EL PAíS › MARCHAS, ACTOS Y CORTES DE RUTA CONVOCADOS POR LA CTA Y LA CCC

Jornada de rebelión contra la colonización

Miles de personas se movilizaron ayer en la Capital Federal y el interior en una jornada continental contra los 510 años de la colonización. Con fuertes críticas al Gobierno, al ALCA y a los organismos financieros internacionales, hubo cortes de ruta, marchas y actos. En Buenos Aires las columnas confluyeron en un acto conjunto en la Plaza de Mayo.

 Por Luis Bruschtein

Aborígenes, piqueteros, docentes, estatales, aeronáuticos y hasta un policía de la bonaerense, convocados por la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) marcharon ayer por la ciudad hasta la Plaza de Mayo, donde efectuaron un acto “contra la represión, el hambre, la entrega y la trampa electoral” como parte de una jornada internacional de los pueblos aborígenes del continente que coordinaron una protesta por los 510 años de la colonización, un día antes de la celebración oficial del Día de la Raza.
Además de los que se realizaron en la Capital Federal, hubo actos en otras ciudades del interior. En el que se realizó en Neuquén participó el secretario general de la CTA, Víctor De Gennaro, y en el de Jujuy estuvo el titular de los trabajadores de la CCC, Carlos “Perro” Santillán (ver aparte).
La marcha en Buenos Aires tuvo varios puntos de concentración. Los desocupados y trabajadores de la Zona Sur cortaron primero los puentes Pueyrredón y Alsina durante varias horas. Cuando intentaron ingresar a la Capital fueron interceptados por efectivos policiales que exigieron revisar a los manifestantes por la posible portación de armas. La multitudinaria columna debió marchar así a paso de hormiga mientras los efectivos policiales inspeccionaban bolsos y mochilas y obtenían un reducido botín de palos y algunas piedras. Alrededor de las 15.30, los manifestantes marchaban por la avenida 9 de Julio, donde debían encontrarse con la columna que se había concentrado en Plaza del Congreso.
Desde la mañana, la columna principal de piqueteros se había concentrado en Liniers, donde comenzó a caminar hacia el centro de la ciudad. Los dirigentes Luis D’Elía, de la Federación Tierra y Vivienda de la CTA, y Juan Carlos Alderete, de los desocupados de la CCC, marcharon a la cabeza de la columna, acompañados por el cabo de la policía bonaerense Ricardo Santillán, quien vestía el uniforme de la fuerza. Como no es muy común que un policía de uniforme encabece una marcha de protesta, su presencia atrajo a los periodistas. “Estoy con los piqueteros porque vengo de las bases –aclaró– y por esa razón tengo que estar con la gente y no del otro lado, matando jóvenes como otros policías disfrazados.”
Santillán, que intenta formar un sindicato de suboficiales de la policía, revista en una comisaría de La Matanza. Más tarde, en el discurso que efectuó al cerrar el acto, D’Elía aclaró la participación de Santillán en la marcha. “Me vino a ver para participar y me explicó que quiere formar un sindicato de suboficiales –dijo– para agrupar a los buenos policías y no a los que reprimen o están en la droga, y me señaló que el único sindicato de este tipo que existe, que está en un estado de Brasil, en su declaración de principio incluye la prohibición a sus miembros de reprimir manifestaciones populares.”
A las dos de la tarde comenzó el paro convocado por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y varios grupos cortaron algunas calles de la ciudad en reclamo por la devolución del 13 por ciento y luego marcharon para concentrarse en Congreso. Trabajadores y piqueteros de Zona Norte, de Santa Fe y La Plata, también se concentraron allí, adonde habían llegado varios ómnibus con aborígenes wichis que se sumaron a la protesta y alrededor de las 16.00 marcharon hacia Plaza de Mayo. En la intersección de Avenida de Mayo y 9 de Julio confluyeron con la columna de Zona Sur formando un nutrido contingente de varios cuadras y de composición muy humilde. En la cabeza, además de D’Elía y Alderete, estaban los gremialistas Pablo Michelli, Edgardo De Petri, Víctor Mendívil, Marta Maffei y Favio Basteiro, el economista Claudio Lozano, los diputados Eduardo Macaluse, Marcela Bordenave y Ariel Basteiro y el coordinador nacional de la CCC, Amancay Ardura, y otros dirigentes de esa agrupación.
El primero en hablar en el palco ubicado de espaldas a la Pirámide de Mayo fue el titular de la CTA-Capital, del gremio aeronáutico, quien señaló que el 12 de octubre comenzó la resistencia de los pueblos originarios hace 510 años y que esa resistencia contra el colonialismo se expresa en la actualidad “en la existencia de Cuba, como bastión de dignidad, en el grito de libertad de Emiliano Zapata, en las luchas por una paz justa en Colombia, y toma una nueva forma con el triunfo de Lula, un trabajador metalúrgico en las elecciones de Brasil y en nuestro país por los piqueteros, las luchas de los trabajadores como los aeronáuticos que frenaron la desaparición de Aerolíneas Argentinas y por más de 270 empresas que fueron tomadas por los trabajadores para que sigan produciendo”.
Mónica Acosta, de la comisión interna de la fábrica Renacer, de Ushuaia, de la CCC, enfatizó que los trabajadores sólo pueden recuperar una fábrica si tienen el control de la producción. Hugo Yasky, de la CTA bonaerense, se refirió a la importancia de que los trabajadores “construyamos una fuerza organizada con pensamiento propio para dar vuelta la situación” y destacó la unidad que llevan adelante la CTA y la CCC.
Ardura destacó también ese punto y reclamó el desprocesamiento de todos los presos políticos y sociales. “A los que se enloquecen por una candidatura les pedimos que reflexionen –afirmó–, que en vez de poner su energía en construir fuerza electoral, la pongan en construir la fuerza social y la herramienta política que necesita el pueblo.”
Por su parte, D’Elía y Alderete, que cerraron el acto, responsabilizaron al gobierno de Eduardo Duhalde por la pobreza y marginación, al tiempo que exhortaron a “profundizar la lucha piquetera para conseguir planes para la juventud y becas de estudio”. “El ministro Roberto Lavagna ha dicho que si en noviembre le paga al FMI, no habrá plata para los planes sociales, que lo piense bien antes de tomar una decisión”, advirtió.

Compartir: 

Twitter
 

“¿Qué ejemplo de colonización más claro puede haber que la deuda externa?”, coincidieron los oradores.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.