SOCIEDAD

Viaje con final trágico desde un departamento de Belgrano al Borda

Un hombre en brote psicótico fue llevado por la fuerza de su casa al Borda. Insultaba al Presidente y decía ser víctima del corralito. A horas de ingresar, otro interno lo estranguló.

 Por Horacio Cecchi

Juan José Vera, de 37 años, ingresó al Borda fuera de sí, insultando a gritos al presidente Eduardo Duhalde y muy alterado por el corralito. Eran casi las tres y media de la tarde del jueves pasado. Vera llegó en una ambulancia del SAME, acompañado por su madre y una orden judicial que ordenaba su internación psiquiátrica. Según las autoridades del Borda, debido a su estado de alteración, Vera fue atado de pies y manos en una cama mientras aguardaban que los sedantes lo silenciaran. A la medianoche, el cambio de turno de guardia lo descubrió en la misma posición pero muerto, aparentemente estrangulado por otro paciente que decidió anticiparse a los sedantes.
El jueves pasado, a la 0.23, el SAME recibió un pedido de auxilio psiquiátrico desde el teléfono de un cuarto piso del barrio de Belgrano, La Pampa al 2400, entre Cabildo y Ciudad de La Paz. Allí vivía Juan José Vera junto a su madre. Su padre está internado desde hace algún tiempo -según aseguraron los vecinos a Página/12–, por problemas psiquiátricos. El mismo Juan José tuvo antecedentes de internaciones, según relataron las mismas fuentes. Cuando el médico del SAME llegó al lugar, se encontró con un hombre muy alterado, que acusaba ser un ahorrista estafado, que gritaba ser una víctima del corralito, e insultaba, blasfemaba y amenazaba de muerte a la figura del Presidente, para la ocasión Eduardo Duhalde.
El médico diagnosticó un “episodio psiquiátrico” y dispuso su traslado hasta el Hospital Pirovano. Pero el trámite se demoró porque Vera se resistió como pudo a ser internado. Recién a las dos de la madrugada lograron trasladarlo hasta la guardia del Pirovano. Allí permaneció hasta aproximadamente las dos de la tarde, cuando se solicitó al juzgado civil 26, a cargo de Norma Abou Assalí de Rodríguez, su internación en el Borda. La jueza dio la orden y una ambulancia del Hospital Alvear recogió a Vera en el Pirovano y lo trasladó hasta el neuropsiquiátrico. Ingresó acompañado por su madre, quien llevaba la orden judicial de internación.
En el Borda funciona el Servicio de Observación y Evaluación, donde ingresan los pacientes que, como Vera, son internados por orden judicial. “Tiene capacidad para nueve camas”, señaló Mario Muñoz, delegado de ATE. “Ingresó con un cuadro de excitación psicomotriz –sostuvo Miguel Materazzi, director del Borda–. El diagnóstico presuntivo indicó esquizofrenia paranoide. Fue sedado y al no responder debió ser atado con vendajes a la cama”. Atado de pies y manos, Vera siguió gritando. Su silencio pasó desapercibido. Hasta que alrededor de las 20, los enfermeros que hacían la recorrida descubrieron el significado de su mutismo: estaba muerto.
Aparentemente, otro paciente, molesto por los gritos, lo asfixió con una tela. La hipótesis de los investigadores es coincidente con esa versión. “La dificultad que tenemos es que nadie vio lo que ocurrió –señaló a este diario una fuente policial–, y a los que vieron no los podemos tomar como testigos. Son todos internados. Tenemos alguna certeza sobre tres de los pacientes, pero no es nada concreto”. Una versión sostiene que en la sala había cuatro pacientes, dos de ellos atados y un tercero sentado junto a la cama de Vera. Otra asegura que eran 36 los pacientes, muchos de los cuales estaban libres de ataduras. “Que un paciente agreda a otro puede pasar en un segundo –señaló un profesional–. Los estados de locura son imprevisibles”.
Ayer, mientras Materazzi abría un sumario administrativo para “deslindar responsabilidades”, Muñoz denunciaba que “se corta el hilo por lo más fino. Si hubiera más personal, más insumos para sedar y que fueran más efectivos, esto no habría ocurrido”.

Compartir: 

Twitter
 

Los únicos testigos de la muerte de Vera son también enfermos mentales internados en el Borda.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.