SOCIEDAD › SEGUN CIFRAS OFICIALES, EN 2007 FALLECIERON 74 MUJERES POR COMPLICACIONES EN UNA INTERVENCION

Otra muerte por un aborto inseguro

La nueva víctima es una joven de 19 años de Santiago del Estero. En esa provincia, el año pasado murieron siete mujeres por complicaciones en abortos realizados en el circuito informal. Atribuyen la cifra a la caída en la distribución de anticonceptivos.

 Por Mariana Carbajal

Un aborto inseguro se llevó ayer la vida de una adolescente en Santiago del Estero. Una semana atrás, una nena de 12 años quedó sin útero y sin un ovario por un cuadro similar en Mendoza. La ilegalidad de esa práctica médica hace estragos en la salud de las mujeres en el país. Las complicaciones por aborto son históricamente la principal causa de mortalidad materna. Las últimas estadísticas oficiales, a las que tuvo acceso Página/12, indican que en 2007 fallecieron por esa razón 74 mujeres en todo el país, mujeres que seguramente no pudieron pagar un aborto seguro en el circuito clandestino. En cuatro años –entre 2004 y 2007–- murieron 340, la mayoría de ellas de menos de 35 años. “Lo más terrible es que son muertes evitables”, señaló a Página/12 el médico Miguel Curioni, profesor adjunto de Obstetricia de la Universidad Nacional de Santiago del Estero e integrante del Comité Provincial de Monitoreo de la Mortalidad Materna. En Santiago del Estero, reveló, en el 2008 las muertes por aborto treparon a 7, según datos extraoficiales. “Estamos viendo los efectos de la falta de anticonceptivos que hubo en el último año, por el corte del suministro desde la Nación y la ausencia de una respuesta adecuada en la provincia”, advirtió el especialista.

Sofía Viviana Juárez tenía 19 años. Murió ayer a la madrugada en la casa de una enfermera, en la localidad santiagueña de Pampa de los Guanacos, a 310 kilómetros al norte de la capital provincial, cerca del límite con Chaco. La encontró ya sin vida el médico Danilo Ferencia, de guardia en el hospital local, que fue llamado de urgencia alrededor de las 2 de la mañana por la enfermera y compañera de trabajo en el centro de salud. La mujer, identificada como Luisa Díaz de Vázquez, fue detenida por orden del juez penal de feria de la ciudad de Monte Quemado, Anselmo Juárez, y permanecía detenida en la comisaría 43ª de Pampa de los Guanacos.

Ayer, el cuerpo de Sofía fue trasladado a la Morgue Judicial del Hospital Independencia, en la capital, para ser sometido a una autopsia, explicó a este diario el subcomisario Pablo Ovejero, que constató la muerte de la joven, al recibir la denuncia del médico en la madrugada de ayer. “Había evidencias en la vivienda de que la mujer se había sometido a un aborto”, señaló. “En 17 años que llevo en la policía he visto muchos casos similares”, agregó. La adolescente, vestida con un short y una remera, yacía en una cama matrimonial. En el lugar se encontraba su madre, Edelmira Caballero.

En Mendoza, una semana atrás, una nena de 12 años estuvo a punto de correr el mismo destino que Sofía, como consecuencia, también, de un aborto inseguro. Ayer, el director del Hospital Lagomaggiore, José Moschetti, informó a este diario que la niña salió de terapia intensiva y “evoluciona bien”, aunque sigue en observación. Diez días atrás, M. –como fue identificada– llegó con un “shock séptico” y debió ser sometida de urgencia a una operación en la que se le extrajo el útero y un ovario.

En 2007, 74 mujeres fallecieron como consecuencia de complicaciones por un aborto, de acuerdo con las últimas estadísticas de mortalidad materna del Ministerio de Salud de la Nación. Ese año, la tasa de mortalidad materna fue de 44 por 100 mil nacidos vivos, levemente inferior a la de 2006, de 48 por 100 mil. El 24,2 por ciento del total de las muertes maternas correspondió a complicaciones por abortos, apenas por debajo del 26 por ciento que correspondió a causas obstétricas indirectas. Es la primera vez en más de veinte años que el aborto queda en segundo lugar en el ranking de causas de mortalidad materna. No se descarta que haya subregistro: por la ilegalidad de la práctica, las mujeres suelen negar que se sometieron a un aborto al llegar con infecciones a un hospital. En 2004, fallecieron por esa causa 94 mujeres, en 2005, 79 y en 2006, 93, según datos oficiales.

En la Argentina existen severas restricciones para acceder a un aborto seguro. La interrupción de un embarazo está prohibida: en algunos casos se considera no punible, pero su acceso en un hospital público suele estar plagado de trabas. Y muchas mujeres, ante la de-sesperación y la falta de dinero, recurren a métodos inseguros. “En Santiago del Estero, lamentablemente, se siguen utilizando mecanismos muy primitivos como la introducción de yuyos, alambres, agujas, que dejan gravísimas infecciones”, indicó Curioni, obstetra de la principal maternidad de la provincia, la del Hospital Ramón Carrillo, y ex presidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia local. Curioni está realizando la tesis de una maestría en Salud Pública justamente sobre la problemática del aborto en esa provincia. “El aborto complicado produce una ocupación del 20 al 30 por ciento de las camas de los hospitales públicos, con una permanencia de 3 a 5 días, por las complicaciones físicas”, señaló. En 2008, apuntó, las muertes por aborto llegaron a 7. Un año antes, en 2007, se había registrado solo una, destacó. Para el especialista, el aumento estaría relacionado con la crisis en la distribución de anticonceptivos que hubo en el último año en Santiago del Estero –al igual que en el resto del país– a raíz de que el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva cortó abruptamente la entrega, tal como denunció oportunamente Página/12, por inconvenientes en una licitación internacional. “La provincia no se hizo cargo de la falta de anticonceptivos y las pacientes que los recibían gratuitamente en los hospitales dejaron de tenerlos”, señaló. Desde el 2004, las muertes por complicaciones de abortos inseguros fueron 20 en Santiago del Estero, precisó Curioni.

Las estadísticas nacionales muestran que desde 1991 la tasa de mortalidad materna se mantiene alrededor del 48 y el 44 por 100 mil nacidos vivos, siendo las consecuencias de abortos inseguros históricamente la principal causa. Para el 2015 debería descender la tasa de MM a 17 muertes por 100 mil, de acuerdo con el compromiso asumido por el país al firmar los Objetivos del Milenio, ante la ONU: la meta es bajarla dos tercios. A este ritmo, los especialistas dudan de que se alcance en los seis años que restan.

Compartir: 

Twitter
 

La ilegalidad de esa práctica hace estragos en la salud de las mujeres que no pueden pagar un aborto seguro.
Imagen: Rafael Yohai
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.