EL PAíS › EL KIRCHNERISMO PORTEÑO INTENTA RECONSTITUIRSE

Volver después de la derrota

Tras el triunfo del PRO, los sectores K de la ciudad empiezan a definir candidaturas para senadores y diputados. Filmus encabeza.

 Por Martín Piqué

El tango decía que veinte años no eran nada, pero nadie le creía mucho. Algo parecido le pasa al kirchnerismo porteño con los 20 puntos que Mauricio Macri le sacó en el ballottage. Cuando hablan con la prensa, los kirchneristas de la ciudad desdramatizan la derrota y hasta le atribuyen algunas consecuencias positivas. Dicen que contribuirá a que se alejen los “oportunistas” –a los que ya imaginan pidiendo pista en el gobierno del ingeniero– y a que la fuerza propia gane en coherencia ideológica. Eso, aseguran, ayudará en el armado desde el llano que Néstor Kirchner dice reservarse para sí a partir de diciembre. “Tenemos que prepararnos para ser oposición y volver a pelear por el poder”, es uno de los lemas que circulan en las reuniones de la tropa K. Así, mientras esperan un probable éxodo de parte del aparato justicialista del distrito, los dirigentes se alistan para la próxima batalla, que también promete ser esquiva: la elección presidencial de octubre, en la que la Capital elegirá, además, diputados y senadores nacionales. El primer candidato a senador será Daniel Filmus, pero de allí para abajo todo está en discusión. Sobre todo, el nombre de la mujer que lo acompañará en la boleta, ya que la peronista María Laura Leguizamón genera ciertas resistencias.

Una vez superado el impacto por la derrota, el kirchnerismo porteño se enfrascó en una sucesión de reuniones de balance, autocrítica y análisis político. Agotada la fase del pase de facturas, los dirigentes K debaten ahora quiénes ocuparán las candidaturas. Una de las primeras conclusiones fue que esta vez no habrá varias listas, como sucedió en la elección de legisladores porteños (el Frente para la Victoria y la alianza Diálogo por Buenos Aires se presentaron por separado). Eso, por lo tanto, reduce a la mitad el número de nombres que se pueden postular. Serán dos candidatos a senador y doce a diputado.

Para la Cámara alta, los candidatos del kirchnerismo serán Filmus y una mujer (como lo establece el cupo femenino). La más nombrada es Leguizamón, actual senadora, a quien se le vence el mandato en diciembre. Vecina de Cristina Kirchner en el recinto, Leguizamón asumió tras una cuestionada votación en la que la mayoría peronista aprobó su diploma a pesar de que el maestro socialista Alfredo Bravo había sacado más votos. Aquel dictamen tuvo la firma de la hoy candidata presidencial del Frente para la Victoria en su condición de integrante de la comisión de Asuntos Constitucionales.

Los antecedentes de Leguizamón conspiran contra sus chances de ser reelecta. Muchos de sus compañeros en el kirchnerismo aún recuerdan aquella votación de noviembre de 2003. Influyentes miembros de la tropa K aseguran que la postulación de Leguizamón sería una señal muy antipática para los socialistas que acaban de sumarse al oficialismo, como Jorge Rivas y Héctor Polino. El primero bonaerense, el segundo porteño, ambos siguieron el camino que habían iniciado Raúl Puy y Ariel Basteiro. Para el kirchnerismo, incorporar a parte del socialismo se ha convertido en una tarea esencial para la conformación del nuevo movimiento (tarea que le reservan al propio Kirchner para después del 10 de diciembre).

Si la candidatura de Leguizamón llegara a quedar por el camino, el segundo lugar de la boleta podría quedar para la diputada Mercedes Marcó del Pont (a quien todavía le quedan dos años de mandato). También se menciona a la senadora Vilma Ibarra, otra a la que se le vence el mandato en cinco meses. Aunque su nombre también suena como probable ministra de Justicia de un eventual gobierno de Cristina Kirchner.

En relación con los diputados, la Capital renovará la mitad de sus 25 representantes en la Cámara baja. Tanto el kirchnerismo como el partido de Macri intentarán renovar las cuatro bancas que se les vencen en diciembre. En las reuniones del kirchnerismo porteño ya empezaron a sonar los nombres que podrían integrar la (única) lista. Se habla del ministro de Trabajo, Carlos Tomada (encabezaría la boleta); el diputado Miguel Bonasso; el socialista Polino; el embajador de Cascos Blancos, Gabriel Fuks. Otros apellidos en danza son la peronista independiente Juliana Marino. Son varios los candidatos, pero al recinto difícilmente llegarán más de cuatro. Eso exacerba la competencia por los primeros lugares.

Compartir: 

Twitter
 

El ministro Daniel Filmus volverá a postularse, ahora a senador.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.