EL PAíS

Otro proyecto de ley de lemas para resolver la interna del peronismo

El senador chaqueño, Jorge Capitanich, presentó un proyecto para declarar la “emergencia política” y votar por lemas.

Desde el peronismo recurrentemente se impulsa la implementación de una ley de lemas como mecanismo mágico para resolver la brutal crisis interna que sacude al PJ. En este caso la iniciativa provino de parte del senador chaqueño Jorge Capitanich y tuvo el formato de un proyecto de ley. El ex jefe de Gabinete propone “la declaración de la emergencia política e institucional (...) por un plazo de 180 días con el objetivo de adoptar en forma excepcional y por única vez” una nueva metodología electoral: la ley de lemas. El proyecto se suma a los que con distintas variantes ya presentaron el diputado porteño, Gerardo Conte Grand, el senador santafesino Oscar Lamberto y hasta una fórmula extraña presentada por el gobernador salteño, Juan Carlos Romero, para que todos los candidatos participen de la elección general con sello propio.
Además de consagrar la emergencia política, que habilitaría la utilización de la ley de lemas para la elección a Presidente y Vice, el proyecto fija un mínimo de 3 mil afiliados para la inscripción de un lema. También se establecen topes para la consagración de la fórmula más votada en la primera vuelta como en la segunda.
Algunas de las características del proyecto de Capitanich son las siguientes:
- Los lemas son los partidos políticos y los sublemas deberán obligatoriamente usar el nombre del lema al que tributan sus votos.
- La representación del Lema la obtendrá el sublema cuya fórmula haya obtenido la mayor cantidad de sufragios computados individualmente.
- Participarán en una segunda vuelta las dos fórmulas de candidatos más votadas. Siempre y cuando hubieren superado el 15 por ciento de los votos. La segunda elección se concretará a los 30 días de la primera.
- No se realizará la segunda vuelta en caso de que, en la primera, el lema más votado obtenga el 40 por ciento de los votos y cuente con una diferencia del 10 por ciento con el segundo.
- En la segunda vuelta se impondrá la fórmula que obtenga la mitad más uno de los sufragios.
Más allá de los aspectos legales la movida de Capitanich demuestra lo difícil que le resulta al peronismo resolver su crisis política mediante la discusión programática y por comicios internos. Por las dudas, Eduardo Duhalde repitió ayer que “haya o no elecciones, me voy el 25 de mayo”. Incluso aseguró que le pedirá a la Asamblea Legislativa que le acepte la renuncia “indeclinable” a partir de esa fecha.
La primera intentona del peronismo para implementar la ley de lemas data del último verano. Luego de la renuncia de Fernando de la Rúa y cuando transcurría la tumultuosa semana de Adolfo Rodríguez Saá en la Rosada, se escucharon las primeras voces que recomendaban realizar una elección general en marzo, mediante lemas. Cuando se alzaban voces criticando la inconstitucionalidad del sistema, la Corte Suprema terminó haciendo una verónica y respondió que prefería que “un tema de naturaleza política se resuelva por la vía política, esto es en la Asamblea Legislativa”.
En su momento Duhalde rechazó enfáticamente la posibilidad de implementar la ley de lemas. Incluso no faltaron las voces que señalaron la inconstitucionalidad de ese sistema electoral. Por cierto que la aprobación de una medida de esas características necesita una mayoría calificada en el Congreso. Es decir el apoyo de la mitad más uno de los votos. Requisito que torna sumamente dificultoso si se tiene en cuenta el histórico rechazo que el radicalismo formuló a ese sistema electoral tan meneado durante los últimos meses. La principal virtud de la ley de lemas es resolver la interna peronista y evitar lo que aparece como una probable dispersión política. O que incluso luego de la interna el que retenga el logo del PJ no consiga el respaldo político necesario para conducir y aglutinar el espacio peronista. Cuando surgió el proyecto Conte Grand, el adolfismo lo recibió con cierto entusiasmo. Ahora la medida podría serle funcional a Carlos Menem. Lo cierto es que el único logro que obtendría elduhaldismo es resolver lo que no pudo, por falta de política y también por la Justicia.

Compartir: 

Twitter
 

El senador chaqueño Jorge Capitanich.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.