ESPECTáCULOS › ENCUENTRO CON EL CINE DE LA INDIA EN LA SALA LEOPOLDO LUGONES

Esplendor de “Bollywood”, la otra meca

Intentar esbozar un panorama del cine indio es casi imposible sin una generalización muy sumaria y seguramente insuficiente. Pero, como solía recordar a los periodistas occidentales Satyajit Ray –el más importante cineasta indio–, “detrás de las costumbres, las ideas y los trajes exóticos, está el hombre y su existencia, la vida y la muerte, que son de todos”.
Para acercarse a esta terra incognita, y simultáneamente a una muestra de inspiración similar que se está llevando a cabo en estos días en el Centro Pompidou, de París, con gran repercusión del público y la prensa, el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina han organizado una muestra denominada Encuentro con el cine de la India: el esplendor de “Bollywood”, que se llevará a cabo a partir de hoy y hasta el martes 6 de abril, en la Sala Leopoldo Lugones (ver detalle aparte).
La muestra, que cuenta con la colaboración de la embajada de la República de la India, estará integrada por siete films inéditos en Argentina (en copias en 35mm), que permiten una introducción a la cinematografía más prolífica del mundo, con producciones que van desde el realismo social al melodrama romántico-musical, el género característico de “Bollywood”, como se suele llamar a Bombay, la capital del cine indio. Sin embargo, una provisoria guía para internarse en la complicada estructura de la producción india debe tener en cuenta que –aparte de algunos géneros tradicionales inspirados en las leyendas clásicas– ya no hay un único cine, sino muchos.
Es decir que hay cinematografías regionales, con características muy distintas y cada una hablada en un idioma propio. Por eso sucede que hay un cine hindú (el más poderoso y comercial), uno tamil (éste con centro en Madras), otro maharathi, otro malayalam, otro kanada, otro telegu, etcétera.
El cine de la India es, entonces, el cine de la diversidad: con muchas voces, muchos lenguajes y muchas ideologías. Un país con 700 millones de habitantes, con 22 estados y 9 territorios de la Unión, con 16 lenguas oficiales y 1652 dialectos, que produce sus propias películas desde 1913 (Raja Harischandra, de Dadasaheb Phalke) difícilmente pueda aspirar a un cine único. La barrera idiomática no se resuelve casi nunca con el doblaje. Cuando un film de un estado obtiene un gran éxito, suele refilmarse en otro centro regional, generalmente en lengua hindi, correspondiente a los estados de mayor peso económico y que a su vez poseen la industria cinematográfica más poderosa, con un sistema de estrellas equivalente al que tuvo Hollywood en su período dorado.
Este es seguramente el motivo por el cual la industria del cine indio es la más caudalosa de todo el mundo: en la última década, se han producido en la India más de 750 películas por año, una cifra que supera ampliamente a la de cualquier otra cinematografía, incluida la norteamericana. Aproximadamente 12 millones de espectadores asisten diariamente al cine en la India, distribuidos en más de 11.750 salas, permanentes y móviles. Comparativamente, es escaso el número de films extranjeros en exhibición: apenas unos 160.
Amores contrariados, trágicos desgarramientos familiares, relaciones clandestinas entre miembros de diferentes castas, abandonos, reencuentros, traiciones, forman parte de la materia prima del cine más popular de la India. Esta muestra se concentra en estos films-río, cuentos de hadas para adultos, de una estética muchas veces kitsch, donde el drama y la comedia se alimentan por igual de música, canciones y danzas, que dejan de ser un adorno para convertirse en su elemento constitutivo.

Compartir: 

Twitter
 

 
ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.