SOCIEDAD › CREEN QUE LA CAIDA DEL AVION ARGENTINO EN PUNTA DEL ESTE FUE POR UNA FALLA EN LA PROPULSION

La turbina, en la hipótesis principal

La estimación la hizo el jefe de la Aviación Naval uruguaya. Como el avión recién despegaba y aún volaba bajo, no pudo aterrizar de emergencia. Confirman el dato revelado ayer por Página/12: en noviembre de 2013, el aparato había sufrido un accidente en San Fernando.

El avión cayó a las 20.37 del jueves sobre la Laguna del Sauce, tras despegar de Punta del Este.
Imagen: DyN.

El avión argentino que cayó el jueves sobre la Laguna del Sauce, en la costa uruguaya, provocando la muerte de las diez personas que iban a bordo, “presumiblemente tuvo una falla en una de las plantas propulsoras (turbinas)” y como volaba “a muy baja altura”, porque recién había despegado, los pilotos no tuvieron el tiempo necesario como para buscar tierra firme y realizar un aterrizaje de emergencia. La estimación fue hecha por el jefe de la Aviación Naval del Uruguay, capitán Gonzalo Ciganda, aunque se aclaró que el informe final lo van a dar los peritajes ordenados por la Justicia uruguaya y por el Ministerio de Defensa del país vecino. Ya fueron identificados los cuerpos de las diez personas que viajaban en el Beechcraft C90, patente LV-CEO –nueve argentinos y una ciudadana portuguesa–, pero de todos modos se ordenó la realización de análisis de ADN para reconfirmar, porque algunos de los cuerpos estaban muy deteriorados por el incendio que se produjo luego de la caída.

El avión había partido desde el aeropuerto de Laguna del Sauce, en el departamento uruguayo de Maldonado, con destino a San Fernando. La Comisión Investigadora de Accidentes e Incidentes de Aviación (Ciaia) del Ministerio de Defensa uruguayo estará al frente de la investigación que tendrá que determinar en forma fehaciente “las causas del accidente”, luego de que la fuerza aérea finalizara, ayer al mediodía, las tareas de rescate, señaló el viceministro de Defensa, Jorge Menéndez. Al mismo tiempo, ayer llegaron al Uruguay cinco integrantes de la Junta de Investigación de Accidentes de Avión Civil (Jiaac) de Argentina, para sumarse a los técnicos uruguayos.

El avión cayó a las 20.37 del jueves sobre la Laguna del Sauce, poco después de despegar del aeropuerto del mismo nombre, en la ciudad de Punta del Este. Los informes técnicos del accidente serán elevados a la jueza de Maldonado Adriana Morosini, responsable de la investigación, quien más allá de la identificación de los cuerpos con un “90 por ciento de certeza”, dispuso la realización de peritajes forenses “a todos los ocupantes” de la aeronave y de manera especial de los dos pilotos, de quienes se intentará “extraer fluidos para los análisis de rigor”. La fiscal de la causa es Adriana Arenas.

El comandante de la Aviación Naval uruguaya, Gonzalo Ciganda, además de señalar la posibilidad de una falla en los motores del avión, descartó que una explosión en la máquina haya provocado la caída. Al explayarse en la teoría del problema en las turbinas, Ciganda señaló que ante una emergencia de ese tipo “el procedimiento en esas condiciones es ir directo al frente, pero lamentablemente, por la baja altitud del vuelo (luego de la partida)” el piloto no tuvo tiempo de intentar “tocar tierra”; el avión cayó sobre la laguna, lo que dificultó el rescate.

Ayer, los Bomberos, la fuerza aérea, la armada y la Policía Técnica de Montevideo finalizaron el retiro de los diez cuerpos que estaban atrapados dentro de la máquina. La brusca desaceleración hizo que los asientos de la nave “se corrieran hacia la parte de atrás, lo que complicó el rescate de tres de los cuerpos”, explicó el vocero de Bomberos, Leandro Palomeque.

Las víctimas fueron identificadas por medio de un comunicado dado a conocer por la fuerza aérea uruguaya: se trata de los pilotos Luis Pivida y Diego Chiaradia, y de los pasajeros Mario Barba, Joanna Mc Cormack, Alfredo Dietrich, Carlos De Elias, Marcelo Zarco, Horacio Peña y Luis Gustavo Peña, todos ellos de nacionalidad argentina, y la ciudadana portuguesa Marta Pires Vieira.

Palomeque sostuvo que la aeronave, que pertenecía a la empresa argentina de taxis aéreos Aviajet SA, quedó envuelta en llamas “con medio fuselaje” sobre la laguna, lo que dificultó las primeras tareas de búsqueda de eventuales sobrevivientes; hasta la medianoche del jueves, sólo se habían encontrados siete cuerpos. Varios de los pasajeros eran integrantes de La Rural SA y habían viajado a Punta del Este para evaluar con las autoridades de la intendencia de Maldonado la instalación ya en marcha en esa ciudad de un centro de convenciones similar al que la empresa tiene en el barrio porteño de Palermo.

Ayer por la mañana, la firma dijo en un comunicado que “a raíz de los hechos de público conocimiento, La Rural SA confirma con mucho pesar que personal de su compañía viajaba en el avión que se accidentó al despegar de Punta del Este”. Agregó que “directivos y empleados (de la firma) se encuentran avocados a la contención de los familiares” de las víctimas.

Las fuentes uruguayas sostienen que el avión había despegado “con total normalidad”, pero poco después la torre de control perdió contacto con los pilotos. La Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil confirmó lo publicado ayer por Página/12, en el sentido de que el mismo avión había tenido un serio accidente en noviembre de 2013 en el aeropuerto de San fernando, cuando tuvo un descenso de emergencia con el tren de aterrizaje retraído, por lo que sufrió “daños de importancia”.

Desde la torre de control del aeropuerto de Punta del Este se dijo que al producirse la caída del avión se escuchó, en varios puntos de la ciudad, “una fuerte explosión”, que de acuerdo con lo estimado por el titular de la Aviación Naval uruguaya se habría producido después de que el avión se desplomara. Eso fue lo que provocó el incendio.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.