SOCIEDAD › UN JOVEN FUE ASESINADO PESE A QUE SE PAGó RESCATE

Final de un secuestro con tres balazos

Diego Migueles, un joven de 21 años repartidor de una parrilla, que había sido secuestrado en la noche del domingo en la localidad bonaerense de Santos Lugares, fue hallado ayer asesinado de tres balazos, a pesar de que sus familiares pagaron un rescate.

Migueles había sido raptado cuando conducía un Chevrolet Meriva, automóvil con el que realizaba los repartos de la parrilla Víctor, propiedad de su tío, mientras hablaba a través de un Nextel con su novia. En ese momento, su novia escucho cómo los secuestradores interceptaban de repente a su novio. Inmediatamente llamó al 911. “La moto estaba rota y se subió a mi auto. No sé dónde lo levantan ni nada”, contó José, el dueño de la parrilla.

El cuerpo fue hallado a las 9.30 debajo de un arbusto en un basural, ubicado frente al Colegio Militar de la Nación, a unos 100 metros de la estación ferroviaria de El Palomar, partido bonaerense de Morón. Unos empleados de la estación de trenes lo habían visto en posición fetal alrededor de las 6.30. Ellos pensaron que se trataba de una persona que dormía alcoholizada. Tres horas más tarde, cuando volvieron a ver el cuerpo inmóvil, llamaron a la policía. “La familia está muy mal, no podemos hablar, no tengo idea de nada”, dijo el tío.

Según fuentes de la causa, a cargo del fiscal federal de San Martín, Jorge Sica, el joven repartidor, fue fusilado de espaldas. Recibió un balazo en la cabeza, detrás de la oreja. Otro en la cintura. Y otro en el glúteo izquierdo. Los investigadores creen que pudo haber sido asesinado mientras intentaba escaparse.

Luego del secuestro, los captores se comunicaron a través del Nextel del joven con un cuñado del Migueles para pedir un rescate de 30 mil pesos para liberarlo. Alrededor de la 0.30 de ayer ya se había pagado 6000 pesos cerca de la cancha de Estudiantes de Buenos Aires, en la localidad bonaerense de Caseros. Poco después del pago, la policía halló mediante un sistema de rastreo satelital el Meriva, abandonado en la localidad de Villa Bosch.

Tras el pago, pasaron las horas y no apareció el joven. Entonces, los investigadores pensaron que los secuestrados no se habían conformado con el monto. Finalmente, en la mañana de ayer el cuerpo del joven apareció muerto en El Palomar.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.