SOCIEDAD › UN TERCIO DE HOMBRES DE 20 A 29 NO SE CUIDO LA PRIMERA VEZ

Cuando el debut no tiene método

Una investigación sobre los comportamientos sexuales de los varones jóvenes mostró que uno de cada tres no usó ningún método de prevención en el debut sexual. La edad promedio de la primera vez es 15,6 años y sube con el nivel educativo.

 Por Mariana Carbajal

Uno de cada tres hombres de 20 a 29 años del área metropolitana tuvo su primera relación sexual sin usar ningún método de prevención del sida ni de embarazo. La probabilidad de cuidado disminuye con el nivel educativo. También la fecundidad varía con la educación, es más temprana y también más alta entre los menos educados: 32 de cada 100 jóvenes que no completaron el ciclo secundario ya tienen al menos un hijo, pero son padres sólo 5 de cada 100 de los que tienen educación superior. Los datos fueron revelados ayer al presentarse los resultados de una investigación sobre los comportamientos sexuales de los adultos varones jóvenes realizada por el Centro de Estudios en Población (CENEP) con financiamiento de la OMS. El estudio encontró que la edad promedio del debut sexual masculino es de 15,6 años. Un porcentaje significativo –la cuarta parte– se inició con una prostituta o desconocida, y una importante minoría fue presionada para tener su primer encuentro sexual.
La investigación apuntó a analizar el rol del varón en la salud reproductiva para poder identificar estrategias que puedan incrementar el compromiso masculino en la adopción de métodos anticonceptivos y en la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS) e infección del VIH, explicaron las autoras, Rosa Geldstein y Marta Schufer, ambas sociólogas e investigadoras del Conicet.
La muestra estudiada abarca a 840 varones de entre 20 y 29 años, seleccionados al azar en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Entre fines de 1999 y comienzos de 2000, los jóvenes respondieron, en sus domicilios, una encuesta de 89 preguntas. “El análisis de las respuestas apuntó a identificar grupos de riesgo así como los factores que se mostraron cruciales para comprender las diferencias entre los jóvenes que tienen conductas de riesgo y los que adoptan prácticas de cuidado”, comentaron Geldstein y Schufer, durante la presentación de los resultados. A continuación se enumeran los más relevantes:
- Al cumplir los 16 años la mitad de los jóvenes ya habían debutado. Las edades de iniciación más frecuentes son 15 y 16 años. Descienden a medida que es menor el nivel educativo. Cuando ocurre antes de los 15 años, es más probable que la iniciativa haya sido de la pareja sexual y el joven se haya sentido presionado.
- Un 17 por ciento dijo que actuó bajo presión, mayormente por sus pares, para tener relaciones con una trabajadora sexual, o por la pareja sexual cuando ésta era una amiga o conocida.
- Dos de cada tres jóvenes tuvieron su primera relación protegida. La enorme mayoría usó preservativo. “Si bien son cifras muy altas, no hay que perder de vista el hecho de que un tercio no utilizó ningún método de prevención de ETS, sida o embarazos, lo que constituye un importante grupo de riesgo”, advirtió Schufer.
- La probabilidad de cuidado está directamente relacionada con el nivel educativo: la frecuencia de jóvenes con alta educación (terciaria/universitaria incompleta/completa) que tuvieron una iniciación protegida es un 40 por ciento mayor que la encontrada entre los muchachos con baja educación.
- El tipo de pareja sexual es otro factor relacionado con el uso de métodos de prevención en el debut: se cuidan más los que se inician con una prostituta que aquellos que lo hacen con una amiga o pareja estable.
- Es notable como la cantidad de adolescentes que no se cuidaron al debutar disminuyó en la última década, en clara relación con la difusión masiva de información vinculada al contagio del sida. Mientras que entre los que debutaron entre 1980-1985 hubo más de un 70 por ciento que no usó ningún tipo de protección, ese porcentaje se redujo a un 40 por ciento entre los que se iniciaron entre 1986-1991 y a casi un 15 por ciento entre los que lo hicieron por primera vez entre 1992-1999.
- Es significativo que las dos terceras partes de quienes no se habían cuidado en su primera relación sexual sí lo hicieron en la más reciente al momento de la encuesta.
- También la fecundidad de los varones varía con la educación, es más temprana y también más alta entre los menos educados: 32 de cada 100 jóvenes que no completaron el ciclo secundario ya tienen al menos un hijo, pero son padres sólo 5 de cada 100 de los que tienen educación superior.
Los resultados fueron dados a conocer ayer durante un seminario auspiciado por el Ministerio de Salud y la OPS al que concurrieron funcionarios de la mayoría de las provincias y la Capital Federal del área de la mujer y adolescencia y profesionales de la salud involucrados en la temática. “Es la primera vez que desde el ministerio se propicia una actividad que tiene que ver con la salud reproductiva para utilizar una investigación en el diseño de políticas públicas”, destacó Diana Galimberti, presidenta de la Asociación Argentina de la Salud Sexual y Reproductiva y médica ginecóloga del hospital porteño Teodoro Alvarez. En el mismo sentido opinó Enrique Ezcurra, coordinador para la Región de las Américas del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS, con sede en Ginebra, participante del seminario.

Compartir: 

Twitter
 

Los jóvenes que más se cuidan son quienes tienen mayor nivel educativo, según el estudio.
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.