SOCIEDAD › EL REFERéNDUM ANTIABORTISTA EN URUGUAY RECIBIó UN MASIVO RECHAZO

Fuerte respaldo al aborto

Los votos para habilitar un referéndum contra la ley que despenalizó el aborto en Uruguay, al cierre de esta edición, no llegaban al 10 por ciento. Los propulsores antiabortistas reconocieron la derrota. Debían obtener al menos el 25 por ciento.

Una estrepitosa derrota en las urnas recibió la propuesta impulsada por la Iglesia y los sectores más conservadores de Uruguay, para llamar a un referéndum por la derogación de la ley que legalizó el aborto. Al cierre de esta edición, la Corte Electoral de Uruguay había informado que del 25 por ciento de votantes necesario para abrir la puerta al referéndum antiabortista no alcanzaría la cifra de 655 mil electores prevista. Con el 61,45 por ciento de los circuitos escrutados, la convocatoria alcanzaba al 5,38 por ciento, una tendencia que ni los propios propulsores eclesiásticos se animaron a desmentir. De hecho, en forma esquiva y apenas finalizado el escrutinio, el senador del Partido Colorado opositor, Pedro Bordaberry, sostuvo que “los uruguayos votaron que no querían decidir ellos con su voto sino que lo decidieran los representantes en el Parlamento”, mensaje en el que obvió que el Parlamento aprobó la ley en octubre pasado.

A las 19.30, finalizado el escrutinio, la información provisoria señalaba que habían votado 72.384 personas, apenas un 2,76 por ciento del total de la población habilitada para votar, que asciende a 2.620.772. A esa hora ya los propulsores antiabortistas reconocían la derrota. Dos horas más tarde, a las 21.48, escrutada más de la mitad de las mesas (61,45 por ciento), la Corte Electoral informó que las adhesiones al referéndum sumaban 5,38 por ciento, unas 140.983 personas.

El acto de adhesión, como se denomina legalmente a la votación que ocurrió ayer, fue convocado después de que los detractores de la despenalización del aborto lograran juntar más de 52 mil firmas, el dos por ciento del padrón electoral, para pedir el referéndum.

Sin embargo, para que tuviera éxito era necesario que más del 25 por ciento del censo, unos 655 mil ciudadanos, acudiera a las urnas a dar su respaldo de forma voluntaria.

Los que votaron introdujeron en un sobre la papeleta blanca con el siguiente texto: “Interpongo el recurso de referéndum obligatorio contra la ley Nº 18.987, del 22 de octubre de 2012”. De esta forma, la Corte Electoral preveía que el resultado se conocería en la noche de ayer, en virtud de que se trataba de un escrutinio sencillo.

La campaña para intentar derogar la ley aprobada en 2012 y que despenaliza el aborto hasta la semana 12 de gestación fue impulsada por el diputado blanco Pablo Abdala, y luego adhirieron todos los precandidatos de la oposición: los senadores nacionalistas Jorge Larrañaga y Sergio Abreu, los colorados Pedro Bordaberry y José Amorín y el independiente Pablo Mieres.

Mientras tanto, la Mesa Política del Frente Amplio decidió dejar en libertad de acción a los militantes de la coalición de izquierda, si bien sus principales dirigentes convocaron a no votar ayer. Su presidenta, Mónica Xavier, dijo que la ley vigente “beneficia a los uruguayos” y la defendió.

Tras votar en un colegio del barrio montevideano de Villa Dolores, Abdala dijo a la prensa sentir mucha “alegría” y “satisfacción” por haber logrado, con esta jornada electoral, escapar “a la agenda política cotidiana y a los temas urgentes para hablar de los temas importantes” para la sociedad.

En tanto, a las 15.15 fue el turno del ex mandatario Tabaré Vázquez, quien votó que se habilite el referéndum en la Escuela 23 Tomás Claramount, del barrio montevideano de La Teja.

“Yo dije que iba a participar. No hay sorpresas. En Uruguay, todos saben cuál es mi posición, no hay secretos. Estoy cumpliendo con mi palabra. Hay cosas en las que no hay que medir el costo político y ésta es una de ellas”, afirmó Vázquez a los medios.

“Este tema se ha debatido largamente y ahora la ciudadanía está informada y tiene la palabra. Se podrá expresar con toda libertad y lo que ella decida será punto final”, agregó.

En 2008, siendo mandatario, Vázquez había vetado una norma que habilitaba la despenalización del aborto y en mayo pasado incluso presentó un libro en el que defendía su postura de entonces.

Según una encuesta de Equipos Mori difundida en mayo pasado, un 53 por ciento de la población rechaza la despenalización del aborto, y un 44 por ciento la respalda, mientras que otro sondeo realizado por la consultora Cifra ese mismo mes ubicaba esos porcentajes en el 46 y el 44 por ciento, respectivamente.

El aborto fue despenalizado por el Parlamento en octubre de 2012 con el voto mayoritario del oficialismo, en medio de críticas no sólo de la Iglesia y los sectores conservadores sino también de los proabortistas, que consideraron la ley incompleta pero que, sin embargo, rechazaban el acto de ayer.

Antes de aprobarse la ley, se estimaba que en el país se practicaban más de 30 mil abortos anuales, según cifras oficiales, aunque la realidad podría doblar ese número, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales.

En enero pasado, primer mes de aplicación efectiva de la ley, el Ministerio de Salud informó que se realizaron unas 200 interrupciones legales de embarazos.

Compartir: 

Twitter
 

Los votantes en las escuelas fueron tan escasos que los propios veedores ya imaginaban el final.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.