelli y eso permitió la detención de todos.

- Si el juez ya tenía la información, ¿para qué negoció con Telleldín, tal como se ve en dos videos filmados en forma clandestina y en el que está Galeano tratando el tema de su declaración con Telleldín? El juez dice que no estaba negociando, que Telleldín sólo le iba contando las cosas en forma informal. La versión del magistrado parece poco creíble.

- ¿Por qué el dinero salió de la SIDE y no de la Secretaría de Seguridad del Ministerio del Interior, encargada de manejar las recompensas por información en el caso AMIA? Galeano sostiene que resultaba indistinto, pero allí hay una clave de la razón por la que el pago nunca apareció en el expediente.

- ¿Qué participación tuvieron en toda la maniobra el presidente Carlos Menem y el ex ministro del interior Carlos Corach? Cuando declaró Anzorreguy, afirmó que no hizo ninguna consulta con el riojano, sino que siguió instrucciones generales. Parece poco probable que semejante movida en el caso más delicado de la Justicia argentina se hiciera sin conocimiento de Menem y Corach. Además, el puntapié inicial de toda la negociación con Telleldín la dio una camarista, ya fallecida, de mucha relación con Corach. Ayer, Galeano afirmó que nunca se reunió con Corach y que no es verdad que éste haya sido quien diseñó la estrategia.

- ¿Los fiscales sabían del pago ilegal? Galeano les dio una mano y dijo que él no les dijo nada, aunque no sabe si se enteraron por otro lado.

- Rubén Beraja también sostuvo que no sabía nada del pago a Telleldín y éste afirmó que participó de la maniobra porque estaba prácticamente extorsionado por el juez que amenazaba con detener al resto de su familia. En todos los casos habrá que ver si Lijo les cree y qué pruebas tiene en el expediente.

“Va a depender del juez si voy preso o no –dijo Galeano a la salida del edificio de Comodoro Py–. Yo le di las explicaciones para que no pase.” En principio, Lijo resolverá por qué delito imputa a cada acusado, pero difícilmente ordene la prisión de alguno. El magistrado cree que eso debe resolverse en un juicio oral y mientras tanto los acusados tienen derecho a esperar en libertad.

Compartir: 

Twitter
 

El ex juez Juan José Galeano amplió ayer su indagatoria.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.