SOCIEDAD › MURIO EL CHICO HERIDO ANTES DEL RECITAL DE VIEJAS LOCAS

Un golpe que fue fatal

Tras 23 días de agonía, Rubén Carballo, de 17 años, falleció como consecuencia de las lesiones que sufrió. Sus familiares dicen que fue golpeado por los policías que reprimieron al público.

Después de 23 días de coma profundo, Rubén Carballo murió por los golpes que sufrió en la noche que la Policía Federal reprimió a centenares de jóvenes en el ingreso a un recital del grupo Viejas Locas en el estadio de Vélez Sarsfield. La familia Carballo sostiene que los golpes fueron provocados por la policía y que los oficiales cometieron el delito de “abandono de persona”, y esperan que el juzgado que interviene en el caso los acepte como parte querellante para presentar testigos que corroboren esa hipótesis. La Justicia continúa trabajando sobre la hipótesis presentada por la policía, que indica que el joven se habría lesionado cuando intentó ingresar al estadio saltando desde la autopista al predio del club. Una de las dos hipótesis tomará central importancia después de la autopsia que se realizará hoy. Una denuncia de la Defensoría del Pueblo ratifica el maltrato policial.

“Nosotros seguimos sosteniendo que mi hijo fue reprimido por la policía. Se cuenta con el informe de un perito que descarta la hipótesis de la caída y fuimos presentando pruebas ante la Justicia, que deberá actuar”, aseguró Rubén Carballo, padre del joven que asistió al recital de Viejas Locas el sábado 14 de noviembre. El primer peritaje ordenado por el fiscal Eduardo Cubría fue realizado sobre los estudios médicos del cráneo del joven e indicó que “el golpe en la cabeza fue producido con un objeto romo. Lo que indica que es un objeto sin puntas y, con la constatación en los estudios de un hundimiento de cráneo, podría ser un bastón policial. La autopsia de mañana va a determinar cómo se efectuaron los golpes”, apuntó el abogado de la familia, Eduardo Azcuy.

La versión policial indica que el chico se fracturó el cráneo al caer contra el piso, luego de saltar desde la autopista Perito Moreno hacia un predio lindero con el estadio para intentar ingresar, a pesar de que Rubén tenía la entrada. Según esa hipótesis, Rubén, fanático de Viejas Locas, desesperado por no poder entrar al recital, se lanzó hacia una red ubicada por sobre una de las canchas del predio para poder descender hasta el suelo y luego colarse, pero ésta no habría resistido su peso. “Si se trata de una caída, el cuerpo tendría que presentar fracturas en las manos y lesiones internas”, aseguró Azcuy.

Si bien la familia tuvo la posibilidad de acceder a los expedientes y acompañar el trabajo de la fiscalía, hoy la jueza de Instrucción Guillermina Martínez debería oficializar el pedido de los Carballo para ser considerados querellantes. Según Azcuy, dado ese paso, se solicitará protección para tres testigos que reconocieron a un oficial –sería de la comisaría 44ª, a cargo del comisario Eduardo Meta– que sabría lo que ocurrió desde la represión hasta que Rubén fue encontrado tirado en el predio al mediodía del domingo siguiente al recital.

Uno de los testigos es quien avisó a un oficial de la Federal sobre el estado inconsciente en el que se encontraba Rubén, cerca de la puerta 16 del estadio de Vélez, y luego recibió la orden de alejarse del lugar. Los otros dos, que indentificaron al mismo oficial, sostienen haber visto al joven en el piso y también recibieron la orden de alejarse del lugar.

“Los testigos identificaron los rasgos fisonómicos del oficial que es quien sabe qué pasó entre el momento de la represión y cuando Rubén apareció doce horas después”, resaltó el abogado de la familia, y agregó que dar cuenta de que el oficial sabía del estado del joven daría la pauta “del delito más grave que se cometió, que es el de abandono de persona”. Por eso –como informó Página/12– la familia solicitará que la causa cambie de carátula y se investigue un “homicidio agravado por abandono de persona”. Y también se sostendrá el pedido de alejamiento de la investigación por parte del personal policial, por lo que debería intervenir Gendarmería.

Para avanzar sobre la investigación, el juzgado ya cuenta en su poder con las filmaciones de las cámaras de seguridad del estadio, las realizadas por la organizadora del evento, y las tomas de los medios televisivos.

Otros cien testimonios se adjuntarán a la causa a partir de la denuncia por “apremios, lesiones e incumplimiento de los deberes de funcionario público” realizada por la Defensoría del Pueblo porteña sobre el accionar policial en la noche del sábado 14. “Pendejos, no van a entrar al recital”, “la cancha ya está llena”, “salgan de acá porque los cagamos a palos”, son algunas de las frases que se escucharon de los policiales hacia los jóvenes, con entradas, según lo que declararon los mismos asistentes ante el titular del Area Seguridad Urbana de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, Ricardo Dios.

El domingo pasado, una chica de 20 años falleció en el Hospital Alvarez, tras descompensarse durante un recital del grupo Las Pastillas del Abuelo, en Ferro. En este caso, los familiares aseguran que la muerte fue consecuencia de una avalancha y responsabilizan a los organizadores.

Informe: Nahuel Lag.

Compartir: 

Twitter
 

El padre y el hermano de Rubén, en la puerta del Centro Gallego, anunciaron el fallecimiento.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.