SOCIEDAD › UNA NOVEDOSA TECNICA QUE BUSCA PROLONGAR LA SOBREVIDA DE LOS PACIENTES

Un robot contra el cáncer

Kita Sallabanda es un neurocirujano español, del Instituto Madrileño de Oncología. Acaba de presentar en la Argentina un equipo de radiocirugía robotizada que ya se utiliza en varios países. Su funcionamiento es como “una operación sin bisturí”, explica.

 Por Carlos Rodríguez

El neurocirujano español Kita Sallabanda, del Instituto Madrileño de Oncología, habla en forma alentadora sobre una de las enfermedad más temidas y temibles: “Hace diez o quince años, las metástasis cerebrales, de pulmón o de colon, tenían una expectativa de vida de tres semanas a cuatro meses. Ahora estamos en los dos años de expectativa de vida y en poco tiempo serán muchos más, porque creemos que el cáncer puede dejar de ser una enfermedad terminal para convertirse en una enfermedad crónica”. Sallabanda llegó a Buenos Aires para explicar, en un congreso de su especialidad, dos técnicas llamadas “tomoterapia” y “radiocirugía robotizada”, que se realizan por medio de un sistema cuya denominación en inglés es CyberKnife, que se aplica mediante un aparato “único en el mundo” que en unos dos o tres años podría llegar a la Argentina. “En este país hay buenos profesionales, sólo les falta la tecnología para ir contra una enfermedad que, junto con los problemas cardiovasculares, provoca más muertes en el mundo.”

El especialista español, entrevistado por Página/12, sostuvo que con los métodos señalados se abre “un nuevo paradigma” para una de las enfermedades más letales, porque “la radiocirugía es una alternativa sin bisturí, muy eficaz para el tratamiento de metástasis cerebrales y que permite evitar la cirugía convencional y los riesgos que implica, y facilita además que el paciente reciba el tratamiento y vuelve el mismo día a su casa, para volver otro día y seguir con la técnica”.

–¿Es posible que estas nuevas técnicas lleguen a aplicarse en Argentina?

–Esta técnica, que ha cambiado el concepto de tratamiento de los pacientes con metástasis cerebrales y del sistema nervioso central, es entre un 30 y un 40 por ciento más económica que la cirugía tradicional. Yo creo que la Argentina tiene los profesionales dotados para hacerlo y sólo le faltan los aparatos y el período de práctica necesario. Es más barato y más efectivo, porque en lugar de recibir 28 sesiones de radioterapia convencional, tienen que tratarse con una única dosis mediante alta tecnología. Esto resulta menos fatigoso y riesgoso para el paciente, que retorna en el día a su casa y vuelve a la sesión siguiente.

–¿Cuáles son los aspectos centrales de estas técnicas?

–Por medio de estas técnicas de radiodiagnóstico se puede descubrir lo que llamamos micrometástasis y las podemos tratar localmente con gran eficacia, mediante la radiocirugía, antes de aplicar tratamientos sistémicos como la quimioterapia, que son más costosos. Al mismo tiempo, gracias a la radiocirugía logramos el control local de las metástasis cerebrales en más del 90 por ciento de los pacientes. Esta técnica se ha beneficiado en los últimos años con el sistema CyberKnife. Este espectacular desarrollo tecnológico ha permitido dar un paso de gigante, porque conseguimos mayor precisión, mayor eficacia terapéutica, inclusIVE para aquellos casos clínicos de más de dos y tres lesiones cerebrales.

Hay una mejora costo/beneficio para el paciente y para el sistema sanitario, a la vez que se minimizan o eliminan los efectos secundarios y los pacientes pueden retomar casi de inmediato sus actividades.

–¿Cuáles han sido los resultados obtenidos con estos tratamientos?

–En radiocirugía es fundamental el trabajo en equipo entre neurocirujanos, oncólogos, radioterapeutas, radiofísicos, técnicos especializados y profesionales de enfermería. El abordaje permite, además de controlar el tumor a nivel metastásico, lograr una mayor supervivencia de los pacientes si se consigue el control del tumor primario.

–¿Cuándo nació la técnica?

–En el año 1951, con las investigaciones del sueco Lars Leksell. Lo curioso es que Leksell llegó a la Argentina a practicarlas antes que en Estados Unidos o Europa. Primero fue Suecia, luego Argentina y después Estados Unidos. Por eso existe aquí una base muy sólida, con muy buenos profesionales. Lástima que con la aplicación masiva de esta terapia, en los años ’70 y ’80, la Argentina no siguió ese camino y hoy no tiene el instrumental, la tecnología de punta necesaria para retomar el camino.

–¿Cómo explica de manera sencilla cómo actúa la radiocirugía sobre la metástasis?

–Es un tratamiento que ayuda a destruir diferentes tipos de tumores cerebrales, sin abrir ninguna estructura, con dosis altas de radiación no tóxica y dirigida con gran precisión. Es como hacer cirugía sin bisturí. Los pacientes sólo están de 12 a 24 horas en un centro hospitalario. Son miles los casos tratados en el mundo, y se aplica para tumores benignos del sistema nervioso central (neurinomas, meningiomas) y también para lesiones malignas (gliomas, meduloblastomas, metástasis cerebrales). El gran avance es que se ha logrado un control de la metástasis entre el 80 y el 90 por ciento de los casos tratados. La técnica se aplica con anestesia local para colocar una guía estereotáctica. De esa forma se localiza la posición exacta del tumor. Con esa guía estereotáctica colocada en la cabeza del paciente, se lleva a cabo la irradiación. El equipo de radiocirugía robotizada (Cyberknife, en inglés) incorpora un acelerador lineal en un brazo robótico, lo que permite dirigir la radiación desde miles de puertas de entrada. De esta manera, se evita irradiar zonas críticas. La tecnología corrige en forma automática la dirección del haz de radiación y la precisión es submilimétrica.

–¿Qué resultados dio este tipo de tratamiento respecto de la expectativa de vida de los pacientes?

–En lo que atañe a las metástasis cerebrales, antes la expectativa de vida era de tres semanas a cuatro meses. Eso ocurría hace diez o quince años, ahora estamos en los dos años de expectativa de vida media. Los estudios que tengo con pacientes de 20 metástasis cerebrales demuestran que tenemos una media de sobrevida de dos años. Es un cambio radical. El que no tiene esta enfermedad no lo sabe, pero el paciente que la tiene sabe lo que significa cuadruplicar la expectativa de vida.

–¿Hay posibilidades de que este tipo de tratamientos se vayan socializando o, por el contrario, van a seguir siendo para pocos?

–En países como España, Estados Unidos, Francia o Alemania, ése es un problema que ya se ha solucionado, aunque no del todo, pero en el caso de la Argentina, es muy limitado el acceso porque no tiene la tecnología adecuada para realizar este tipo de tratamiento. Lo que hay que hacer es juntar esfuerzos de todos lados, del Estado y del sector privado, para incorporar la tecnología necesaria.

–¿Cuántos pacientes se tratan hoy, a nivel mundial, con estas técnicas?

–Sólo de metástasis cerebral se tratan en el mundo alrededor de 300 mil pacientes por año. Calculo que con otro tipo de problemas, el número de pacientes anuales debe llegar a un millón doscientos mil.

Compartir: 

Twitter
 

El neurocirujano español Kita Sallabanda presentó en la Argentina la técnica llamada CyberKnife.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.