CULTURA / ESPECTACULOS › FOTOS, GRABADOS Y OBJETOS EN LA ALIANZA FRANCESA

Reflexiones visuales y gráficas

 Por B.V.

"Ahora vemos como en un espejo oscuro": el proverbio talmúdico viene a la memoria ante el título de la nueva muestra de fotografías de Luis Vignoli. Speculum atrum est, en latín, significa "el espejo es oscuro". La muestra puede visitarse hasta fin de mes en la Alianza Francesa de Rosario (San Luis 846). Más precisamente, en la galería Bleu, Blanc, Rouge. Es decir, las paredes del bar.

En estas diez obras (nueve en blanco y negro, una en sepia) que tienen por tema la figura humana, Luis Vignoli desafía el criterio técnico canónico de la plena visibilidad en fotografía, dando a ver en cambio unos claroscuros extremos donde se alternan zonas de película subexpuesta y sobreexpuesta. Todo ello está copiado en papel de alto contraste, que reduce aún más la cantidad de información visual que proveen los negativos. El resultado son espacios de profunda tiniebla, contrastando con áreas quemadas por la luz. Ese claroscuro es el del tenebrismo barroco, pero el vestuario de las modelos alude a la imaginería del sadomasoquismo: los mártires de la iconografía del arte de la Contrarreforma han sido reemplazados por damas sin rostro tan voluptuosas como impasibles. A medias visibles y a medias invisibles, tan risquée como de buen gusto, estas fotos de modelos en poses estáticas no componen escena alguna sino que más bien la descomponen, la desarman, la abisman en el misterio casi místico de una oscuridad que deliberadamente elude lo explícito. Pueden leerse como una alegoría de la psiquis, que oculta entre los pliegues de sus sombras las fantasías reprimidas, innominadas, del goce y del placer; o también como una reivindicación del "acto privado" contra una sociedad del espectáculo donde ya no parece haber secretos.

"Experimentos en oscuridad del material": así las define su autor en su blog, www.fotografosrosarinos.blogspot.com, donde también puede hallarse valiosa información sobre la actividad fotográfica en la ciudad. Nieto de un reconocido escultor, hijo de un ingeniero aficionado a la fotografía, arquitecto y fotógrafo profesional e infatigable animador cultural del circuito artístico independiente, Luis Vignoli (Rosario, 1968) expone en esta ciudad desde comienzos de los años noventa. Participó este año, tanto en Rio de Janeiro como en Rosario, en la muestra itinerante Mío Dupla.

Además, en la sala de arte central de L'Alliance, hasta el 21 del corriente puede verse una cohesiva muestra grupal de tres artistas gráficas con búsquedas en común.

Patricia Mancini expone collages y esculturas que aluden tanto al alto modernismo como al lenguaje visual de los dibujos animados. Malena Mainieri presenta seis grabados intervenidos con elementos tridimensionales de la serie "Marea ósea": una reflexión gráfica y plástica sobre el dolor, que remite a las placas radiográficas.

Marcela Peral exhibe otros tantos objetos primitivistas realizados en materiales naturales (hueso, pelos de animales, raíces) y artificiales (hilo, botones), que evocan herramientas prehistóricas a la vez que constituyen símbolos espirituales forjados a partir de la geometría. Encabeza el trío un epígrafe de Hugo Padeletti: "Saber que el otro es otra forma de uno/ saber que uno es otra forma del otro".

Compartir: 

Twitter
 

Foto de Luis Vignoli. Apela a lo experimental
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.