SOCIEDAD › EL PAIS MANTUVO LOS RESULTADOS EN LA PRUEBA PISA, CON UN ALTO NIVEL DE INCLUSION, AUNQUE DESCENDIO EN EL RANKING

El vaso medio lleno y medio vacío

La prueba internacional que se realiza a jóvenes escolarizados de 15 años arrojó mejoras en Ciencias, un retroceso en Lengua e idéntico resultado que hace tres años en Matemática. Las propuestas para mejorar los indicadores en 2015.

 Por Eduardo Videla

Los estudiantes argentinos mejoraron su desempeño en Ciencias, mantuvieron el nivel que venían mostrando en Matemática y tuvieron un leve retroceso en Lengua, de acuerdo con los resultados de la prueba internacional PISA 2012 difundidos ayer, en relación con los resultados anteriores, en 2009. El ministro de Educación, Alberto Sileoni, destacó que “se logró mantener el nivel de desempeño de nuestros jóvenes al tiempo que se incorporaron 195 mil alumnos a la secundaria en tres años”. El país se encuentra en el puesto 59 entre los 65 estados que se someten a la evaluación.

La prueba del Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) es una evaluación que se hace entre alumnos de 15 años que se encuentran dentro del sistema educativo, independientemente del año que estén cursando. En Argentina, el 64 por ciento está en 2º o 3º año, mientras que el 36 por ciento se ubica en niveles anteriores, sea porque repitieron o abandonaron y retomaron sus estudios.

La evaluación es realizada por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos se hace sólo en los países que adhieren, en este caso 65, aunque cuatro de ellos no son países sino grandes ciudades o regiones como Shanghai, Hong Kong, Taipei y Macao (China). De los 65, 34 países son europeos y sólo ocho de América latina.

En ese contexto, los estudiantes argentinos quedaron en el puesto 58 en Ciencias (retrocedieron tres lugares pese a haber mejorado), en el lugar 59 en Matemática (bajaron cuatro puestos pese a mantener el mismo nivel que en 2009) y en Lengua quedaron en el 61 (retrocediendo tres lugares). En promedio, el país se ubicó en el lugar 59. El descenso involucró, en mayor o menor medida, a los siete países de la región que participaron de las dos últimas muestras.

Argentina, con 195.000 estudiantes secundarios más incorporados al sistema desde la última edición de PISA en 2009 –entre ellos 45.000 de 15 años–, logró mantener los 388 puntos en Matemáticas que había obtenido hace tres años, subió de 401 a 406 puntos en Ciencias, mientras que bajó de 398 a 390 en Lengua.

La escala va del 0 al 1000, pero ningún país se acerca a ese valor: la media OCDE 2012 es de 494 para Matemáticas, 496 para Lengua y de 501 para Ciencias.

El ministro de Educación, Alberto Sileoni, aseguró que desde su cartera “se está trabajando para mejorar los resultados, especialmente en lectura y comprensión de textos, fundamentalmente a partir de la capacitación docente”. No obstante, relativizó los resultados en lo que hace a la “tabla de posiciones”, ya que compara “países que tienen una inclusión del 82 por ciento de los estudiantes de 15 años con otros que apenas superan el 70 por ciento”.

En ese sentido, advirtió que los resultados del estudio mejoran para el país si se desagregan los estudiantes que están en 2º y 3º año de la secundaria, es decir, los que no han repetido ni se han rezagado en sus estudios. Entre ellos, los resultados alcanzan a 435 en Ciencias, 431 en Lengua y 415 en Matemática.

“Este gobierno decidió incluir a todos los jóvenes que habían quedado excluidos del sistema. Hay países que no han tenido esa política inclusiva”, advirtió Sileoni. Agregó que “los países centrales, miembros de la OCDE, que diseñan la prueba, iniciaron un proceso de inclusión educativa hace 30 o 40 años, previo al mejoramiento de los aprendizajes. Nosotros, en cambio, estamos llevando adelante ambos procesos de manera simultánea: el de incluir más jóvenes en el sistema y el de mejorar sus aprendizajes”.

El ministro aclaró además que las evaluación PISA es “acurricular”, es decir que las preguntas no se corresponden con los contenidos de los programas de estudio, sino con capacidades para resolver problemas y situaciones. Precisó que la prueba consiste en 60 preguntas “de opción múltiple y abiertas”, que deben ser respondidas en un máximo de 120 minutos, a razón de dos minutos por pregunta. Como este año se puso el foco en el área de Ciencias, el 60 por ciento de las preguntas correspondió a ese tema, mientras que el resto se distribuyó entre Matemática y Lengua.

Sileoni enfatizó que una de las claves para mejorar el desempeño en la secundaria es “fortalecer la formación en los primeros años, incorporar más chicos de cuatro años al sistema y aumentar la cantidad de escuelas con doble escolaridad”.

“Los chicos que hoy tienen 15 años son los que nacieron a fines de los ’90 y empezaron la escuela en lo peor de la crisis”, apuntó el viceministro de Educación, Jaime Peczyk.

La novedad de este año fue la incorporación por primera vez de un análisis ampliado respecto de la ciudad de Buenos Aires (contratado aparte por el Gobierno de la Ciudad), que arrojó como resultado 418 puntos en Matemáticas, 429 en Lengua y 425 en Ciencias: en todos los casos, por encima de la media nacional, pero cerca de los obtenidos por los chicos que, a nivel país, están cursando en tiempo y forma la secundaria.

Al respecto, Sileoni explicó que “tampoco se puede comparar un sistema como el de la ciudad de Buenos Aires, donde la secundaria está extendida desde hace décadas, con el de otras provincias como Tucumán, por ejemplo, donde hubo que armar un sistema de escuelas para garantizar la obligatoriedad”.

La prueba PISA comenzó a implementarse en el año 2000 con 41 países y se hace cada tres años. La Argentina participó de todas menos en 2003, por decisión del gobierno de Eduardo Duhalde. Desde entonces viene manteniendo los resultados en Matemática, avanzó en Ciencia y retrocedió en Lengua. Pero en esos 12 años incorporó al sistema a miles de estudiantes, muchos de los cuales estaban excluidos.

Sileoni aclaró que el desempeño en Lengua no implica que la mayoría de los estudiantes no tenga capacidad de comprensión lectora, como algunos interpretan”, De acuerdo con la evaluación, precisó, “el 74 por ciento de los estudiantes entiende lo que lee y puede operar con los materiales de lectura”.

PISA no es la única evaluación a la que se someten los estudiantes argentinos. Cada tres años se lleva a cabo el Operativo Nacional de Evaluación, organizado por el Ministerio de Educación de la Nación (que se hizo este año), y la prueba Terce, coordinada por la Unesco.

Este año los países integrantes del Mercosur presentaron ante la OCDE una sugerencia para que la evaluación tomara en cuenta las realidades de los distintos países y poder desagregar los resultados según las diferentes realidades socioeducativas. “Ya recibimos la respuesta de la OCDE de que están dispuestos a dialogar sobre el tema”, adelantó Sileoni.

Resultados según años de estudio

Ejemplo de la prueba de Matématica

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared