SOCIEDAD › QUEDO DETENIDO EL CAPITAN DEL FERRY HUNDIDO EN COREA DEL SUR CON 475 PERSONAS A BORDO

Una ruta que terminó en la cárcel

Lee Joon-Seok no estaba al mando del timón en el momento del hecho: el buque era guiado por una joven de 26 años. Se cree que un giro brusco desestabilizó la nave. Hay 28 muertos confirmados y 268 desaparecidos. Se suicidó el vicedirector del colegio.

La Justicia arrestó al capitán del ferry “Sewol”, que naufragó el miércoles pasado en Corea del Sur con 475 personas a bordo, entre las cuales 28 fueron confirmadas como víctimas mortales y 268, en su mayoría estudiantes de 16 y 17 años, continuaban de-saparecidas hasta ayer. Sobre el capitán Lee Joon-Seok, de 69 años, y sobre otros dos miembros de la tripulación pesan cinco cargos, incluyendo negligencia y violación del derecho marítimo. El fiscal general Park Jae-Eok confirmó que al momento del choque que devino en hundimiento el buque no era comandado por el capitán, sino por la tercera oficial de a bordo, una joven de 26 años con poca experiencia. Ayer, además, tras un día de búsqueda, fue hallado ahorcado el vicedirector de la escuela a la que asistían los jóvenes estudiantes que hacían su viaje de egresados. El hombre había sido rescatado ileso del buque y se suicidó colgándose de un árbol cercano al lugar donde ocurrió el naufragio. En tanto, mientras que el operativo de rescate continúa, los familiares de las víctimas criticaron duramente a las autoridades y las acusaron de no hacer los esfuerzos suficientes y haber informado erróneamente durante las primeras doce horas que siguieron al naufragio.

En una rueda de prensa, el fiscal general Park Jae-Eok confirmó que el capitán, con amplia experiencia náutica en general y de ocho años realizando esa misma ruta en particular, no comandaba el buque cuando chocó. “Estaba el tercer lugarteniente en el timón cuando ocurrió el incidente, no el capitán, que estaba detrás”, informó el funcionario judicial. Los fiscales creen que tanto el capitán, Lee Joon-Seok, de 69 años, como los dos tripulantes, violaron la ley al ser evacuados en los primeros momentos del rescate sin atender a la seguridad de la mayoría de los 475 pasajeros. La oficial que timoneaba la embarcación ingresó en la empresa de navegación hace seis meses.

Con la ayuda de cuatro grúas marinas y varios robots, los buzos continuaban buscando a los desaparecidos en el barco hundido, en el que los operarios inyectaron oxígeno para generar bolsones de aire, evitar que se hunda del todo y proporcionar aire a posibles sobrevivientes. De acuerdo con expertos en rescates, las personas atrapadas podrían sobrevivir hasta 72 horas dentro de la nave si se formaban bolsones de oxígeno en algunos sectores.

La hipótesis de los investigadores es que el buque varió la ruta fijada de antemano, y que en lugar de girar de forma gradual, la oficial al mando habría realizado un cambio de dirección brusco que desplazó la carga de las bodegas y terminó por provocar el vuelco. La nave transportaba 150 vehículos. De acuerdo con el sistema automático y rastreo (Ais), el hundimiento podría haberse causado debido a un giro repentino de casi 90 grados, seguido por otra maniobra brusca. Los investigadores no descartaron la posibilidad de que en el accidente hayan colaborado errores de mantenimiento y fallas estructurales de la nave, que habían sido ampliada en 2012.

El vicedirector de la Danwon High School, bajo cuya responsabilidad iban en el barco 325 estudiantes en viaje de egresados, se suicidió. Kang Min-gyu, de 52 años, sobrevivió al naufragio pero estaba desaparecido desde el jueves. Fue hallado ahorcado en una colina cercana al gimnasio de la isla de Jindo. La prensa local aseguró que estaba colgado de un árbol con un cinturón, y que la policía encontró una nota de suicidio entre las pertenencias del vicedirector, en la que explicaba: “Sobrevivir solo es demasiado doloroso... Asumo la plena responsabilidad”.

El comité de crisis del gobierno surcoreano aseguró que 550 socorristas colaboran con el rescate, y que durante las operaciones nocturnas del jueves y de ayer por la mañana fueron recuperados 16 cuerpos.

Desde la localidad de Jindo, los familiares de las víctimas dieron a conocer un comunicado en el que acusan de incompetencia a los socorristas y la tripulación y denuncian al gobierno por iniciar tarde el rescate y brindar información errada durante las primeras doce horas que siguieron al naufragio. El comunicado también denuncia que el gobierno surcoreano se negó a contratar buzos privados para el rescate y que el número de barcos y aeronaves movilizados es menor del que anunciaron las autoridades. El gobierno negó las acusaciones. El capitán, quien el viernes había pedido disculpas a las familias de las víctimas, aún no brindó explicaciones sobre lo ocurrido aunque sí aseguró que el barco no chocó contra ninguna roca. Sin embargo, abundan los testimonios de pasajeros que aseguran haber escuchado un fuerte ruido antes de que la nave se detuviera de repente, por lo que los investigadores mantienen en pie la hipótesis de que el buque golpeó un objeto sumergido o tocó fondo.

Durante la jornada de ayer, los 550 buceadores continuaban desplegados en la zona del accidente, pero las violentas corrientes de agua y las dificultades para tener una visibilidad despejada dificultaban el acceso al buque.

Compartir: 

Twitter
 

Los equipos de rescate continúan las tareas para encontrar a los desaparecidos.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.