EL PAíS › LA JUSTICIA INVESTIGARA AL EX SECRETARIO DE CARLOS MENEM

Kohan perdió la virginidad

Enrique Piana, detenido por las millonarias maniobras fraudulentas de exportación de oro, dijo que él personalmente le pagaba 30 mil dólares por mes al ex secretario general de la Presidencia Alberto Kohan. El juez Canicoba Corral investigará la denuncia.

Enrique Piana no suele hablar en público, pero ayer lo hizo y dijo algo que no es habitual escuchar en boca de implicados en los escándalos de corrupción que signaron el gobierno menemista: “Yo le pagaba personalmente a (Alberto) Kohan”, reveló el principal protagonista de la “mafia del oro” y ratificó así la participación en ese ilícito del ex secretario general de la Presidencia, de quien dijo concretamente que cobró diez pagos mensuales de 30 mil dólares. Piana también involucró directamente en la maniobra –que implicó un perjuicio millonario para el Estado– a los ex funcionarios de la Cancillería Jorge Campbell y Marcelo Avogadro, así como a varios miembros de la Aduana. “Yo doy por entendido que debería saber”, declaró el ex titular de Casa Piana acerca del papel que jugó el propio Carlos Menem en el negociado, aunque aclaró que “no me consta si los americanos le pagaron... no vi ninguna valijita”. El juez federal Rodolfo Canicoba Corral investigará a los ex funcionarios denunciados por Piana, mientras que su colega Jorge Urso intentará verificar sus acusaciones contra jueces y camaristas, a quienes también vinculó al pago de sobornos.
Los detalles que Piana brindó públicamente sobre el caso de la “mafia del oro” no difieren demasiado de los que relató en las sucesivas declaraciones indagatorias que prestó ante el juez del caso, Jorge Ballestero, desde que en mayo pasado fue extraditado a la Argentina desde los Estados Unidos. Al llegar entonces al país, el ex empresario fue alojado detenido en el Escuadrón Buenos Aires de la Gendarmería y desde su celda habló ayer a la mañana por Radio Mitre a propósito de la reciente presentación del libro Confesiones de oro, escrito por el periodista Sergio Ciancaglini a partir de una serie de entrevistas en las que el propio Piana le dio su versión de los hechos.
Kohan sobresale, por el cargo que ocupó y el poder que ostentó durante los años menemistas, entre todos los funcionarios que Piana involucró en la “mafia del oro”, un negociado que se concretó en los primeros años de la década del ‘90 y en el cual participó la empresa norteamericana Handy & Harman. “Los americanos me encargaron a mí hacer personalmente los pagos y se le pagaban 30 mil dólares por mes y eso se realizó durante diez meses consecutivos”, precisó Piana sobre la coima que asegura haberle abonado al ex secretario general de la Presidencia a fin de asegurarse un “paraguas político” para concretar el ilícito.
“Yo le pagaba personalmente a Kohan o a su operador, que era (Mario) ‘Lito’ Fernández”, prosiguió Piana y aportó más detalles: “El primer pago lo realicé en las oficinas de Kohan con Lito Fernández adelante; allí se hizo el arreglo. Los americanos aprobaron el acuerdo y yo fui el encargado de ir pagando personalmente en efectivo. En nueve de los diez casos era el operador, Lito Fernández, el que recibía el dinero y mensualmente se hacía una reunión en las oficinas de Kohan. “En cuanto al modo de pago, el financista arrepentido recordó que “se pagaba del 1 al 5. Teníamos un sobre, me lo ponía en mi saco y me encontraba en la oficina de Kohan cuando se hacían estas reuniones mensuales o en algunos casos me reunía con Lito Fernández en un restaurante, en Piégari.”
Voceros del ex secretario general de la Presidencia salieron de inmediato a desacreditar las afirmaciones de Piana. “Está tratando de promocionar un libro que escribió sobre la llamada ‘mafia del oro’ y por eso sale a ensuciar a Kohan, cuando ante la Justicia no dijo que Kohan había recibido plata de él, sino Fernández”, destacaron a Página/12.
La maniobra que, según Piana, contaba con el aval de Kohan no era otra cosa que una estafa al Estado: Casa Piana vendía supuestas manufacturas sobrefacturadas de oro y plata a su socia Handy & Harman y recibía a cambio reintegros a las exportaciones y exenciones impositivas.
Piana reconoció haber ganado “cinco millones de dólares” mediante ese ilícito, en el que no dudó en involucrar a Campbell y Avogadro. “Me consta que evidentemente estaban al tanto de que esto era una maniobra delictiva por cuanto su función era sostener con sus vinculaciones en Economía que los reintegros siguieran estando vigentes el mayor tiempo posible”, señaló y añadió que “hay un grupo de la Policía aduanera que cobró 1,5 millón de dólares y que fue el que avaló que todo saliera”.
Así como de Menem dio por “entendido que debería saber”, el ex titular de Casa Piana manifestó lo mismo en cuanto al ahora gobernador de La Rioja y ex secretario de Minería de la Nación, Angel Maza. “Tengo la sensación de que sabía del tema ya que colaboró en el desarrollo de Refinerías Riojanas, una de las empresas que estaban al tanto de todas las actividades mineras”.
En cambio, Piana no fue preciso acerca de una eventual participación de Domingo Cavallo en el ilícito porque “los americanos en ningún momento me hablaron de que le estaban pagando coimas”. De todos modos, recordó que también “decían que había reuniones con Cavallo y el ex subministro Carlos Sánchez” para “negociar normas favorables para el tema del oro”.
Al ex ministro de Economía, Piana también lo mencionó a propósito de otro asunto: fue al recordar que el ex diputado menemista César Arias “me vino a ver a mi casa en los Estados Unidos” para saber si Cavallo habría cobrado supuestas coimas y “me dijo que ellos se podían ocupar de mis causas en Argentina porque ellos manejaban a la Justicia”.

Compartir: 

Twitter
 

Enrique Piana estuvo unos meses preso en Estados Unidos y más de cuatro años bajo libertad vigilada.
“Decían que había reuniones con Cavallo para negociar normas favorables para el tema del oro.”
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.