EL PAíS

Con intereses bien claros

El cacerolazo contra CFK en Nueva York tampoco fue una protesta espontánea: tal como informaron varios medios esta semana, la convocatoria se realizó vía Facebook a través de un grupo creado ad hoc diez días antes por parte de Sabrina Lanosa, quien no tuvo problema de atribuirse la iniciativa ante la consulta del diario La Nación. Lo curioso de esa nota son los otros dos testimonios que cita: se trata de dos “becarios”, Tomás Pérez Alati y Felicitas Fuentes Benítez. No es la primera vez que esos dos apellidos aparecen juntos. Los padres de ambos comparten negocio: son socios del estudio de abogados Pagbam. Las siglas son por “Pérez Alati, Grondona, Benites, Arten y Martínez de Hoz”; el Grondona al que hacen referencia es Mariano, el Martínez de Hoz, José Alfredo hijo. El estudio tuvo una triste notoriedad en dos ocasiones: cuando asumió la defensa de empresas extranjeras que demandaron a la Argentina ante el Ciadi y cuando Benites y Pérez Alati, los padres de los caceroleros, fueron investigados por la Inspección General de Justicia por haber actuado como testaferros argentinos, a través de la firma Aero2000, de LAN, para que la empresa chilena cumpliera las leyes locales respecto de conformación de capital.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Con intereses bien claros
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.