SOCIEDAD › GRAVES DESTROZOS Y HERIDOS EN LA CIUDAD CORDOBESA DE LABOULAYE

Tras el calor, llegó el tornado

El fenómeno meteorológico provocó derrumbe de casas, voladura de techos, caída de árboles y cortes del servicio eléctrico. Hubo varios heridos por golpes con los objetos que volaban. El techo del casino también voló mientras los apostadores hacían su juego.

Después de las altas temperaturas que recorrieron gran parte del país, un tornado sacudió la ciudad cordobesa de Laboulaye y provocó la caída de árboles, cortes del servicio eléctrico, destrozo de viviendas y la voladura de techos, incluido el del casino local. Como consecuencia de ese intenso fenómeno, algunas personas fueron atendidas en el hospital de la zona por heridas leves, y además varios pobladores debieron ser evacuados. Empleados municipales de la ciudad y localidades vecinas buscaban normalizar la situación retirando escombros de las calles, en tanto, las radios locales reciben donaciones para los damnificados.

El tornado tuvo epicentro en Laboulaye, a 380 kilómetros de la capital cordobesa. Varias casas sufrieron daños, algunas se derrumbaron, cayeron paredes y volaron techos de chapa, entre ellos, el del casino, donde los apostadores debieron buscar refugio bajo las mesas de juego. “Ha sido un tornado tremendo, duró cinco minutos y produjo este desastre”, aseguró la intendenta Alicia Preño.

“La cola de un tornado” pasó alrededor de las 23.30 del martes, por el centro de la ciudad con vientos de hasta 130 kilómetros por hora, dijo el jefe de policía de Sáenz Peña, José Félix Solís. El fenómeno afectó fundamentalmente “el centro, donde derribó árboles añejos”, precisó. Producto del fuerte viento, hubo voladuras de techos en más de 50 viviendas de la zona central y del barrio Belgrano. La furia del viento logró levantar el techo del casino local para sorpresa de los apostadores, y hasta arrastró una camioneta hacia un canal.

El tornado sacudió la escena diaria: una vecina del barrio Belgrano relató que su hijo “estaba viendo televisión y empezó el viento, escuchó que golpeó en la punta del techo, como que tembló algo, y empezaron a caer los ladrillos. “Agarré al nene y salimos”, aseguró. Luego, en el patio de la casa aparecieron chapas y pedazos de árboles llegados “desde todas partes”, contó la mujer. En algunos casos, las chapas de techos de viviendas volaron unos 200 metros de su lugar de origen. Afortunadamente, no golpearon a nadie.

Gabriel Jofre, del departamento de Bomberos local, precisó que fueron trasladadas personas con golpes, quebraduras y cortaduras, aunque ninguna herida de gravedad. Solís precisó que tuvo conocimiento de dos personas con heridas leves que fueron derivadas hasta el Hospital Regional Ramón J. Cárcano. En ese sentido, la jefa comunal contó que “ya les estaban dando de alta porque nadie tuvo grandes heridas, si bien hubo gente que cuando los techos se caían sufrió golpes”.

Después del paso del tornado, el gobernador Juan Schiaretti recorrió la zona afectada, que tiene 20.000 habitantes, y se comprometió a ayudar a reconstruir los inmuebles y a recuperar el servicio de energía. “Vamos a otorgarles los recursos para que hagan casas aquellos que tienen sus viviendas muy dañadas y para recuperar el mobiliario afectado”, señaló el gobernador. El mandatario también dijo que la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) cederá cinco mil metros de cable preensamblado y 60 postes a la cooperativa local para recomponer el tendido eléctrico fundamentalmente en el barrio Belgrano, donde estimaron que los vecinos deberán permanecer al menos diez días sin electricidad.

Schiaretti recomendó a las personas cuyas casas resultaron dañadas “ir al albergue” dispuesto por las autoridades, luego de que algunos se negaran por temor a los robos en sus casas. “Vamos a traer policías para que custodien y que nadie robe”, dijo.

Bomberos, policías y autoridades realizaban ayer tareas de limpieza y buscaban recomponer el suministro de energía eléctrica. En diálogo con Página/12, desde el departamento de Bomberos aseguraron que los trabajos se centran en “restablecer” ese servicio. También se continuaba juntando las chapas y árboles esparcidos por las calles de Laboulaye.

Compartir: 

Twitter
 

“Ha sido un tornado tremendo, duró cinco minutos y produjo este desastre”, aseguró la intendenta.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.