SOCIEDAD › CAMPAÑA OCEANOGRAFICA

Y la nave va

El buque oceanográfico canadiense Coriolis II llegó al puerto de Buenos Aires y allí apresta su tripulación y equipamiento para zarpar, mañana, hacia la primera campaña oceanográfica argentino-canadiense, que hará investigaciones en el Golfo San Jorge, en la Patagonia.

“Tenemos muchas expectativas porque el buque tiene un equipo muy moderno y tendremos interacción multidisciplinaria de mucha gente joven, tanto canadiense como argentina”, afirmó el oceanógrafo José Luis Esteves, uno de los responsables científicos de la expedición, a la agencia Télam. Entre los equipos con que cuenta la nave se encuentra la roseta (foto), capaz de obtener muestras marinas de distintas profundidades.

El Coriolis II, botado en 1991, tiene una eslora de 50 metros y puede albergar hasta 14 científicos y 14 tripulantes, aunque la campaña involucra a otros investigadores que esperan su turno en tierra y que trabajarán en turnos de día y noche.

La campaña sumará más de 50 profesionales de distintas disciplinas: oceanografía biológica, química, física y geológica.

La nave cuenta con un confortable espacio común con sillones, una amplia pantalla, una videoteca y una biblioteca. Durante una visita realizada por periodistas ayer al buque, atracado en la Dársena E del puerto de Buenos Aires, la canadiense Karine Simard, segunda oficial del buque, consultaba una carta de navegación y dibujaba un itinerario marítimo, mientras dos cocineros iniciaban los preparativos de un postre para la cena, cuyo menú incluía sopa crema, ensaladas y carne de cerdo.

La campaña es producto de un convenio firmado en agosto último por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, la Universidad de Quebec, el Conicet y la provincia de Chubut. Está orientada a obtener conocimientos sobre el mar en esa zona, con alto impacto del transporte de hidrocarburos y la potencial explotación offshore de combustibles.

La primera etapa estudiará el denominado “agujero azul”, a unos 300 kilómetros de la costa, donde existe una gran diversidad biológica y riqueza pesquera; la segunda será dedicada a la física de la región sur, donde hay mucha marea relacionada con la producción pesquera, en la que se observará durante 48 horas cómo se comportan los organismos; la tercera etapa consistirá en el relevamiento del bentos, la comunidad de especies del fondo marino; y la cuarta, a cargo del grupo de geología y geofísica, relevará la topografía del fondo, la variación de los campos magnéticos y la composición sedimentaria del suelo.

El Golfo San Jorge es un ambiente marino abierto al Océano Atlántico, ubicado en la región central patagónica, entre 45 y 47 grados de latitud sur, en una extensa zona compartida geográfica y jurídicamente por las provincias de Chubut y Santa Cruz.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.