SOCIEDAD › RECHAZOS AL AMPARO JUDICIAL CONTRA LA VEDA DE LOS AVISOS SEXUALES

En defensa de la prohibición

Desde diversos sectores hubo pronunciamientos contra el amparo que presentó el diario Río Negro para que no se aplique el decreto presidencial. Una organización neuquina reveló el caso de un prostíbulo allanado por trata que publicaba en ese medio.

 Por Mariana Carbajal

Distintas voces cuestionaron la decisión del diario Río Negro de presentar un recurso de amparo contra la prohibición de publicar avisos de comercio sexual, entre ellas, Emilse Kejner, de la organización Sin Cautivas, que trabaja contra la trata en Neuquén, donde también se distribuye ese medio gráfico. Kejner negó que el Río Negro aplique cuidadosos controles –como alegó en su presentación judicial– para filtrar los avisos de sus clasificados que pudieran encubrir proxenetismo o trata de personas. Como muestra, dio un ejemplo: el 7 de noviembre último, el diario publicó en su rubro de pedidos laborales uno que solicitaba señoritas para atender un bar ubicado en la calle Jujuy 227, en el centro de la ciudad de Neuquén. Ese mismo día, efectivos de la Gendarmería Nacional allanaron el lugar por orden de la jueza Carolina Pandolfi, comprobaron que funcionaba como prostíbulo y rescataron a una joven paraguaya de 20 años que era explotada sexualmente. Esta información fue publicada al día siguiente por el mismo diario Río Negro.

Se pronunciaron contra la medida del Río Negro también Fabiana Tuñez, de La Casa del Encuentro, la senadora bonaerense Vivian Arcidiacono, del Frente para la Victoria, y el abogado constitucionalista Rodolfo Ponce de León, entre otros.

Sin Cautivas integra la Comisión No a la Trata conformada en la provincia de Neuquén. “Es mentira que sean tan cuidadosos a la hora de publicar avisos”, señaló Kejner. El artículo del diario Río Negro que da cuenta del operativo en el burdel que funcionaba bajo la fachada de un bar –al que debían ir las señoritas que quisieran el trabajo– fue titulado como “Implicados en nuevo caso de trata serían indagados hoy”.

Aunque el artículo dice solamente que el prostíbulo estaba ubicado en Jujuy al 200, Kejner confirmó que se trataba del mismo local que ofrecía el empleo, dado que una integrante de la organización llegó a ir al lugar y lo corroboró. Ese mismo 7 de noviembre el Río Negro publicaba otro anuncio de servicios sexuales cuyo teléfono correspondía justamente al inmueble ubicado en Jujuy 227.

No sería el único ejemplo de la debilidad de los controles que dice aplicar el diario para evitar publicar anuncios que encubran explotación sexual o situaciones de trata de personas, advierte Kejner. “Hace tres semanas –precisó– publicó otras ofertas laborales dudosas en el rubro 23 de Personal Doméstico/Cuidado Personal: “Chica 24-35 años P/limpieza Dpto /ctro. Pref/paraguaya. 20-22hs”. Otro decía: “NEC chica p/limpieza bna. Pres; 18-30.Nqn”. Para Kejner, ambos ofrecimientos de empleo podrían ser en realidad para prostitución. Otro anuncio destacado del rubro 66 del Río Negro, de hace pocos días decía así: “Ana-23 años-nuevita-recién llegada de Buenos Aires-90-60-90- Muy apasionada”.

El decreto 936 firmado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner el martes 5 de julio entrará en vigencia el próximo lunes. Prohíbe “los avisos que promuevan la oferta sexual o hagan explícita o implícita referencia a la solicitud de personas destinadas al comercio sexual, por cualquier medio, con la finalidad de prevenir el delito de trata de personas con fines de explotación sexual y la paulatina eliminación de las formas de discriminación de las mujeres”. En la norma, se especifica que “quedan comprendidos en este régimen todos aquellos avisos cuyo texto, haciendo referencia a actividades lícitas, resulten engañosos, teniendo por fin último la realización de alguna de las actividades aludidas en el párrafo precedente”.

El diario Río Negro presentó un recurso de amparo contra el decreto por considerarlo “inconstitucional”. Alega, entre otras razones, que afecta la libertad de expresión. “Es falso que afecte la liberta de expresión –replicó Kejner– porque apunta a evitar la promoción de la explotación sexual y no la difusión de ideas y opiniones.” Al explicar su posición, el diario sostuvo que aplica “restricciones desde hace un tiempo para evitar publicar avisos que encubran conductas de proxenetismo o trata de personas”. Las mismas –indicó– consisten “en exigir que todo aquel que pretenda publicar en el rubro 66 sea una persona de existencia física, mayor de edad, a quien se le requiere acreditar la identidad mediante la exhibición del DNI, que queda registrado”. “También se acredita la titularidad del anunciante de la línea de teléfono que incluye en el aviso. En ningún caso se permite la publicación de avisos a terceros en representación de otras personas”, aseguró el diario. Agregó: “Tampoco se aceptan anuncios en el rubro ‘Empleos. Pedidos’ que aludan a actividades relacionadas con la oferta sexual, como aquellos que requieren ‘Señorita para trabajo nocturno en whisquería’ o aquellas destinadas a staff, agencias VIP, cabarets, privados, escorts, etc.”. Los controles, evidentemente, no son serios, concluyó Kejner.

Compartir: 

Twitter
 

En el rubro 66, el diario Río Negro publica los avisos con ofertas sexuales en la zona.
Imagen: Alejandra Bartoliche
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared