SOCIEDAD › REUNION NACIONAL DE FAMILIAS NO TRADICIONALES

Un día de diversidad en el patio del Colegio

El Primer Encuentro Nacional de Familias Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans reúne historias, experiencias e ideas en dos jornadas que terminan hoy en el Buenos Aires.

 Por Carlos Rodríguez

El panel principal del encuentro organizado por 100% Diversidad y Derechos a nivel nacional.
Imagen: Adrián Pérez.

La solemnidad y la tradición que guarda el patio Bernardino Rivadavia del Colegio Nacional Buenos Aires se dio ayer un baño de frescura y de diversidad, por la presencia de decenas de niños, entre bebés y adolescentes, hijos de más de un centenar de parejas que llegaron desde distintos puntos del país para participar del Primer Encuentro Nacional de Familias Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT), que finaliza hoy. “Es importante para nosotros el intercambio de experiencias familiares, para poder contar con las herramientas necesarias que nos permitan educar a nuestros niñas y niños en un marco de diversidad cultural y social, sin las pautas que marca todavía la sociedad patriarcal, el machismo, el sexismo”, explicó a Página/12 Martín Canevaro, presidente de 100% Diversidad y Derechos, entidad organizadora del encuentro, con el apoyo de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social y el Instituto contra la Discriminación (Inadi).

Canevaro y los participantes de la reunión, llegados desde Chaco, Entre Ríos, Rosario, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero, Neuquén, Río Negro, Tucumán, Catamarca y Salta, coincidieron durante la discusión en los talleres que se realizaron en la necesidad de construir “un espacio que permita hacer un diagnóstico de situación y presentar propuestas al Estado y a los sectores privados”, para que se instrumenten y apliquen de manera coherente, “para seguir abriendo camino en todo el país”, normas como el matrimonio igualitario, la ley de diversidad sexual, la de fertilización asistida, y algunas “cuestiones pendientes”, como la necesidad de que “se mantengan todos nuestros derechos” en la reforma del Código Civil.

Canevaro precisó que piden que “se sume una nueva fuente de filiación, que es la voluntad procreacional que favorece a quienes utilizan técnicas de fertilización asistida, sin importar su orientación sexual o su estado civil”. En ese mismo sentido, lo que piden es que “no se retire de la reforma la procreación por sustitución, que es una realidad en la Argentina, ya que hay personas que la utilizan para construir un proyecto familiar y el Estado tiene que regularla, porque de lo contrario queda librada a la especulación del mercado, exponiendo a las mujeres a situaciones de arbitrariedad y discriminación”.

Una de las parejas más requeridas, entre las que participaron del encuentro, es la que conforman desde hace ocho años Alan Benjamín Guerrero y Oriana Delfina Lagorio. Ellos tuvieron una hija, Ivanka, que hoy tiene dos años y seis meses. La niña fue concebida por ella y él, sin necesidad de adoptar y sin intervención de terceros, aunque no son una pareja heterosexual, en el sentido clásico. Alan nació “ella”, pero siempre se sintió “él”, y Oriana es travesti. “El fue quien llevó a nuestra niña en el vientre y yo hice la otra parte, porque todavía no pude operarme para sentirme plenamente mujer, aunque es lo que deseo”, explicó Oriana, la voz cantante de la pareja. Ella admite que es “un amor loco, porque yo era amiga de la hermana de Alan, que es travesti como yo”.

“A nuestra hija la inscribimos como propia, como hija biológica que es, pero tuvimos que hacerlo con nuestras anteriores identidades. Ahora, que podemos asumir nuestra propia identidad sexual y anotarla a nuestra hija como corresponde, no podemos hacerlo en Salta, donde vivimos, porque los administrativos nos dicen que el trámite lo tenemos que hacer por medio de la Justicia, y los jueces nos dicen que tiene que ser por la vía administrativa”. Para lograr el reconocimiento a su nueva condición, tienen que modificar sus partidas de nacimiento, pero eso, hasta ahora, es imposible “porque nadie resuelve nuestro reclamo, aunque tenemos los instrumentos legales necesarios para que se resuelva”.

Otra de las figuras destacadas del encuentro es Blasia Gómez Reynoso, una mama trans que es directora de una escuela secundaria en Catamarca. Acompañada por su esposo, Julio César, los dos fueron el objetivo de camarógrafos y reporteros gráficos. “Estamos muy felices porque, después de mucho luchar, hemos llegado a lograr el respeto que merecemos, aunque juro –se ríe durante el diálogo con este diario– que a veces estoy tan cansada de tanto luchar, que hasta pienso en jubilarme y descansar.”

Blasia tiene plena conciencia de que “estamos viviendo un proceso histórico, lleno de logros, porque hace diez años esto era impensado, pero también sabemos que es un proceso en construcción. No todo el mundo está contento con los derechos que hemos ganado; hay que seguir luchando, hay que darle tiempo a este proceso y hablar bien claro”. El año pasado Blasia recibió su nuevo documento, acreditando su identidad de género.

Carolina Pérez y Verónica Vessio son pareja, se casaron en La Plata por una decisión judicial previa a la sanción de la ley de matrimonio igualitario. Carolina concibió un niño, Imanol, que hoy tiene cuatro meses y medio, por el método de inseminación in vitro. Ambas trabajan en el Poder Judicial y están haciendo trámites para adoptar un segundo niño pero sabe, por experiencia propia, “que el caso lo tiene un juez que jamás nos va a dar a nosotras una criatura, y eso es algo que, a pesar de los avances, todavía perdura en sectores de la sociedad argentina”.

Carlos Alvarez Nazareno es un uruguayo afrodescendiente radicado en la Argentina, padre biológico de dos niñas que tuvo con su ex pareja heterosexual. “Ahora soy gay, negro y hasta un poco comunista”, bromea como si quisiera exponer su cabeza como trofeo ante los que muchas veces apelaron a ese combo que fue moneda corriente durante la dictadura y que hoy se mantiene en la mente de algunos sectores. “Creo que hemos avanzado mucho, que tenemos a nuestro favor leyes, pero hay que mejorar la educación, hay que aplicar en todos los colegios la Ley de Educación Sexual, sin lugar a la discriminación por la identidad sexual, porque nuestros hijos tienen que vivir en una comunidad que los respete”.

Participaron del acto de apertura el secretario de Niñez, Adolescencia y Familia, Gabriel Lerner; el interventor en el Inadi, Pedro Mouratian; y el subsecretario de Promoción de Derechos Humanos de la Nación, Carlos Pisoni. “Esta reunión es muy importante para nuestro organismo, porque nos permite afianzar los cambios que venimos generando”, aseguró Gabriel Lerner. En ese sentido, recordó que “en la reglamentación de la ley de protección a la niñez hablamos de familia como los vínculos afectivos, el ámbito de crianza del niño. No dice mamá y papá, son los progenitores, la familia extensa que los protege, cuida y acompaña”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.