SOCIEDAD › UN GRUPO DE AL MENOS SEIS HOMBRES INCENDIO UN REFUGIO DE MONTAñA EN BARILOCHE Y LANZO PROCLAMAS

La insólita “Resistencia Ancestral”

El grupo firmó su operativo como Movimiento Mapuche Autónomo Puel Mapu, que ya había aparecido junto a Resistencia Ancestral Mapuche. Quemaron el refugio y una excavadora. Referentes mapuches y el intendente del Parque Nacional se mostraron sorprendidos.

En la madrugada del 12 de octubre, un grupo de al menos seis hombres llegó hasta el refugio Neumeyer, ubicado a 18 kilómetros de San Carlos de Bariloche, echó a la pareja que lo cuidaba y lo incendió. Luego prendieron fuego a un depósito ubicado a unos metros y también a una máquina retroexcavadora. Antes de abandonar el lugar, sembraron el bosque alrededor con panfletos para adjudicarse el episodio: según el texto, los incendiarios pertenecen al Movimiento Mapuche Autónomo Puel Mapu (Mmapm), que reivindica la “violencia política defensiva”. El refugio, construido en 1971, quedó completamente destruido. “Es desconcertante, porque venimos trabajando con las comunidades. Ahora tenemos que dejar que la Justicia investigue. No teníamos antecedentes, no sabíamos de este grupo, pero es un grupo de delincuentes, nada más. No hay un reclamo válido con tanto nivel de agresión”, dijo a este diario el intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Damián Mujica. Referentes de la Confederación Mapuche de Río Negro y Neuquén rechazaron vinculación con el grupo incendiario. La investigación está a cargo del juez federal de Bariloche Leónidas Moldes.

El episodio no dejó heridos, pero sí la incertidumbre acerca de si podría repetirse algo de características similares, porque el del domingo no fue el primer atentado que el Mmapm se adjudicó. En abril, en los diarios de Río Negro, el grupo publicó un comunicado, firmado en conjunto con “Resistencia Ancestral Mapuche”, en el que admitió su participación en un incendio sucedido en la Municipalidad de Villa La Angostura en 2009, aseguró tener redes en Chubut, Neuquén y Río Negro y explicó que busca “la liberación de la nación mapuche mediante la recuperación de tierras ejerciendo el control territorial y la autodefensa”.

En la madrugada del domingo, al menos seis hombres encapuchados y armados ingresaron en el refugio Neumeyer, que el Club Andino Bariloche tiene en el valle Challhuaco. Dentro, amenazaron al cuidador del refugio y a su mujer para que salieran del lugar. Una versión indicaba que la pareja había sido maniatada y mantenida a distancia del lugar, pero de acuerdo con el intendente Mujica, “los largaron para arriba (de la montaña) con la instrucción de que no bajaran por tres horas, porque iban a sufrir agresiones”. Cuando la pareja ya no se interponía, el grupo de encapuchados roció con combustible el refugio, el depósito cercano y la retroexcavadora; luego, prendió fuego a todo. Tres horas después, explicó Mujica, “el refugiero y la mujer empezaron a bajar a la ruta y ahí pidieron auxilio”, al llegar al valle y poder hablar por teléfono.

Cuando llegaron los bomberos, el refugio estaba completamente destruido, pero su intervención logró evitar que el fuego se extendiera al bosque. Sobre el suelo, alrededor de los restos de la cabaña y entre los árboles, estaban los panfletos con los que el Mmapm se atribuyó lo sucedido. Los volantes decían: “Fuera wingka capitalista de Wallmapu, fuera represas de Kintuante y el Puel Willimapul, fuera petroleras, mineras, latifundistas, todo el territorio libre y recuperado para nuestro pueblo”.

Patricio Maliqueo, referente de la Confederación Mapuche que forma parte del Consejo Intercultural de Co-manejo del Parque Nacional Nahuel Huapi, negó toda relación de la comunidad con el grupo que atacó el refugio, de quienes dijo “no sabemos quiénes son”. “En ningún momento desde nuestra recuperación accedimos a la violencia. Apostamos al diálogo y al consenso”, explicó al diario Río Negro, antes de agregar: “Esto nos reperjudica, porque ahora somos el blanco en cuestión”.

El intendente del Parque informó a este diario que lo sucedido fue denunciado ante la Justicia Federal, la jurisdicción que corresponde al territorio donde se cometió el atentado. Lo sucedido, dijo, sorprendió a los guardaparques. “Nos sorprendió porque trabajamos en Co-manejo en los Parques y nunca tuvimos noticias de este grupo ni nada parecido. Es desconcertante. Venimos trabajando con las comunidades, tenemos que dejar que la Justicia investigue porque no podemos relacionarlo con nada. No es que teníamos antecedentes, que sabíamos de la existencia de un grupo con tal grado de agresión. Es un grupo de delincuentes, nada más. No hay reclamo válido con tanto nivel de agresión”, dijo Mujica. El intendente también explicó que, por esa misma falta de información sobre los atacantes, es difícil prever medidas. “Se venía trabajando en la seguridad pero ahora tenemos que fortalecer recorridas. Veníamos trabajando con fuerzas de seguridad en control y vigilancia. Pero cualquier cosa que quieras pensar racionalmente se escapa a las previsiones cuando se trata de un grupo de encapuchados armados. Estamos acostumbrados a hacer conservación, no a lidiar con esto. Estamos asombrados”, explicó.

En el comunicado publicado en medios patagónicos en abril de este año, el grupo se definió como “revolucionario de lógica ancestral”. “Nos consideramos actores políticos de un conflicto político histórico”, continuaba el texto, que señalaba como “enemigos estratégicos” a los “latifundistas que actúan de testaferros de multinacionales o gerentes del poder político actual, empresas transnacionales, principalmente petroleras, hidroeléctricas, mineras, empresarios turísticos”.

Compartir: 

Twitter
 

El refugio de Neumeyer, totalmente destruido, rodeado de un bosque altamente inflamable.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared