ESPECTáCULOS › CINE FRANCES INEDITO EN LA SALA LEOPOLDO LUGONES

Para paladares exquisitos

El ciclo que comienza hoy propone la exhibición de cuatro películas representativas de la nueva cinematografía francesa, que experimentó una interesante renovación artística en las últimas temporadas.

Con la devaluación del peso y la crisis económica, los distribución de cine europeo en el mercado local puede llegar a reducirse. Como una forma de anticiparse a los hechos y llenar ese vacío, el Teatro San Martín y la Fundación Cinemateca Argentina, con el auspicio y la colaboración del Servicio de Acción Cultural de la Embajada de Francia, han organizado un ciclo denominado “Cine francés inédito X 4”, que se llevará a cabo desde hoy hasta el próximo jueves, en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avenida Corrientes 1530). La muestra estará integrada por cuatro títulos representativos de lo mejor del nuevo cine francés, que todavía no tienen asegurada su distribución comercial en la Argentina. Abre el fuego Mi pequeña empresa (1999), de Pierre Jolivet, con François Berleand, Vincent Lindon y Roschdy Zem. Iván trabaja duro para mantener su carpintería. Perfeccionista, le dedica más de 18 horas por día. Al punto que su mujer lo abandona por el profesor de educación física del colegio vecino. Cuando un incendio destruye su negocio, Iván descubre que el agente de seguros del barrio es un estafador, y debe violar la ley para salvar su pequeña empresa. “Un buen film social, cruzado por un thriller a la americana”, escribió Vincent Ostria en Les Inrockuptibles.
Mañana va Sálvame (2000), de Christian Vincent, Rona Hartner, Jean-Roger Milo y Roschdy Zem. Medí es taxista clandestino en Roubaix. Sus amigos y su familia conforman una sólida tribu que será transformada por la llegada de un personaje misterioso. Sobre un guión escrito por desocupados de la misma zona donde se rodó el film, Sauve moi es “una crónica social ejemplar, que asume orgullosamente su rango, sin caer jamás en la complacencia miserabilista o la tentación Kleenex” (Bertrand Loutte en Les Inrockuptibles).
Pasado mañana se proyecta Samia (2000), de Philippe Faucon, con Linda Benahouda y Mohamed Chaouch. En las afueras de Marsella. Samia tiene 15 años y es la sexta hija de una familia de origen argelino, que la asfixia bajo el peso de tradiciones morales en las que ella ya no cree. “Un film luminoso, emocionante, ejemplar”, según Jean-Marc Lalanne en Libération. “Philippe Faucon se revela como un gran cineasta” (Jacques Mandelbaum en Le Monde). “Samia es uno de esos pequeños grandes films” (Frédéric Bonnaud en Les Inrockuptibles). Selección oficial de la Mostra de Venecia y el Festival de Toronto 2000.
La muestra culmina el jueves con Stand-by (2000), de Roch Stéphanik, con Dominique Blanc y Roschdy Zem. Decidida a emigrar, una joven pareja está por embarcarse en el aeropuerto cuando él le anuncia a ella que ya no la ama, que la deja y se va solo. Ella se queda a vivir en el aeropuerto. “Desolado e inhumano por momentos, lleno de vida en otros, con sus actividades estrictas y codificadas, el aeropuerto funciona no sólo como una metáfora más confiable del mundo exterior, sino como una compañía más fiel y estable que un marido” (Quintín en el catálogo del Buenos Aires III Festival Internacional de Cine Independiente). Todos los films se exhibirán a las 14.30, 17, 19.30 y 22, en copias nuevas en 35mm.

Compartir: 

Twitter
 

“Sálvame” se verá mañana. Es “una crónica social ejemplar”, según Les Inrockuptibles.
 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.