SOCIEDAD › SUS CELULAS PERMITIRAN CURAR A SU HERMANO

El bebé del “cordón fraterno”

 Por Pedro Lipcovich

Nació el primer “bebé de cordón fraterno” en Gran Bretaña. Se trata de un niño concebido por fecundación asistida y cuyo embrión había sido seleccionado para que sus tejidos fuesen compatibles con los de su hermano, de cuatro años, que padece una grave enfermedad: la sangre del cordón umbilical del bebé servirá para el trasplante de médula que devolverá la salud al hermanito mayor. El método se usa ya en Estados Unidos pero está prohibido en Gran Bretaña. Por eso, los padres hicieron la fertilización en una clínica de Chicago. En la Argentina, el procedimiento está permitido.
Charlie Whitaker, de cuatro años, padece anemia de Diamond-Blackfan, una seria enfermedad de la sangre que lo obliga a recibir inyecciones todos los días sólo para seguir vivo. Su única posibilidad de cura es un trasplante de médula ósea, pero ni sus padres ni su hermana de 23 meses son donantes compatibles. El recién nacido, Jamie, sí es compatible, ya que el vínculo fraterno fue tomado en cuenta desde la concepción.
Jamie fue concebido mediante la técnica de fecundación in vitro sumada al “diagnóstico preimplantatorio”. Este se utiliza en familias con fuerte presencia de enfermedades hereditarias severas: de varios embriones producidos por fecundación asistida, se elige y transfiere al útero materno uno que no tenga la enfermedad. En el caso de los Whitaker, se seleccionó un embrión compatible con los tejidos de Charlie.
Pero, en Gran Bretaña, esta técnica no está permitida. Sólo se la autorizó hace unos meses en un caso donde la enfermedad del hermano mayor tenía alto riesgo de transmisión hereditaria, de modo que la selección embrionaria se sostenía también en cuidar la salud del recién nacido.
Papá y mamá Whitaker efectuaron la fecundación asistida en Estados Unidos, donde este procedimiento es legal y se practica desde hace más de dos años. El bebé nació el lunes en Sheffield, Inglaterra, y la sangre del cordón umbilical, que usualmente se descarta, fue preservada en nitrógeno líquido para el trasplante que devolverá la salud a Charlie.
En la Argentina, el método es legal “siempre que los embriones no utilizados se preserven”, señaló Claudio Chillik, director del Centro de Estudios de Ginecología y Reproducción (Cegyr), si bien “sólo utilizamos el diagnóstico prenatal para prevenir enfermedades en el bebé que ha de nacer”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.