EL PAíS › CóMO IMPACTA EN LA INTERNA RADICAL EL RESULTADO DE LA ELECCIóN EN CORRIENTES

Un apoyo que ya no es garantía segura de triunfo

 Por Sebastian Abrevaya

La batalla electoral entre el gobernador correntino Arturo Colombi y su primo Ricardo marcó el primer traspié del sector radical comandado por Julio Cobos a manos de la autodenominada “resistencia” de la UCR que preside el jujeño Gerardo Morales. “Esta elección viene a refutar esta teoría de que si Cobos está al lado tuyo ganás caminando”, se envalentonaban en el entorno de Morales cuando todavía no estaba confirmado el resultado del ballottage. Lo cierto es que si bien el vice no visitó ni participó personalmente de la campaña, prestó su imagen para los afiches y los spots televisivos junto al derrotado gobernador.

Una de las principales argucias de los cobistas para alcanzar la conducción nacional del radicalismo –que se renovará en diciembre próximo– era la eventual dependencia de la figura del vice por parte de los dirigentes locales que quisieran ganar una elección. “Si Morales quiere ser gobernador de Jujuy en 2011 va a tener que recorrer la provincia de la mano de Cobos”, repetía un cobista a este diario hace unas semanas. Con el resultado de ayer, esa afirmación quedó cuanto menos relativizada por el amplio triunfo de Ricardo Colombi, encolumnado en la orgánica radical.

Arturo y Ricardo estuvieron dentro de la UCR hasta poco antes de la reforma de la Constitución local en 2007. En ese momento Arturo modificó el artículo que impedía la reelección y rompió el pacto de alternancia en el poder que tenía con Ricardo, su antecesor. Hasta aquel entonces el gobernador y Ricardo –como diputado nacional– pertenecían al grupo de radicales K que representaba Julio Cobos. Por la pelea entre los primos el primero en bajarse de la alianza con el kirchnerismo fue Ricardo y después del conflicto del campo Arturo hizo lo propio, sumándose al cobismo.

“Si Julio se mete, se mete a recorrer las calles como hizo acá en Mendoza”, le contó a Página/12 el titular de Consenso Federal local Juan Carlos Jaliff, uno de los mendocinos más cercanos al vice. Si bien le reconoció la victoria simbólica a Morales, remarcó que Cobos no le puso el cuerpo a la elección.

Esta derrota se produce en el marco de la reunificación partidaria que viene mucho más conflictiva y lenta de lo planificado originalmente. Además de la puja por la conducción del partido, que tiene como único horizonte de solución pacífica la candidatura del mendocino Ernesto Sanz, la semana pasada se reunió el bloque de diputados del ConFe, que resolvió no reintegrarse a la bancada radical. Encabezados por Daniel Katz, los legisladores cobistas tienen la idea de funcionar como interbloque junto a la UCR, sobre todo si no se mantiene al cordobés Oscar Aguad como jefe del bloque. La dura interna entre Aguad y el bonaerense Ricardo Alfonsín tiene por ahora un final abierto, al menos hasta diciembre, cuando se haga la renovación partidaria.

El lanzamiento a finales de esta semana de la línea interna “Renovación Federal” conducida por Morales profundizará las rispideces existentes entre cobistas y orgánicos. En Rosario, la estructura radical reunirá a varios dirigentes nacionales como Sanz, Alfonsín, Mario Negri, Angel Rozas, Roberto Iglesias y Carlos Mas Vélez, entre otros, con el objetivo de acumular fuerzas de cara a diciembre. En ese contexto, la cercanía de estos dirigentes con Elisa Carrió es otro punto más del conflictivo mapa de la UCR.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.