SOCIEDAD › UN DIPUTADO RADICAL HIZO PAGAR A LA CAMARA BAJA EL VIAJE DE LA TESTIGO FALSA DEL CASO ANGELES

Pasaje oficial para declarar mentiras

El diputado radical de Santa Cruz Eduardo Costa gestionó una orden para que Beatriz Fuentes viajara desde Comodoro Rivadavia a testimoniar ante el juez, cuando ya se sabía que los dichos de la mujer eran mentira. Esa versión buscaba comprometer al gobierno nacional.

 Por Raúl Kollmann

La testigo falsa plantada en el caso Angeles viajó a Buenos Aires con un pasaje pagado por la Cámara de Diputados, en un lote retirado por el diputado radical de Santa Cruz Eduardo Costa. La orden número 103778 fue utilizada por Beatriz Fuentes, DNI 14.242.727, quien realizó el viaje a través de la empresa Don Otto. Fuentes trató de instalar una versión falsa sobre el homicidio, pero su objetivo político consistió en involucrar al secretario de Seguridad, Sergio Berni, es decir al gobierno nacional, en un supuesto encubrimiento del crimen. La mujer es de Comodoro Rivadavia y se metió en la causa después de un primer llamado telefónico que le hizo al diputado Costa, quien la vinculó con el periodista Ricardo Canaletti, de TN. Este realizó una grabación, en la que quedó registrada la falsa versión de Fuentes, que posteriormente se incorporó al expediente. La Justicia ahora investiga a Fuentes por falso testimonio, pero también si fue protagonista de una maniobra política que tiene como impulsor al diputado radical, marido de Mariana Zuvic, referente del ARI y conocida denunciadora de Santa Cruz.

El dato de que Fuentes viajó a Buenos Aires con el pasaje pagado a instancias de Costa no hace sino acrecentar las sospechas sobre el papel del legislador. La mujer vino a declarar ante el juez Javier Ríos el 5 de julio, o sea diez días después de la noche del 26 de junio en que el magistrado ordenó llevar a su juzgado a todos los habitantes del edificio de Ravignani. Aquella noche quedó al descubierto una enorme farsa y se hizo público que el operativo se realizó por un testimonio plagado de falsedades de Fuentes. No obstante, igual Costa le dio el pasaje. El diputado retiró todas las órdenes de emisión de pasajes de los números 193.761 a 103.780 y utilizó el 103778 para el viaje de Fuentes. Así, en la Orden Oficial de pasaje librada a favor de Beatriz Fuentes, figura el número de documento de la mujer, el lugar de origen, Comodoro Rivadavia, y el destino, Retiro. Se trata de documentación oficial de la Cámara de Diputados de la Nación.

Aunque resultaría poco creíble, el legislador podría argumentar que inocentemente su secretaria le dio a Fuentes el teléfono de TN y Canaletti, simplemente porque la mujer llamó a su despacho y dijo que tenía información sobre el caso Angeles. La versión es extraña: se trata de un caso de mucha repercusión y parece poco probable que una secretaria le haya ofrecido ese camino a Fuentes sin consultar con su jefe, el diputado Costa. Pero todo aquello ocurrió antes de que la mujer intentara introducir su versión falsa en el expediente. Lo que resulta más que llamativo es que Costa le haya dado el pasaje gratuito a Fuentes cuando ya era conocido que la mujer había mentido descaradamente, lo que produjo un verdadero escándalo que obligó al juez a convocar a todos los habitantes del edificio.

Toda la maniobra es investigada ahora por el juez Jorge De Santo y el fiscal Andrés Madrea, quien pidió los cruces telefónicos entre la testigo falsa, el periodista de TN y el diputado radical. El juez ya libró la orden a las empresas de celulares y teléfonos. El fiscal también pidió que declare Canaletti.

Fuentes no sólo mintió sino que intentó una jugarreta política con su versión.

- En la llamada original, luego grabada por Canaletti, dijo que vivía en el segundo piso, departamento A, del edificio de Ravignani. Y que junto con una hermana, el lunes 10 de junio, escucharon una tremenda discusión en el pasillo. La disputa, según la versión de la mujer, fue entre Angeles y su mamá: la adolescente decía que su padrastro la abusaba.

- Fuentes contó también que esa discusión fue escuchada por el encargado, Jorge Mangeri, y por otros vecinos.

- Que esa misma tarde, o sea cuando ni siquiera se sabía que Angeles había sido asesinada, apareció en el edificio el secretario de Seguridad, Sergio Berni, y les ofreció a ella y a su hermana 25.000 pesos para que no contaran lo que escucharon. Esa misma oferta –dijo Fuentes– se la hizo Berni a otros vecinos.

Canaletti le entregó la grabación a Pablo Lanusse, abogado del padre de Angeles, y éste la presentó, con reparos, ante el juez Ríos. El magistrado se alarmó con la versión y ordenó llevar a su juzgado a todos los habitantes del edificio de Ravignani. Se utilizó a la Policía Metropolitana y no a la Federal justamente porque la versión de Beatriz apuntaba contra Berni, responsable de la Federal. El objetivo claro era involucrar al gobierno nacional en un supuesto encubrimiento del caso.

- Los vecinos dijeron que no conocían a ninguna Beatriz ni a su supuesta hermana Andrea y que el departamento del segundo A estaba vacío desde hacía cinco años.

- Ninguno escuchó ninguna discusión en la familia de Angeles. Ni aquel día ni antes.

- Ninguno vio a Berni en el edificio el 10 de junio y menos todavía que les hayan ofrecido dinero para callar algo inexistente.

Ríos y la fiscal Asaro consideraron toda la maniobra como gravísima y el magistrado ordenó la inmediata comparecencia de Fuentes. En ese momento –cuando estaba claro que era una testigo mentirosa–, Costa le dio el pasaje gratuito pagado por la Cámara de Diputados.

Ante el juez, Costa admitió que no vivía en Ravignani y que nunca estuvo en el edificio. Dio una versión insólita: que le escuchó la historia a una persona de edad en la Terminal de Comodoro Rivadavia y que, por supuesto, no sabía cómo dar con esa persona de edad. Admitió allí que habló con el despacho del diputado Costa. Al finalizar la declaración, el juez Ríos la imputó por falso testimonio, lo que dio inicio a la causa que ahora investigan De Santo y el fiscal Madrea.

Costa es el principal referente de la oposición santacruceña. Fue candidato a gobernador y proviene de una familia de enorme poder económico en Santa Cruz. Fue la persona que más terrenos compró a 7,50 pesos en Calafate, 29.900 metros cuadrados, algo que no era ilegal, pero que curiosamente ha trascendido poco en los medios. Su esposa, la referente del ARI, Mariana Zuvic, aparece a la cabeza de la mayoría de las denuncias contra el oficialismo en Santa Cruz. Recientemente, Costa adquirió otro importante terreno en Caleta Olivia, pero la adjudicación es tan controvertida que el radicalismo le está pidiendo que devuelva el terreno como gesto ético.

[email protected]
Los documentos de la Cámara de Diputados que gestionó Costa para beneficiar a Fuentes.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.