EL PAíS › EL DEBATE SOBRE EL “REBROTE ANTISEMITA”

Planteos de la DAIA al Inadi

En una de sus primeras actividades, la titular del Inadi, María José Lubertino, almorzó ayer con representantes de la colectividad judía, que plantearon su inquietud por acciones antisemitas.

 Por Raúl Kollmann

La flamante titular del Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi), María José Lubertino, concurrió ayer a la sede de la DAIA y compartió un almuerzo con los dirigentes de la comunidad judía. El encuentro sirvió para descomprimir la tensión planteada por dos diagnósticos opuestos. La DAIA sostiene que existe un preocupante rebrote del antisemitismo, mientras que en el Gobierno evalúan que se trata de hechos aislados y protagonizados por grupos marginales, entre ellos Quebracho. Además –dicen en la Casa Rosada– hay una legítima polémica por la guerra en Medio Oriente. El trasfondo de las discrepancias está en que los dirigentes de la comunidad judía argentina y norteamericana presionan fuertemente para que la Argentina rompa relaciones con Irán y que en ese terreno se marquen diferencias con Hugo Chávez, que en los últimos tiempos mantiene una vinculación muy estrecha con el polémico líder de Teherán, Mahmud Ahmadinejad. Al finalizar el almuerzo, tanto Lubertino como el presidente de la DAIA, Jorge Kirzembaum, sostuvieron diplomáticamente que “no hay fisuras entre la comunidad judía y el Gobierno en el objetivo de preservar al país de la discriminación”.

Del encuentro de ayer surgieron algunas iniciativas:

- En la primera reunión del directorio del Inadi –el miércoles– se tratarán las preocupaciones de la DAIA y se evaluará la denuncia hecha contra Quebracho por prohibir la libre expresión de los ciudadanos. Como se sabe, el grupo nacionalista armó una marcha frente a la Embajada de Irán para impedir otra, ya prevista, de jóvenes judíos que pretendían protestar contra el régimen de Teherán.

- En esa reunión de directorio –que integra también la Federación de Asociaciones Arabes (Fearab)– se intentará redactar una declaración por la paz y la convivencia.

- El rabino Daniel Goldman será propuesto por Lubertino como titular del Consejo Asesor de la Sociedad Civil del Inadi. Ese organismo tendrá también integrantes que representen a las agrupaciones indígenas, a los discapacitados y a las víctimas de todos los ejes de la discriminación.

- Lubertino se comprometió a trabajar con el Indec para realizar una encuesta sobre discriminación en la Argentina. Los hombres de la DAIA manifestaron que en el país no existen estudios sobre todos los tipos de discriminación, desde religiosa hasta sexual, pasando por la más extendida: contra los discapacitados.

Página/12 dialogó anoche con un dirigente de la DAIA, que mensuró lo que evaluaron en días pasados como “un crecimiento del antisemitismo”. Enumeró así la marcha de Quebracho, las pintadas en Filosofía y Letras, particularmente la del aula 108, en la que decía “haga patria, mate un judío”, y una serie de mails amenazantes y discriminatorios. En la Casa Rosada sostienen que, salvo lo de Quebracho –una organización a la que consideran fuertemente enfrentada al Gobierno–, se trata del nivel normal de denuncias que se viene registrando desde 2003, tal vez algo exacerbadas por las polémicas producidas por la guerra en el Líbano.

La movida actual parece estar conectada con la visita presidencial a Nueva York y, en especial, con el encuentro que Cristina Kirchner mantendrá este jueves con las organizaciones judías norteamericanas. Por ejemplo, existe una clara presión sobre el fiscal Alberto Nisman, a cargo de la investigación del atentado contra la AMIA, para que emita un dictamen en el que adjudique el ataque a la mutual judía a Hezbolá y a Irán. Esa imputación, promovida por el ex juez Juan José Galeano, no pasó la única prueba a la que fue sometida: un tribunal de Londres detuvo al ex embajador de Irán en la Argentina Hadi Soleimanpour, y cuando se le enviaron las evidencias, sostuvo que eran insuficientes y dejó en libertad al diplomático. Ahora Nisman asegura que las pruebas serán más sólidas, pero necesita un tiempo para terminar su dictamen.

La presión fundamental está centrada en que Argentina rompa relaciones con Irán y sobre todo en que emita una declaración de crítica a Hugo Chávez por su acercamiento con Ahmadinejad, un hombre que ha hecho feroces declaraciones contra Israel y hasta negó el Holocausto. Los funcionarios de Cancillería, al menos por ahora, sostienen que de ninguna manera Argentina se meterá en las relaciones exteriores de Chávez y recuerdan una y mil veces que Estados Unidos es el principal comprador del petróleo venezolano y por lo tanto la fuente fundamental de sus petrodólares.

Compartir: 

Twitter
 

La titular del Inadi, María José Lubertino, con el presidente de la DAIA, Jorge Kirzembaum.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.