EL PAíS › ORDENAN DETENER A UN COMISARIO POR SU PATRIMONIO

El final de la buena fortuna

 Por Horacio Cecchi

En medio de la tormenta política desatada sobre la seguridad bonaerense, el dato no alcanzó para hacer sonreír al gobernador Felipe Solá. Ayer, la Cámara de Apelaciones platense rechazó el fallo del juez César Melazo y ordenó la inmediata detención del ex jefe de la Departamental Necochea, Basilio Barchuk. Barchuk, además, fue incluido en la lista de retiros obligatorios. Es la primera orden de detención de un comisario acusado de enriquecimiento ilícito en una causa impulsada cuando Juan Pablo Cafiero ocupaba el cargo de ministro de Seguridad, y que se amplió sobre alrededor de 130 comisarios, de los cuales unos 15 fueron llevados ante la Justicia. En noviembre, el fiscal Víctor Violini había solicitado la detención de Barchuk, pero el juez Melazo la rechazó. Detrás del rechazo se dibujaba un conflicto entre Solá y el magistrado, luego de que Melazo ordenara la nulidad de un operativo contra un desarmadero.
El 7 de noviembre pasado, el fiscal platense Violini pidió las detenciones de los comisarios Basilio Alberto Barchuk y del comisario Antonio Miguel Mercado. A ambos los acusaba formalmente de no haber podido justificar su patrimonio. Para el caso, Barchuk quedó acusado de presunto ocultamiento malicioso y enriquecimiento ilícito en concurso real, lo que en términos vulgares puede traducirse como que no sólo no pudo explicar su patrimonio sino que, para colmo, omitió declarar una propiedad que estaba a nombre de su esposa. Violini consideró probadas las acusaciones por un cuerpo de peritos contables de la Policía Judicial de la Procuración bonaerense y ratificadas por la Asesoría Pericial de la Corte.
El fiscal requirió la detención al juez de Garantías César Melazo, pero dos días después el juez decidió apartarse de la causa por “violencia moral”. Una semana más tarde, la Cámara Penal rechazó la excusación del juez y le ordenó que debía decidir sobre la cuestión. Entonces Melazo decidió: rechazó los pedidos de detención por falta de pruebas.
En realidad, la excusación y los posteriores rechazos respondieron a un conflicto anterior desatado entre el gobernador y el juez, en plena cresta de los operativos contra los desarmaderos. Melazo dispuso la nulidad de uno de esos operativos y Solá lo acusó públicamente y pidió un jury contra el juez. Melazo respondió denunciando al gobernador por avasallamiento de poderes. En octubre, Solá contraatacó y lamentó públicamente que la causa hubiese recaído nada menos que en el juzgado de Melazo.
Después del pedido de Violini llegó la excusación de Melazo y la decisión de la Cámara que rechazó el apartamiento. Melazo entonces se opuso a las detenciones. Ahora, la Sala II de la misma Cámara revocó la resolución del juez y ordenó la inmediata detención de Barchuk.
Ayer, Felipe Solá no dejó pasar el dato y recordó que se había ordenado la detención de Barchuk “que antes había sido rechazada por un juez”. La de Barchuk es la primera detención en la causa por enriquecimiento ilícito. Curiosamente, sobre Alberto Sobrado, ex jefe de jefes y superior de Barchuk tanto en jerarquía como en sospechas de desvío de divisas, no pesa ninguna orden de captura ni de nada.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.