LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACIóN

Un oficio peligroso

Washington Uranga recoge un informe elaborado por la Comisión de Investigación de Atentados a Periodistas (CIAP) asociada con la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) y la Organización Internacional de Periodistas (OIP), que denuncia asesinatos y desapariciones de periodistas en América latina durante el año 2012.

 Por Washington Uranga

Durante el pasado año 2012 un total de 45 periodistas fueron asesinados en América latina y el Caribe, según se desprende de un informe elaborado por la Comisión de Investigación de Atentados a Periodistas (CIAP), organismo de índole regional fundado en 1991 en forma conjunta por la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap) y la Organización Internacional de Periodistas (OIP).

De acuerdo al informe del organismo internacional, los asesinatos de los trabajadores de prensa ocurrieron en ocho países de América latina y el Caribe en situaciones de trabajo profesional y sin que exista actualmente en la región ninguna situación de guerra o conflicto bélico reconocido y que podría ser motivo principal de estas muertes. Entre las víctimas se cuentan cuatro mujeres, estudiantes de periodismo y trabajadoras de prensa. Entre el 2007 y el 2012 el estudio registra un total de 209 asesinatos de periodistas, entre quienes se cuentan 15 mujeres. La cantidad de muertos en el 2012 es la más alta que se registra en el período estudiado por encima del 2010 (40) y del 2011 (39).

El país con mayor cantidad de víctimas es México (17), seguido de Brasil (10) y Honduras (9). En Bolivia se registraron cuatro muertes, en Colombia dos y una en Argentina, Ecuador y Haití. En el caso argentino el informe de la CIAP-Felap denuncia que “Alexis Céparo, de 22 años, comunicador y conductor de radio en Cerrito, localidad de Paraná Campaña, provincia de Entre Ríos, murió el 25 de enero (de 2012) a consecuencia de tres balazos recibidos cuatro días antes”. Y agrega que “el autor fue identificado como Adrián Molaro, un amigo de la víctima”.

Las muertes en México se adjudican a los enfrentamientos internos, en particular por la presencia de grupos mafiosos vinculado al narcotráfico y a la represión desatada por el anterior presidente mexicano Felipe Calderón. En el mismo país se informó también de seis desapariciones forzadas. “Adela Jazmín Alcaraz López, periodista mexicana, desapareció el 26 de octubre en Río Verde, estado San Luis Potosí” y luego “dos hijos de la presentadora de noticias de TV cable canal 12 fueron devueltos a su abuela materna”, dice el informe de CIAP-Felap. Entre los desaparecidos se cuentan también Mario Alberto Segura Segura, director del semanario El Sol del Sur, estado Tamaulipas; Oscar Díaz Peniche (72 años), que fue visto por última vez en Cancún el 16 de julio; Zane Alejandro Plemmons Rosales (30 años), periodista independiente mexicano-norteamericano que desapareció el 21 de mayo mientras cubría la información acerca de un enfrentamiento armado en Nuevo Laredo (Tamaulipas); Federico García Contreras (57 años), reportero gráfico desapareció el 16 de mayo en Tanquian de Escobedo (San Luis Potosí) y Miguel Morales Estrada (35 años), reportero y fotógrafo del Diario de Poza Rica, desapareció en Veracruz el 19 de julio de 2012.

Según la misma fuente, desde 2003 hasta el momento han ocurrido 23 desapariciones forzadas de periodistas en México. Cuatro de ellos fueron hallados muertos y 19 continúan en condición de desaparecidos. Según la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (Fapermex), durante los seis años del gobierno de Felipe Calderón en México fueron asesinados 87 periodistas y otros 17 desaparecieron.

En Brasil los asesinatos ocurren en las zonas fronterizas, donde también hay narcotráfico y contrabando de armas. De acuerdo al informe de la Felap, “la frontera entre Brasil y Paraguay se ha convertido en zona de riesgo para la cobertura periodística, por tratarse de un área sin ley, de gran corrupción política y de relevante tránsito del contrabando y drogas”. Agrega el mismo documento que “además de asesinatos y atentados, son frecuentes las amenazas de muerte, como las sufridas por el corresponsal paraguayo Cándido Figueredo, asignado en Pedro Juan Caballero, ciudad de Paraguay que comparte la frontera con su gemela Ponta Porâ, del Mato Grosso del Sur, separadas solo por una avenida”.

En el caso de Honduras, en la última década fueron asesinados 32 periodistas, 27 de ellos después del golpe de Estado ocurrido el 28 de junio de 2009 contra el presidente Manuel Zelaya. El pasado 29 de junio el Parlamento Centroamericano solicitó al gobierno hondureño encabezado por Porfirio Lobo que investigue hasta esclarecer los asesinatos de periodistas y Ramón Custodio, Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh) del país centroamericano, envió un informe al Congreso de su país en el que denuncia amenazas de muerte, persecución, atentados y agresiones policiales en los últimos tres años.

Compartir: 

Twitter
 

 
LA VENTANA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.