EL PAíS › DEBATE POR EL TEDEUM

“Está en todo su derecho”

 Por Diego Schurman

El vocero del Arzobispado de Buenos Aires, Guillermo Marcó, reafirmó ayer el derecho del Gobierno a realizar el Tedéum del 25 de Mayo en Santiago del Estero, aunque se preocupó en remarcar que en la historia argentina sólo en casos excepcionales ese oficio religioso se realizó fuera de la Catedral metropolitana. “El cardenal Bergoglio no tiene que tener la exclusividad. Y Néstor Kirchner, si quiere, puede realizar el Tedéum en otro lugar, aunque rompe con una tradición de siglos”, señaló el religioso a Página/12.
El Presidente expuso una prédica federal para defender el cambio de destino del acto, que además de la misa incluye un maratón de recitales.
En la Iglesia quedó latente otra idea: que el mandatario no quería exponerse a eventuales críticas de Jorge Bergoglio.
Las diferencias entre el arzobispo de Buenos Aires y Kirchner son públicas y notorias. Una de ellas se suscitó por la suerte de Antonio Baseotto. Bergoglio defendió la potestad del Vaticano para decidir sobre el futuro del vicario castrense, asegurando que el Papa es el único que lo designa, y, en consecuencia, que le baja el pulgar. Antes, el Gobierno había decidido unilateralmente separarlo del cargo.
A pesar de los cortocircuitos, Bergoglio tuvo canales de comunicación con el Gobierno a través del canciller Rafael Bielsa y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri. Pero eso por ahora no se tradujo en un acercamiento ni tampoco en una certeza de diálogo futuro con el Presidente.
Kirchner tiene argumentos formales para defender que el traslado del Tedéum a la basílica Nuestra Señora del Carmen de Santiago del Estero, donde el encargado de oficiar la misa será el obispo Juan Carlos Maccarone, no es un desaire a Bergoglio. Básicamente porque no se trata de una ceremonia a la que concurre el Gobierno como invitado, sino que es éste el que pide explícitamente la catedral para realizarla.
Se trata, de todos modos, de un escenario del que prácticamente no ha salido indemne ningún mandatario. Históricamente, el Tedéum es una tribuna donde el arzobispo de Buenos Aires suele hacer explícitas las críticas de la Iglesia a las políticas del gobierno de turno.
Con bajo perfil, en sectores religiosos no dejan de evaluar este episodio como un nuevo capítulo de la difícil relación entre la Iglesia y Kirchner, que alcanzó su último pico tras la decisión del Presidente de no participar de las exequias de Juan Pablo II.
“Yo, insisto, no tengo por qué interpretar a Kirchner por su decisión de realizar el Tedéum en Santiago del Estero. Está en todo su derecho”, señaló Marcó a este diario.
–¿Pero la Iglesia hace alguna observación al respecto?
–No. Lo que le puedo decir es que en circunstancias normales y durante gobiernos democráticos esto nunca había pasado antes.
–¿A qué se refiere?
–A que se rompe con una tradición de siglos. Que esto sólo pasó antes, en el ’55, por la tensión que había en el gobierno de Perón, y si no me equivoco en 1820, cuando cayó una de las juntas.
Más cercano en el tiempo, hubo una suerte de Tedéum paralelo en 2003, cuando el presidente saliente Eduardo Duhalde fue a Luján, en un oficio realizado por el arzobispo Rubén Di Monte, mientras que Kirchner se dirigió a la Catedral metropolitana.
En el Gobierno prefieren por ahora no dar más lugar al asunto. Y como fue el propio Kirchner quien justificó públicamente el cambio de sede del Tedéum, ningún otro funcionario retomará el tema. A no ser que algunos grupos católicos insistan, como se especuló en las últimas horas, en realizar algún tipo de acto religioso en la Catedral metropolitana, en una suerte de repudio a la decisión presidencial.
Si ello fuera a suceder, no será con la bendición de Bergoglio, quien ya señaló en la intimidad que el 25 de Mayo no tiene programado oficiar ninguna misa.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.