SOCIEDAD › EL PADRE DE LA JOVEN INDIA VIOLADA Y ASESINADA REVELO SU NOMBRE

Para dar fuerza a otras mujeres

Hoy, cinco de los seis acusados por la violación y muerte de la joven Jyoti Singh Pandey declararán ante la jueza que lleva el caso. El padre de Jyoti entregó su nombre a la prensa porque cree que dará fuerza a víctimas de violación.

Los cinco adultos de la banda de seis hombres acusados por la violación y la muerte de una estudiante en Nueva Delhi comparecerán hoy por primera vez delante de un tribunal, luego de que la policía anunciara que tenía la prueba legal de su implicación en el crimen. Los cinco hombres, que podrían ser condenados a muerte si se los reconoce culpables, están también acusados de secuestro, robo y complicidad en el ataque de un autobús el 16 de diciembre. Esta agresión provocó protestas y manifestaciones en toda la India en denuncia de la insoportable violencia que sufren las mujeres.

Ram Singh, Mukesh Singh, Vijay Sharma, Akshay Thakur y Pawan Gupta, los cinco acusados, residen todos en Nueva Delhi y no tienen más de 35 años de edad. El sexto acusado sólo tiene 17 años y será juzgado por un tribunal de menores.

Los casos de violación en la India suelen llegar a los estrados judiciales después de varios meses de demora, pero en este hecho el procedimiento se vio acelerado y los acusados comparecerán prácticamente una semana después del anuncio de la muerte de la estudiante de Medicina de 23 años que falleció por las heridas que le infligieron durante la agresión.

La policía adoptó medidas de seguridad máximas. Un hombre fue detenido la semana pasada cuando intentaba colocar una bomba cerca de la vivienda de uno de los acusados.

Al mismo tiempo, el padre de la estudiante india pidió la pena de muerte para los acusados de atacarla, que hoy comparecerán ante la Justicia, y reveló el nombre su hija, Jyoti Singh Pandey, porque esto “dará coraje” a otras mujeres.

La joven estudiante de fisioterapia falleció en un hospital de Singapur pocos días después de haber sufrido, el pasado 16 de diciembre, una brutal violación a manos de seis hombres en el interior de un autobús.

La legislación india prohíbe publicar los nombres u otros datos que puedan servir para la identificación de víctimas de violaciones, a fin de protegerlas de la estigmatización social; más allá de que semejante protección empieza y finaliza allí, de guiarse por los fuertes reclamos de indefensión a que somete el Estado indio a las mujeres. Al parecer, las violaciones y ataques a las mujeres en India son moneda corriente.

Por motivo de dicha ley, hasta ahora el nombre de la joven se había mantenido en secreto y los medios se referían a la víctima como “Amanat”, aunque existían varias versiones.

Sin embargo, en una entrevista que publicó ayer el periódico británico The Sunday People, el padre de la chica, Badri Singh Pandey, manifestó su deseo de que “el mundo conozca su nombre real”, según recogieron las agencias europeas EFE y DPA. “Mi hija no hizo nada malo, murió mientras se protegía a sí misma”, indicó el compungido padre. “Estoy orgulloso de ella. Revelar su nombre dará coraje a otras mujeres que han sobrevivido a estos ataques. Encontrarán fortaleza de mi hija”, explicó.

Badri indicó además que aunque en un principio quiso ver “cara a cara” a los presuntos responsables de la muerte de su hija, finalmente había cambiado de idea.

“Ahora sólo quiero escuchar que los tribunales los han castigado y que van a ser colgados”, señaló el hombre, quien admitió que quiere “la muerte para los seis”, a los que calificó de “bestias”.

El padre de la estudiante india también reconoció que no tiene palabras para describir lo que tuvo que sufrir su hija durante el ataque: “Todo lo que puedo decir es que (los responsables) no son humanos, ni siquiera animales. No pertenecen a este mundo”.

El caso conmociona a la sociedad y desató una ola de protestas y movilizaciones en este país.

Un tribunal de Nueva Delhi imputó este sábado a cinco de los seis acusados de violar y torturar a la chica, y la jueza Namrita Aggarwal, del tribunal metropolitano de Saket, en el sur de la capital india, ordenó que los acusados comparezcan hoy ante ella. El sexto presunto implicado en la violación tiene 17 años, por lo que se encuentra recluido en un centro para menores. La magistrada imputó a todos los acusados por una larga serie de ofensas entre las que figuran violación y asesinato, delito este último que en la India puede ser castigado con la pena capital.

Compartir: 

Twitter
 

El caso de Jyoti Singh Pandey conmocionó a la India y desató muy fuertes reclamos a la Justicia.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared