EL PAIS › LUIS JUEZ DECIDIO QUE NO PRESENTARA LISTAS PARA DIPUTADOS NACIONALES EN OCTUBRE

“Milito por la abstención y el voto en blanco”

Dice que está ofendido con el Presidente por su “indiferencia” ante las denuncias de fraude en la elección cordobesa. Pero no se pasará a la oposición. “No estoy ni adentro ni enfrente”, resume. No llevará candidatos a legisladores en repudio “al manoseo”. El Frente para la Victoria define los nombres de su lista.

 Por Martín Piqué
desde Córdoba

Hay imágenes que lo dicen todo. Como el frente del estudio jurídico de Luis Juez en la calle Corro. Estacionados sobre la vereda hay varios autos, un brilloso Peugeot y una camioneta 4x4, y en la calle no queda espacio para otros vehículos. Son el primer indicio de lo que se confirma al entrar: las oficinas de Juez están muy solicitadas. Se nota que el reloj está imponiendo sus rigores. Falta un día para que venzan las inscripciones de candidaturas para la elección del 28 de octubre. Además de presidente, en Córdoba se elegirán diputados nacionales. El anfitrión está en su escritorio del primer piso. Lo ha convertido en un bunker para ratificar lo que ya es vox pópuli: ni el partido Nuevo ni la alianza Frente Cívico y Social presentarán candidatos a diputados nacionales. “Yo, Luis Juez, estoy militando por la abstención y el voto en blanco en repudio al manoseo”, subraya a Página/12. Con casi el 52 por ciento en la Capital, la pregunta es a dónde irán a parar esos votos.

El plazo para el cierre de listas también pesa sobre el gobernador José Manuel De la Sota y su delfín Juan Schiaretti; el peronismo debe resolver quiénes serán los nombres que postulará el Frente para la Victoria. Esa definición se resuelve a setecientos kilómetros, en la mismísima Casa Rosada. Enviados por De la Sota, el diputado nacional Carlos Caserio y el ministro de Gobierno Jorge “Zurdo” Montoya han viajado a Buenos Aires para acordar los nombres de la lista con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini. En la reunión se acuerda que el polémico secretario de Transportes, Ricardo Jaime, no forme parte de la lista de diputados nacionales por Córdoba. Con los subsidios a los transportes en la mira de la Justicia, Jaime era número puesto para integrar la boleta oficial del FPV. El escenario parece haber cambiado tras la controvertida elección del domingo y las posteriores denuncias de fraude.

Mientras Caserio y Montoya debaten con Fernández y Zannini, Juez recibe un llamado telefónico de la titular del PAMI, Graciela Ocaña. La atiende delante de Página/12. La coincidencia también tiene sus interpretaciones. En la Rosada parecen haber avanzado sobre algunos nombres: el primer candidato a diputado del FPV sería el senador Roberto Urquía, un empresario millonario a quien sus allegados llaman “Ñono” y que cuenta, se dice, con la simpatía de Cristina Kirchner. Urquía es el propietario de Aceitera General Deheza, que concentra el 30 por ciento de las exportaciones de aceite del país. El otro nombre que logra cierto consenso es el propio Montoya, operador de confianza del gobernador. Con esos nombres, el delasotismo dice que apuntalará la candidatura de CFK. “El peronismo de Córdoba va a apoyar la candidatura de Cristina Fernández porque siempre nos hemos considerado parte del proyecto nacional del presidente Kirchner”, dice Caserio a Página/12.

A diferencia de sus rivales, las preocupaciones del juecismo no parecen ser las candidaturas. “Nunca pensamos que el gobierno nacional iba a mostrar tanta indiferencia ante lo que pasó en Córdoba, más cuando el fraude se hizo en una dependencia del gobierno nacional”, dice el propio Juez. Sobre su escritorio se ve una estatuita de la Virgen de Luján, dos rosarios –uno rosa y otro marrón– y cuatro imágenes de la Virgen de San Nicolás. Hace unos días, tras denunciar el fraude, Juez prometió que su partido no presentaría candidaturas a diputado. Ahora lo ratifica. “Aunque somos la expresión más importante que tiene la política de Córdoba no nos vamos a presentar. Vamos a instar al voto en blanco y a la abstención.” Antes de que Cristina Kirchner visitara Córdoba y se sacara una foto con Schiaretti en la ex cárcel del Buen Pastor, hoy reacondicionada en shopping, Juez no descartaba “colgar” al Frente Cívico de la candidatura presidencial de CFK.

Hoy piensa distinto. “Antes de que pasara todo esto yo iba a ser la principal máquina de vapor de Cristina pero así no se puede. A mí me ofendió que el Presidente dijera que este país no tiene tiempo para peleas que no le interesan a nadie. Entonces yo digo: Córdoba no tiene tiempo para peleas que no le interesan a la provincia”, dice. Juez dice que desde la Rosada lo llamaron para pedirle que reviera su decisión de no presentar lista de diputados, que incluso le aconsejaron que aprovechara este momento de romance con la opinión pública para presentarse como primer candidato. “Les molesta lo testimonial”, opina. El intendente y supuesto derrotado en las urnas aclara que tampoco piensa pasarse a la oposición. “No estoy ni adentro ni enfrente”, resume. Su posición hace recordar al equilibrio que intentan dirigentes como el intendente de Morón, Martín Sabbatella, a quien elogia al pasar. Para el final arriesga un pronóstico, quizás una exhortación al cambio: “Cristina está pésimamente asesorada en la política de Córdoba. Hoy acá está midiendo 25 puntos”.

Compartir: 

Twitter
 

Las boletas y sobres firmados que llegaron a manos de los juecistas y que para ellos demuestra el vaciado de una urna en la calle.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.