SOCIEDAD › AMIGOS DEL LAGO DE PALERMO DENUNCIAN USOS IRREGULARES EN EL PARQUE TRES DE FEBRERO

El parque como lugar para negocios

La asociación vecinal advirtió sobre la instalación de un polo gastronómico y otras explotaciones comerciales, intrusiones en el Velódromo, senderos de cemento y puestos de comida, a los que se sumarán los bares recientemente aprobados.

 Por Eduardo Videla

El portón de chapa debajo de los arcos del Ferrocarril San Martín, en Palermo, no tiene identificación. Pero el movimiento es continuo: grupos de chicos entran y salen y desde afuera se escuchan gritos y estampidos. Detrás, en el espacio libre que separa esos arcos del viaducto del Mitre, que corre paralelo, los chicos se disparan balas de pintura. Juegan al paintball, uno de los negocios que empresas privadas explotan de manera irregular en el espacio público del parque Tres de Febrero, con la vista gorda del Gobierno de la Ciudad y –como en este caso– la concesión otorgada por el Estado nacional. El caso forma parte de la lista de dieciséis irregularidades denunciadas por la Asociación Amigos del Lago de Palermo, que contribuyen al deterioro de ese espacio verde. Incluyen “el abandono del Velódromo y su entorno, que está intrusado por empresas, un club y la Policía Federal”, y la construcción de un polo gastronómico “violatorio del Código de Planeamiento Urbano, sin planos ni ningún otro requisito legal”, detalló Osvaldo Guerrica Echevarría, integrante de esa agrupación.

“Queremos hacer pública esta situación porque hay muchas irregularidades en el parque Tres de Febrero y lo que pedimos es que se cumplan las leyes”, dijo el referente de los Amigos del Lago. La organización viene denunciando la irregular concesión de los espacios bajo los viaductos a la empresa Panter, que a su vez subalquila los arcos a las cadenas McDonald’s y Starbucks, entre otras, en el espacio ubicado a la altura de Avenida del Libertador y Dorrego. “La concesión establece que uno de esos arcos tiene que estar liberado para el uso público, pero también lo han utilizado para instalar un transformador de Edenor”, advirtió Guerrica Echevarría.

El lugar donde se construye el polo gastronómico es el Paseo Marcela Brenda Iglesias (ex Paseo de la Infanta), llamado así en memoria de la niña que murió en 1996, aplastada por una escultura instalada en forma ilegal. “En realidad, estos espacios forman parte del entorno del parque, están catalogados por el Código de Planeamiento Urbano como Urbanización Parque, por lo que allí sólo están autorizados usos complementarios a los de un espacio verde”, aclara el dirigente vecinal. Para una modificación del uso, para la explotación comercial, como en este caso, “debería aprobarse una modificación en la Legislatura, por ley de doble lectura”, agregó. “Pero el jefe de Gobierno, mediante el decreto 1314/08, autorizó actividades comerciales en los bajo viaductos y la exhibición de publicidad, aunque se sabe que un decreto no puede modificar una ley.” La Asociación presentó ante la Justicia un pedido para declarar inconstitucional esa norma.

A unas cuadras de allí, en avenida Casares y las vías, funciona Baires Paintball, la empresa que hace unos años usufructuaba el espacio abandonado del Velódromo y ahora explota su negocio en el espacio libre que queda entre los viaductos (ver foto). La actividad se oculta detrás de una empalizada de chapas y no hay un letrero que dé cuenta de ese negocio. Cobran 200 pesos por persona por un juego que dura alrededor de una hora.

Otras irregularidades denunciadas son:

- En la plaza Haití, por un convenio de padrinazgo con la Asociación Atlética FC Max, a cambio de la limpieza de dos baños se le entregaron en uso tres arcos bajo el viaducto. Otro sector de la plaza está ocupado por una sede del club GEBA.

- Funcionan en total 22 puestos “irregulares” de comida, a los que se sumarán los bares en parques aprobados recientemente por la Legislatura.

- En el lago de regatas se están construyendo senderos de hormigón de dos metros de ancho que restan espacios verdes.

- La Agencia de Protección Ambiental instaló composteras en el Rosedal.

- No se cumple con la ley 4739, que obliga a dejar libre como plaza el predio circundante al Velódromo, intrusado por las empresas Mantelectric y Parquizar, como base de operaciones, y por un depósito de autos abandonados de la Policía Federal, y un estacionamiento para el club CUBA.

- El Hipódromo de Palermo, que forma parte del parque, es explotado por le firma Hapsa, que subconcesiona el restaurante Kansas y un outlet de lujo. La concesión fue extendida por decreto nacional hasta 2014.

Los Amigos del Lago reclaman el cumplimiento de la ley 4334, promulgada en 2012, que obliga al gobierno a hacer un relevamiento integral del parque, elaborar un plan de manejo y crear una unidad de guardaparques.

Compartir: 

Twitter
 

Los espacios entre los viaductos, explotados para un juego de paintball de dudosa habilitación.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.